cabecera aqui blog

APDHLP rechaza calumnias del gobierno y reitera denuncia de violación de derechos de subalternos en las FFAA

AddThis Social Bookmark Button

Defender los derechos humanos y denunciar su vulneración no es sedición

La Asamblea de Derechos Humanos de La Paz (APDHLP) rechaza las sindicaciones de sedición contra sus voluntarios-activistas que fueron lanzadas, por el ministro de Defensa, Rubén Saavedra, y por el ministro de Gobierno, Carlos Romero, a propósito del conflicto interno en las Fuerzas Armadas, en el que suboficiales y sargentos denunciaron que son discriminados y que soportan malos tratos.

Saavedra dijo esta semana: “La Defensoría del Pueblo y la Asamblea Permanente de Derechos Humanos apoyan esa ruptura de mando, apoyan esa violación de la no deliberación de las Fuerzas Armadas y, por supuesto, eso implica que (…) están en una franca y abierta política contra el Gobierno” (Fuente: ANF). Ese funcionario hizo referencia a la intervención de ambas instituciones en ese conflicto. Sin embargo, la participación de la APDHLP consistió en convocar al diálogo entre las partes, en denunciar la violación de derechos fundamentales y en pedir que los mandos superiores cuando menos escuchen las demandas de suboficiales y sargentos, y que levanten el castigo a éstos, los que fueron impuestos sin un debido proceso.

Desde la APDHLP reafirmamos que en este momento los suboficiales y sargentos todavía sufren persecución dentro de las FFAA y represalias del Alto Mando por haber denunciado el trato discriminatorio y degradante que reciben a diario de sus superiores. A los subalternos, militares y sus familias (hijos y esposas), estos últimos días, se les viola sus derechos a la educación, al trabajo y a su bienestar personal, pues son obligados, como un segundo castigo, a cambiar de residencia, junto a sus familias, porque se les reasigna destinos alejados. Es decir, los jefes militares siguen vulnerando los derechos de suboficiales y sargentos (y por extensión la de sus familiares). Y denunciar esas actitudes autoritarias no es sedición.

A propósito de la sedición, la que sólo existe en la cabeza de los ministros citados: los dirigentes de suboficiales y sargentos han dicho reiteradamente que su movimiento no buscaba ni desconocer la autoridad del Presidente, ni se trataba de un accionar político destinado a derribar al primer mandatario. Al revés, los subalternos de la institución armada reconocieron a su Capital General durante el conflicto y ahora ocurre lo mismo, a pesar de la represalia de los jefes castrenses contra sus subordinados. 

Lejos de solucionar el problema del trato colonizante (de señor a vasallo) que existe al interior de las FFAA entre superiores y subalternos, las autoridades gubernamentales no han hecho más que esconder el conflicto. Y señalar esos hechos no es sedición, denunciar la violación de derechos humanos de los efectivos militares no es sedición, promover la búsqueda de un trato descolonizado al interior de las FFAA no es romper la cadena de mando porque, además, son los gobernantes los que aseguran que están empeñados en acabar con el colonialismo interno en nuestro país.

Los funcionarios del gobierno arremeten contra los activistas de los defensores de los derechos humanos, con la intención de poner en duda las vulneraciones de derechos humanos en Bolivia actual. Este proceder de los gobernantes tiene la intención de mostrar que los activistas de los derechos humanos son o somos un “factor externo” responsable o corresponsable del conflicto que sigue en la FF.AA. Ese problema, en realidad, se origina en el Órgano Ejecutivo, y cuyo brazo represor son las FFAA, el que no ha sido resuelto, a pesar de que las protestas de los suboficiales y sargentos fueron aplacadas, pero, de acuerdo a lo que se conoce, las demandas de estos últimos no han sido ni consideradas ni atendidas.

Los activistas de la Asamblea seguiremos la defensa de los derechos humanos de las personas afectadas en este caso (incluidas esposas e hijos de los militares de rangos subalternos) y denunciaremos, las veces que sean necesarias, ese trato autoritario (colonizador), dentro de la institución militar, problema que resurgirá latente si es desatendido como sucede actualmente.

La intención de los gobernantes es silenciar la denuncia de las violaciones de los derechos humanos en el país. No obstante desde la APDHLP, como institución civil independiente de cualquier filiación político-partidaria y sin intereses dentro del Estado, respondemos que la difusión, promoción y defensa de los derechos humanos nada tiene que ver la sedición, de la que parlotean aquellos ministros, y reiteramos que continuaremos denunciando vulneraciones a los derechos humanos, como sucede ahora contra los suboficiales, sargentos y familiares, sólo porque ejercieron, además, el derecho constitucional a la petición.

La Paz, 21 de mayo de 2014.

Por la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de La Paz

María Amparo Carvajal Baños

Presidenta

Síguenos a través de:

facebook icontexto inside icon  twitter-logo-enelpc

Publicación Aquí 334

Visitas

24630804
Hoy
Ayer
Esta semana
Este mes
Total
18510
9535
44827
216872
24630804