cabecera aqui blog

La noche de Víctor Hugo Viscarra

AddThis Social Bookmark Button

Una semblanza sobre la vida y obra del escritor paceño que murió en 2006

En el texto se describe facetas de la vida del autor y sus obras, como Borracho estaba, pero me acuerdo.

  • Página Siete,martes, 02 de septiembre de 2014

Mauricio Rodríguez  / La Paz

Lo guardó la noche. Fue tragado por sus entrañas y recorrió sus calles de miseria, sus cicatrices, sus gritos que eran silenciados en lo profundo de los callejones, cuando la luna guiñaba a la podredumbre de La Paz y las fogatas avivadas con desechos, cartones y soledad trataban de mitigar el frío, sobre todo, el frío.

Víctor Hugo Viscarra escribió como vivió y, tal vez, como murió. Nació un 2 de enero de 1958 en la ciudad de La Paz, en esa ciudad de periferias murmurantes que sólo son escuchadas al caer la noche, y las cantinas reverberan, con sus luces tenues y percudidas y  los pasos de fantasmas son reales, reales para los que viven y mueren, cada día, en esas calles.

A los 12 años, fue echado de su casa por su padre, así lo cuenta en Borracho estaba, pero me acuerdo. Tal vez ése fue otro nacimiento, el peor de todos, uno que no eligió. La calle y la bebida lo acogieron, mostrándole que la misericordia era una palabra que desaparecía en el momento de velar por uno. Allí descubrió que las mejores amistades eran las que compartían su forma de vida.

Putas, rateros, aparapitas, vagabundos, despechados y solitarios lo acompañaron mientras descubría todos los laberintos más oscuros de La Paz. En las cantinas formó su literatura, en las celdas de la Policía descubrió la indolencia. A veces encontraba en las parroquias de la Max Paredes, San Francisco y Villa Victoria algún sitio para amagar al frío, pero en su mayoría debía soportarlo debajo de un puente o en los puestos de los mercados.

En 1981 su primera obra Coba: lenguaje secreto del hampa boliviano fue rescatada de los policías que decían ser los autores. Luego vinieron los Relatos de Víctor Hugo, de 1996, en el que el cronista nos sumerge en la oscuridad de La Paz y nos muestra aquello que callamos.

Muchos de los críticos literarios consideraron que sus escritos no eran literatura, pero a él no le importaba esos comentarios, le satisfacía saber que sus relatos rescataban al lumpen paceño, mostrando pasadizos, que pocos conocían, a esa sociedad encerrada en tertulias de escritores pasados y modelos a seguir.

Sus palabras fluían vida y muchas de ellas fueron escritas en la nostalgia del Cementerio General. El 2001 publicó Alcoholatum y otros drinks, donde otra vez, mucho más cercano al cuento, desplegó la crueldad habitual que tienen unos y que sólo era soportable gracias a la bebida y a un gran sentido del humor.

Para el 2002, después de publicar Borracho estaba, pero me acuerdo, empezó a sentir el precio que se debía pagar por adentrarse en la oscuridad. Su hígado ya no soportaba los avatares del alcohol. Aún así, continuó su camino. Ya no podía dejarlo. Ch’aqui fulero (obra póstuma) fue su último intento.

Con sus libros en mano entraba a los pub’s para vender o hacer trueque, por un trago, a otros escritores, artistas, periodistas o algún conocido que ganó su aprecio. Otros lo veían en la San Francisco mirando el caminar de la gente, o comprando un periódico para recortar alguna fotografía sobre él.

Conocía lo más patético de todas las calles y en una de ellas fue dejando, poco a poco, su vida. Ayudado por algunos amigos, fue llevado a la parroquia de Villa Victoria. Sus últimos días estuvo en cama, tal vez recordando que en uno de sus escritos decía que esperaba morir antes de los 50 años. Lo logró.

Víctor dejó este mundo un 24 de mayo de  2006. Rosones negros lo despidieron. Un amigo dijo: "Murió solo”, alzó la copa y brindó por él. Algunos que lo acompañaron en su último trayecto lloraban, no por su muerte, sino porque, otra vez, las calles, callejones, cantinas, puentes, la noche, la sombra, la violencia, iban a ser sepultados con él.

Hoja de vida

Vida Escritor y cuentista nacido en La Paz en 1958. Falleció el 2006 en la misma ciudad.

 Obra Coba, Relatos de Víctor Hugo, Alcoholatum y otros drinks, Borracho estaba, pero me acuerdo y Avisos neurológicos.

Síguenos a través de:

facebook icontexto inside icon  twitter-logo-enelpc

El infamatorio

Creacionismo, filtraciones e inicio de la campaña del MAS (Miscelánea palaciega 6)

El Infamatorio
Domingo, 12 Mayo 2019

Ricardo Aguilar*

Mayo de 2019

“Las elecciones se respetan [...]. [La] Elección nacional vamos a respetar, en todo caso.” Evo Morales.


Read more...

Los vítores chilenos de La Moneda al abogado de la carcoma (Miscelánea palaciega 5)

El Infamatorio
Viernes, 03 Mayo 2019

(Casa tomada de Cerruto)

Ricardo Aguilar Agramont*

Julio de 2018

Ese estruendo de palmas y ovaciones que cruza con decisión el viento desde La Moneda hasta Palacio Quemado es el merecido reconocimiento a la ardua, infatigable y meticulosa labor emprendida los últimos años por el abogado de la carcoma para socavar la demanda marítima boliviana. Su incansable quehacer hoy llega a la cúspide con el enjuiciamiento del vocero de la demanda, Carlos Mesa, con una suerte de canalización de fondos bolivianos ¿indirectamente? al abogado de Chile en la Corte Internacional de Justicia (CIJ), con la liberación de toda culpa de los falsificadores de documentos y con el regalo de más de 40 millones de dólares de dinero ajeno a los defraudadores.


Read more...

La soledad del poder y el abogado de la carcoma (Miscelánea palaciega 4)

El Infamatorio
Jueves, 02 Mayo 2019

Julio de 2018

Ricardo Aguilar Agramont*

La literatura nos da una y otra vez patéticos ejemplos históricos de la infinita soledad del poder y sus aderezos (el dinero, la fama, etc.).


Read more...

Los poderosos derechos humanos de los privilegiados (Miscelánea palaciega 3)

El Infamatorio
Martes, 30 Abril 2019

Ricardo Aguilar Agramont*

Julio de 2018

Las perlas del extravío oficialista de la última semana y media son grandes. Quién sabe si fueron inspiradas por el aturdimiento que ocasiona el poder en demasía y el mucho tener. Primero que nada, están las joyas referentes al ministro de Gobierno Carlos Romero, si bien el viceministro de Defensa Social y Sustancias Controladas, Felipe Cáceres, diría más o menos así: “primero que nada, está el ministro Romero”.


Read more...

Política criolla, retrospectiva (Miscelánea palaciega 2)

El Infamatorio
Domingo, 28 Abril 2019

Ricardo Aguilar Agramont*

Junio de 2018

Después de la concatenación de contradicciones oficiales respecto de la lamentable muerte deJonathan Quispe y la versión oficial de que un policía autosuficiente disparó el proyectil que le cegó la vida, vino la declaración del ministro Carlos Romero sobre la interdicción de realizar manifestaciones políticas en eventos deportivos.


Read more...

Visitas

11542760
Hoy
Ayer
Esta semana
Este mes
Total
4448
5359
38027
111926
11542760