cabecera aqui blog

Adrianis: el trabajo y el estudio los siete días a la semana me estaban alejando de mi familia

AddThis Social Bookmark Button

Testimonio de Vida

 

Después que salí bachiller tenía necesidad de trabajar porque la situación económica en mi familia no estaba bien y yo debía velar por mis gastos. Actualmente, trabajo sólo los sábados en eventos infantiles. Pinto en las caras de los niños  y niñas.

Marcela Barrios B.

La situación económica en mi familia no estaba bien, por eso decidí trabajar. Era administradora en un local de eventos infantiles durante todo del día, hasta las 19.30. Luego corría a la universidad, a clases y llegaba muy cansada.

“Cuando estaba en segundo año trabajaba entre semana y me veía perjudicada porque interrumpía por cuestiones laborales el estudio. No asistía a clases, no tomaba atención y si llegaba a clases estaba bastante cansada. Entonces, afectaba mi condición de estudiante porque no rendía como debía ser”.

Mi nombre es Adrianis, tengo 23 años y estudio la carrera de Ciencias de la Comunicación Social, en la Universidad de San Andrés (UMSA).

Mi trabajo de administración de ese local era divertido pero, desgastante porque hacia fuerza al trasladar mesas y llevar cajas. También hacía decoraciones y a veces reemplazaba a alguna mesera. Me partía en mil.

Trabajaba por las tardes de lunes a viernes y los fines de semana todo el día. Como trabajaba hasta las 19.30  tenía que salir corriendo a mis clases. Debía llegar en cinco minutos, desde Sopocachi hasta el monobloc (de la UMSA). Debía correr cuatro cuadras y media, pero a veces me retrasaba y encontraba la puerta del aula cerrada, y ya no podía entrar.

En esos años tenía bastante necesidad de trabajar porque la situación económica en mi familia no estaba bien y yo debía velar por mis gastos.

Debía pagar mis pasajes y en ese tiempo habían subido. Había días en los que bajada temprano porque tenía que hacer trabajos.

“Me quedaba días enteros en la universidad. Llegaba temprano para utilizar el internet de la universidad y hacer mis tareas. Me quedaba a almorzar y luego me iba al trabajo, y el almuerzo implicaba otro gasto”.

Tiempo después dejé ese trabajo y decidí buscar otro. Gracias a Dios se me dio y logré encontrar otro, también en eventos infantiles y sólo trabajaba los fines de semana.

Actualmente, sólo trabajo los sábados y tengo más tiempo para dedicar a mi familia.

Ahora estoy estudiando inglés en el Centro Boliviano Americano, gracias a un convenio que existe con la UMSA. Pago mi mensualidad con el dinero que ahorré mientras trabajaba todo el día y mi familia también me colabora.

Luego voy a la universidad porque tengo mis últimas materias a medio día, luego me voy  a mi casa, en Achachicala, y vuelvo en la noche porque otras clases (tengo en ese horario). Y los fines de semana trabajo (risa). Es complicado, pero se puede.

Al  trabajar los fines de semana he llegado a sacrificar muchas cosas, por ejemplo. la convivencia familiar. Y ya no convivía mucho con mi familia y eso afectó a mi entorno familiar. No había comunicación y por eso he tenido muchos problemas.

Entre semana, mi familia trabaja y los fines de semana quieren almorzar, pero a veces no se puede.

Gracias a Dios encontré un trabajo que me conviene y que me gusta. Pinto decoraciones en las caritas de los niños y niñas en fiestas infantiles. También hago globoflexia, o sea manipulo los globos para darles una forma. Eso les gusta a los pequeños y pequeñas.

Trabajo todo el sábado, programo dos o tres eventos y así no trabajo los domingos. El domingo lo dedico a mi familia, a mi pareja, a mi vida sentimental.

Cobro por pintar caritas por hora y logro reunir por mi trabajo de fin de semana 100 bolivianos, que es para mis gastos de la semana.

“Percibo 100 bolivianos, que es para toda mi semana. Ya tengo cubierta mi semana, para mis pasajes y mi comida”.

Vivo con mi papá, mi mamá y mi hermana menor.

Mi hermana es mucho menor, le llevo por siete años. Ella también quiere trabajar para tener sus propios ingresos, pero mi mamá no le deja porque conmigo perdió un poco de conexión y no quiere que pase lo mismo (con mi hermana menor).

Mi objetivo actual es egresar. Y una vez que egrese, ya está planificado, si Dios quiere al año siguiente me titularé.

Posteriormente, quiero postular a conseguir una beca en el extranjero y ello significa que debo tener buenas notas, lo que es difícil porque aquí en la Carrera hay gente dedicada, debo admitirlo, y hay buen elemento.

Luego de titularme quisiera ejercer mi profesión en el área de Relaciones Públicas porque me gusta esa área. También quisiera trabajar como asesora en comunicación en alguna representación diplomática, algo así.

Al trabajar y estudiar al mismo tiempo me di cuenta de que se puede hacer ambas cosas, lo importante es saber administrar los tiempos.

“Puede lograr acceder al trabajo, estudio y también puede dedicarle tiempo a su familia. Es difícil y es bastante estresante, te llegas a colapsar,  pero se puede, se puede y más cuando estás joven”.

Además, trabajar y estudiar es casi obligatorio porque los tiempos actuales nos obligan, nos condicionan a actuar así. Todo ha cambiado.

Ha cambiado en cuestiones monetarias, en formas de visión. Antes las mujeres no podían acceder tan fácilmente a un trabajo,  pero ahora se puede. También el costo de vida ha subido y te obliga a trabajar. 

Se puede estudiar y trabajar al mismo tiempo, mientras una o uno sea equilibrado.

Si consigo una beca creo que no sería complicado alejarme de mi familia porque el haber trabajado me ayudó a lanzarme al mundo. Antes yo era muy tímida, pero el trabajo me ha orillado a ser una persona más extrovertida.

Síguenos a través de:

facebook icontexto inside icon  twitter-logo-enelpc

Visitas

10377374
Hoy
Ayer
Esta semana
Este mes
Total
4170
5046
9216
118302
10377374