cabecera aqui blog

“La onomatopeya aymara, como recurso lingüístico y didáctico”

Lingüística, UMSA
Hoy, la facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación, en coordinación con el Instituto de Investigaciones Lingüísticas y de Postgrado, de la UMSA, presentarán publicaciones realizadas con la cuota que se entrega a las universidades públicas del Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH) 2011-2012
Claudia Domitila Nina
(AquíCom/10-12-14). La carrera de Lingüística e Idiomas y el Centro de Estudiantes, de esa unidad académica, invitan a la presentación de cinco publicaciones, a realizarse hoy 10 de diciembre, a horas 18:00, en el auditorio "Salvador Romero", de la facultad de Ciencias Sociales.
"Todos los universitarios están invitados a la presentación de los cinco libros: Vocabulario onomatopéyico (imitación lingüística o representación de un sonido) aymara-castellano; Arst'asa aymar aru yatiqañäni; Jamusiñanaka, pregunta y responde; Siw sawinaka, relatos de la tradición oral andina aymara y Estudio lingüístico de las onomatopeyas aymaras", dijo Paola Choque del Centro de Estudiantes de la carrera de Lingüística.
La entrega de esos libros se realizará, hoy, a horas 18:00, en el auditorio "Salvador Romero" del edificio "René Zavaleta", segundo patio del monoblock central de la UMSA (AquíCom/10-12-14).

Nadie quiere en un trabajo a una recién salida de la universidad y sin experiencia

Egresada de la UMSA:
Valeria Apaza estudió Derecho en la UMSA, ahora es micro-empresaria en El Alto
Claudia Domitila Nina
(AquíCom/08-12-14). A Valeria Apaza sus limitaciones económicas la obligaron a dejar de un lado sus estudios y se dedicó a trabajar:
Mis papás son de provincia, en mi familia somos 10 personas. Cuando mis hermanos mayores han terminado de estudiar...; uno de ellos se vino a La Paz. Como se sabe en provincia, sembrar, cosechar y vender nuestros productos es la única manera de que todos los hijos de los campesinos puedan comer y estudiar.
Mi familia de 10 personas ya no podía abastecerse con los terrenos que teníamos, pues éramos muchos para tan pocos; por eso, mi hermano mayor, Nicolás, se vino a La Paz, alquiló un cuarto en El Alto, por la zona de Villa Mercurio, ahí estuvo por dos años más o menos, mi papá venía a verlo cada cierto tiempo. Y ya teniendo más confianza con los dueños de casa, se decidió que yo, junto a mis tres hermanos menores, también vendríamos a vivir al lugar donde estaba mi hermano mayor.
Nicolás entró a trabajar como sereno a un edifico muy conocido del centro de la ciudad de La Paz; el hermano, que me sigue, Guillermo, entró al cuartel, mientras yo y mis hermanas menores entramos al colegio más cercano para terminar de estudiar.
Guillermo, al salir del cuartel, estudió una carrera técnica y justo antes de terminar se le presentó una oportunidad de trabajo en una empresa de caminos, por eso se fue, le estaba yendo bien y su contrato se amplió, por eso ya no volvió.
Casi al terminar el colegio, Nicolás nos daba dinero para nuestros gastos, justo para mantenernos, pero yo y mis hermanitas ya éramos grandes y teníamos algunos antojos de ropa, y otras cosas más, por eso, decidí buscar trabajo. Las alfombras, tejidas con lana y pedazos de ropa, en ese momento estaban de moda, justo ahí fue donde empecé a trabajar. Estaba años trabajando en ese lugar, luego del colegio, llegaba, comía lo que mis hermanas cocinaron, me cambiaba y me iba a trabajar...
Entré a estudiar, primero a un instituto, la carrera de auxiliar de oficina, luego entré a la universidad, UMSA, a la carrera de Ciencias Políticas, estuve un año, pero me llamó más la atención la carrera de Derecho. Como se sabe, los gastos ahora sumaron, pues en la universidad te piden dinero para fotocopias, trabajos de grupos, entre otras cosas.
Lo que ganaba en la pequeña empresa de alfombras ya no me alcanzaba. Mis papás seguían pendientes de nosotros y, casi siempre, nos traían productos como papa, charque, queso, que a la vez iban a vender a la ciudad. De esa forma mi papá conoció algunas personas importantes en un ministerio y les habló de mis estudios que he hecho, más bien uno de ellos le dijo que había un puesto para ayudante de oficina.
Por otro lado, a mi hermana menor, Rosa, también le encontró trabajo en un puesto de ventas en El Alto. Todos los que hemos venido a La Paz comenzamos a trabajar.
Después de unos seis años mi hermano Guillermo volvió de vacaciones a El Alto, con sus ahorros compró un terreno por Río Seco. Nicolás comenzó ahí una construcción de cuartos, para más tarde irnos a vivir al lugar. Nos costó dejar aquella casa, pues, nos encariñamos con los dueños de casa.
Lastimosamente, en mi trabajo hubo reducción de personal porque justo se había llevado (a cabo) unas elecciones nacionales y entraron a trabajar los del partido. Ya no teniendo trabajo, decidí hacer lo que sabía: alfombras, por unos años, pero no se vendían bien, mis ingresos económicos ya no me alcanzaban, el trabajo era muy moroso y mis estudios en la universidad continuaban requiriendo más dinero.
Así, tuve que dejar de estudiar derecho, claro he podido egresar, pero nadie quiere a una recién salida de la universidad y peor si no tiene ninguna experiencia en el área. Por eso, he decidido dedicarme a otra cosa. Yo antes era de pollera, tal vez ahí vi la oportunidad de coser "centros", son tipo enaguas que se ponen las señoras de pollera, dentro, los hay de muchos colores y con diferentes materiales.
Me fue bien en ese emprendimiento, de a poco conseguí más caseras y a la larga se hicieron fijas.
Bueno no sé si ahora podría terminar de titularme, pues ya estoy en este negocio y ya no tengo tiempo tampoco, a veces salgo de viaje al interior del país y el tiempo es lo que me falta (AquíCom/08-12-14).

Arte del origami: “Todo empieza con un triángulo”

Salón Internacional y Hall del monoblock, UMSA
El 2 y 3 de diciembre, la comunidad universitaria e interesados, podrán conocer y aprender sobre artes tradicionales de Japón
Claudia Domitila Nina
(AquíCom/02-12-14). En coordinación con la Embajada del Japón en Bolivia, la Sinfónica Nacional, el Gobierno Autónomo Municipal de La Paz, la Sociedad Japonesa de La Paz y la Universidad Mayor de San Andrés, hoy 2 de diciembre, en el hall y el Salón Internacional de esta casa de estudios, visitantes universitarios y niños conocieron y practicaron el arte del origami, en conmemoración al centenario de "Relaciones Diplomáticas entre Japón y Bolivia".
La recepción (hall) del monoblock, a partir de las 14:00 horas, estuvo colmada de visitantes. Tres mesas, un instructor y papeles de colores fueron los instrumentos para realizar el plegado de papel y crear un trompo o flores.
Cerca de la Biblioteca de la UMSA, se exponían cuadros y objetos hechos con papel; en tanto, en el Salón internacional, miraban los colores y formas de arreglos florales del mismo material.
"Todo empieza con un triángulo", dijo el instructor de origami, mientras enseñaba a realizar un tulipán y un trompo. Al terminar el trabajo, los asistentes, al parecer, se retiraban felices con su tulipán en la mano.
La exposición y elaboración de origami fue hasta las 17:00 horas; mañana, 3 de diciembre, se llevará a cabo la ceremonia con té y caligrafía japonesa, en el salón de la Sociedad Japonesa de La Paz, en la calle Batallón Colorados, esquina Federico Suazo Nº 98, cerca de la UMSA (AquíCom/02-12-14).

Hago de todo: madre, dirigenta, agricultora y costurera

Janeth R. Gamboa

(AquíCom. 01/12/14)… Mi nombre es Antonia Callisaya Apaza, yo he nacido en Peñas, provincia Los Andes (departamento de La Paz), ahí he vivido desde pequeña con mis abuelos, mi mamá me ha dejado (con ellos), prácticamente, eran como mis papás, mi abuelo era como mi papá, mi abuela era como mi mamá; lastimosamente, los he perdido en muy corto tiempo, esos han sido momentos muy tristes para mí. He pasado etapas muy felices al lado de ellos y también muy tristes por la pérdida de ellos. A mis 7 siete años he perdido a mi abuelo y a mis 13 años he perdido a mi abuela. Lo he sabido sobrellevar (esas ausencias), son problemas de cada uno. Mis tíos y tías me han dado aliento para salir adelante.

(Yo) estaba estudiando en Peñas, (tenía) las posibilidades (por) que estaban mis abuelos, he estudiado allá, hasta tercero intermedio después (lo) he dejado. Eso por falta de economía, porque yo sola no podía mantenerme, tenía que trabajar y ya no podía estudiar... Con un poco de recursos que me dejó mi abuela he estudiado tres meses después se terminó la plata y he tenido que trabajar, son cosas que pasan.

Luego he empezado… a vivir con mi mamá; pero es un cariño que no se da, no se puede describir (ese) cariño de una mamá (porque no) pude vivir desde pequeña (con ella)…

(Cuando) murió mi abuela,… empecé a trabajar en costura, mi mamá tenía un taller... Luego me he dedicado a trabajar con los centros de madres… como coordinadora, he estado en un centro CCP (de aprendizaje) que hay en la avenida Perú, una cuadra más arriba (de la Terminal de buses), ahí estaba participando con las hermanas y de ahí he entrado a cursos de macramé, he ido (a) aprender pollerería, corte y confección…, tejidos en telar… Después he empezado a trabajar en Cedemype como profesora de técnicas; (los) profesores me han invitado para trabajar con ellos, he empezado a trabajar ahí, aprovechando mis conocimientos en (labores) técnicas como: costura, pollerería, macramé y otras artesanías más.

Yo tengo una manera de ser: me gusta compartir (lo) que uno aprende. Compartir con las amigas o con algunas personas…y ayudarles.

Empecé como dirigente en la comunidad

He trabajado mucho con las mujeres de las áreas rurales, luego en una fase de ésas, he conocido a mi esposo, cuando (el) era subprefecto (Juan Rodríguez), (él es) de (la) provincia Murillo, Río Abajo, Mamaniri Huerta y vivo actualmente con mi esposo (y) mis dos hijos, aquí abajo.

(En la comunidad de mi esposo) he empezado como Secretaria General, he estado dos años (y) me han ratificado… Actualmente (soy parte de la organización Bartolina Sisa) y estoy ejerciendo… (un cargo) como “Bartolina”, en la comunidad de mi esposo. (Yo) empecé a (formar el “sindicato” junto) con diez mujeres… de Mamaniri Huerta, la organización de Mujeres Indígena-Originarias, Bartolina Sisa, porque a nuestra comunidad ha llegado una invitación de los sindicatos agrarios donde decía: que cada comunidad… debería tener (esa institución), su Bartolina Sisa; entonces de esa manera, prácticamente, nos ha tocado organizar y participar ahí. También gracias a eso (y a que) empecé (ejerciendo diferentes cargos) desde la comunidad, estoy ahorita participando en la Central Agraria (Las Carreras), como Secretaria de Justicia. Igualmente he estado como asambleísta (municipal) representando (a) la asociación de las siete comunidades... (cuando) yo tuve mi esposo, trabajé aquí…, me dediqué a la agricultura, (como) tenía que ir a vender, entonces, me he tenido que afiliar a una asociación, (y como) también me gusta ayudar, en la asociación he ayudado a las tías a hacer sus libros de actas; entonces, en una de ésas, las hermanas de la asociación… me invitaron a que participara como asambleísta, éramos cinco hermanas, de las cuales yo he salido seleccionada en segundo lugar y, en primer lugar (otra) señora… (ella) no podía entrar como asambleísta y mi persona tomó ese cargo.

Mi satisfacción: Entregar la Carta Orgánica.

En la Asamblea Municipal… he participado representando a la asociación de las siete comunidades, estábamos en la Comisión Económica, (creación de empresas) siempre llevando ideas y sugerencias de la Asociación, hasta donde (se pudo)..., de esa manera hemos trabajado, para no ser excluidas de nuestro Municipio de Mecapaca, (en la redacción) de la Carta Orgánica Municipal…

Mi persona (y los que conformamos) la Comisión Creación de Empresas, hemos planteado: crear una empresa municipal de basura, crear una empresa municipal de “áridos” (extracción de arena) y también (implementar) el matadero municipal. Actualmente, los concejales están presentando esas ideas que han sacado de la Carta Orgánica… como (una) propuesta de ellos; esas ideas, tampoco son sólo mías, sino que hemos trabajado en grupo, en la Comisión (conformada) de seis… a quince personas… Ideas y sugerencias para que también la (participación de la) Asociación éste siempre incluida en la actual Carta Orgánica, (documento) que (en este momento) está en Sucre (Tribunal Constitucional); yo creo que cuando va a salir la Ley, ahí siempre va estar (reflejada) la participación de la Asociación, de una cooperativa (y otras instituciones de), aquí...

Yo creo que lo poco que hemos... podido hacer, es estar hasta el final, esa mi satisfacción, que hemos estado desde el (principio) hasta el final, tal vez algunas personas lo han dejado a la mitad (del proceso de redacción de la Carta Orgánica) por falta de (recursos) económicos (que demandaba la asistencia de los asambleístas, así como las distancias que debían recorrer aquéllos para llegar a Mecapaca) tal vez, ha habido oportunidad de esa (ausencia); pero hemos estado hasta el final.

Las mujeres tienen voz

(En las organizaciones)… sí, hay mucho machismo, aquí en el sector de Río Abajo había, no puedo decir que hay actualmente, no, por lo menos ya nos dejan participar. Cuando hemos empezado, (como) siempre había dificultades, las mujeres siempre éramos (las) últimas, porque en una reunión o lo que sea… no nos dejaban participar, claro nos daban su invitación, pero no nos dejaban participar realmente, abiertamente; pero cada persona sabe desenvolverse: ser sociable, hablar, compartir, saludar siempre, todo eso… por ejemplo para mi… no ha sido tan difícil participar… no he tenido dificultades, me gusta ser sociable, ser respetuosa, respetar a las personas, también cuando te invitan (se debe)… participar siempre: con ideas buenas, con sugerencias y ahí… me mantengo. Machismo, había (aquí), pero… no hay tanto ahorita. Las hermanas o las mujeres del sector ya tienen su voz, ellas también (se han capacitado) han ido a seminarios, han participado, entonces un poquito ellas se dan cuenta (de) cuáles son sus derechos o cómo podemos participar, hasta dónde (podemos participar porque) hay límites. Talvez en algunas organizaciones, a través de las mujeres, se ha logrado conseguir ayuda para (las) comunidades, algunos proyectos… estamos trabajando en eso… Son etapas de la vida que una persona vive día a día (y) si se puede trabajar (para) salir siempre adelante por mí, por las comunidades, también, por las mujeres del sector, (para) que ellas sepan participar de las reuniones, participar de las organizaciones.

Ha habido muy lindos momentos para pasar, momentos (para) representar a las mujeres del sector (de Río Abajo).

Para las mujeres: el trabajo, el hogar y la dirigencia

(Combinar la actividad sindical y el hogar) es un poco difícil, pero nos tratamos de organizar, los dos, mi esposo y (yo)… estamos en la parte sindical, también los dos, participamos en la Asamblea Municipal… prácticamente yo diría que tratamos de sobrellevar (la situación)… él me apoya, yo también le apoyo; prácticamente, tratamos de combinar las reuniones y coordinar. Vamos a las reuniones: a veces el nomás va, a veces yo nomás voy, a veces los dos participamos en las reuniones, tratamos de llevarnos bien, no es celoso (de las actividades y cargos que ocupo). Tratamos de dedicar lo más que podemos a nuestros hijos, tratar de darles el tiempo libre que tenemos y cuando salimos a las reuniones, gracias a Dios, tengo el apoyo de mi suegra, mi mamá: dejamos a nuestros hijos (al cuidado de ella), pero cuando llegamos siempre estamos con nuestros niños.

También hace un año he (vuelto) a estudiar (para) terminar la secundaria, aquí en el CEA (Centro de Educación Alternativa) que hay en Yupampa-Valencia. Este año (debería) terminar mis cursos, este año, talvez, (hubiese sido) mi graduación, (pero) lo he dejado, se puede decir porque las mujeres tenemos… más actividades: el trabajo, los hijos y también (como) estoy en (diferentes) cargos (en las organizaciones sociales), un poco se me hace difícil... Este año más tenía que ir (a clases), pero no he podido sacarme tiempo… también es necesario ser bachiller, entonces, estoy en ese camino.

(Como mujer) se podría decir que a veces es bien difícil organizarse (con la casa, el trabajo y la actividad dirigencial). Este año también he estado como representante de kínder, hay que ir a la Asociación y prácticamente en enero he dejado la (representación) como asambleísta, lo he dejado (por) que se ha entregado la Carta Orgánica (al Concejo Municipal), pero (ir) a uno y a otro lado es un poco difícil… porque a veces ya no te dedicas al trabajo que vos quieres hacer o al trabajo de casa…

… tratamos de hacer (todo) temprano, nos despertamos para trabajar en la mañana, para despachar a nuestros hijos (al colegio) después ir a alguna reunión… son momentos que también nos (debemos) organizar en casa…día a día tengo que organizarme como puedo, a veces tengo contratos y tengo que dedicarme a la costura nomás y a veces con (la actividad de las) flores nomás estoy y a la semana salgo una o dos veces… “a venderme” con eso me ayudo económicamente. Trabajo con flores, también con costura, prácticamente hago de todo...

A veces es necesario realizar otras actividades porque no te alcanza (el dinero) a veces con los niños. Cada persona (tiene) gastos, en la reuniones no se puede ir así nomás, también es un gasto. A veces digo: puedo dejar (la dirigencia), talvez un añito más y después (lo deje), porque en la casa es (abandonar) a los hijos.

Yo quisiera que (mis hijos) estudien, que sigan adelante, que estén tranquilos, que estén bien de salud… y ayudarles hasta donde se pueda, nada más, eso más que todo para mis hijos. Hay momentos de la vida… que nos sentimos alegres y felices, cuando vemos a nuestros hijos… (ir para adelante). Hoy mismo 20 de noviembre, es la graduación de (kínder de) mi hijo(AquíCom. 01/12/14).

Empieza cursos de conservación de metales y cerámicas

Arqueologí, UMSA

Dentro de esos cursos se tocará los temas del proceso de deterioró, técnicas de intervención, conservación y prácticas sobre piezas arqueológicas

Judith Condori

(AquíCom 2/12/14) La carrera de Arqueología, de la Universidad Mayor de San Andrés, está realizando cursos de conservación de metales y cerámicas, en el Laboratorio de Conservación del Patrimonio, ubicado en el edificio Zavaleta, tercer piso, desde las 15:00 hasta las 19:00 horas, desde ayer 1 al 5 de diciembre.

Los docentes de estos cursos son: Luis Enrique Castillo Narrea (jefe del Laboratorio de Conservación de Metales del museo de Arqueología y Antropología de Lima, Perú), James Roger Condori Antialone (Conservador Ministerio de Cultura Cusco, Perú)

Los cursos durarán cinco días, en los que se enseñará teoría y práctica y se aprenderá el proceso de deterioro y técnicas de intervención; esos procedimientos se aplicarán a las piezas que lleven los estudiantes a esos cursos, declaró Irene Delaveris.

La estudiante Adriana Álvarez, dijo: lo bueno es que no sólo es teórico sino práctico ya que hicieron una demostración con una pieza de Caquiaviri: nos mostraron cómo se debe hacer la limpieza y el lavado de las piezas para no arruinarlas y para preservarlas

Delaveris, dijo: El objetivo de estos cursos es difundir los conocimientos sobre la conservación entre los profesionales de Bolivia y así preservar el patrimonio arqueológico de nuestro país, en cursos de los que están participando 12 estudiantes (AquíCom 2/12/14).

Síguenos a través de:

facebook icontexto inside icon  twitter-logo-enelpc

Visitas

8023276
Hoy
Ayer
Esta semana
Este mes
Total
470
6576
33696
102976
8023276