cabecera aqui blog

El cristianismo y la revolución (A modo de testamento) *

AddThis Social Bookmark Button

documentos

Luis Espinal Camps

América Latina sigue siendo un continente, en gran medida, cristiano, por eso no sería lógico prescindir de los cristianos para el cambio social y la revolución. La revolución en América Latina no se puede hacer sin los cristianos; más aún, en las revoluciones de nuestro continente han participado activamente los cristianos.

Pero el cristiano es un revolucionario sospechoso; porque grandes corrientes reaccionarias y reformistas se han encubierto con el epíteto de "cristiano". Más aún, la iglesia se declara políticamente neutral, nunca lo ha sido ni podría serlo; y como está inserta en "este" contexto social concreto, defiende fácilmente el sistema, que por su parte le concede ciertos privilegios. La iglesia oficial o instalada es contrarrevolucionaria.

¿El cristiano para ser revolucionario ha de dejar de ser cristiano? ¿Cómo conjugar su lealtad a la revolución y a una iglesia inserta en el sistema? El cristiano se encuentra en un conflicto de lealtades; y tendrá que distinguir cuidadosamente entre su fe y las formas históricas que esta fe ha ido tomando hasta concretarse en actitudes políticas que nada tienen que ver con la fe. Una falta de aclaración solamente llevaría al cristiano a la necesidad de renunciar a su fe para poder ser revolucionario.

Por esto, el cristiano participa en la revolución a título personal y como imperativo impuesto por su fidelidad al evangelio; pero no, por exigencia institucional de su iglesia, posiblemente reaccionaria. Más aún, el cristiano tendrá que atacar a esta iglesia instalada que es un freno para la revolución.

Hay que recordar que la revolución no va ser a favor de todos; sino solamente a favor de las mayorías. Una minoría (ahora privilegiada y explotadora) va a salir perdiendo con la revolución, porque perderán sus privilegios, y será bajada al nivel común, masivo y popular. La iglesia oficial, que es uno de los privilegios de nuestra sociedad, va a perder también algunos privilegios en la revolución.

Para aclarar la actitud del cristiano ante la revolución hay que ver a la iglesia como un fenómeno histórico con su dimensión religiosa y evangélica, pero también con su dimensión política y de poder.

La iglesia tiene dos fachadas. Una es la iglesia de la conciliación, la que pone parches para suavizar las asperezas de esta sociedad de clases, es la iglesia institucional y burocrática. Y está también la iglesia de la ruptura, la que predica que esta sociedad es injusta, y sobre la injusticia sería un sarcasmo predicar el amor. Por esto la iglesia tiene dos fachadas; la iglesia instalada y la iglesia revolucionaria, la iglesia-institución y la iglesia-pueblo; o si queremos, la iglesia de los diplomáticos y la de los profetas.

Por esto, dentro de la iglesia se refleja también el eco de la lucha de clases; porque cada cara de la iglesia tiene sus partidarios; está la iglesia del poder y la iglesia de los pobres.

Los cristianos fácilmente caemos en un defecto de clericalismo. Sería inadecuado aplicar este clericalismo a la revolución. Ha de quedar claro que la revolución no la hará la iglesia, ni le va a liderizar, ni es de desear que lo haga. Los cristianos revolucionarios tendrán que buscar sus líderes políticos fuera de la iglesia; la iglesia aunque tiene un rol político, no está especializada en política ni es ésta su función.

Finalmente, la revolución y los cambios profundos en la sociedad los lideriza el pueblo, y no ningún grupo elitista o intelectual. La iglesia no va a dirigir la revolución, aunque algunos de sus miembros (Helder Cámara, Camilo Torres, Ernesto Cardenal...) participen activamente en los cambios políticos. (15-XII-79).

* Esta nota fue publicada el 27 de marzo de 2016

Síguenos a través de:

facebook icontexto inside icon  twitter-logo-enelpc

Visitas

12059784
Hoy
Ayer
Esta semana
Este mes
Total
862
6145
36861
145564
12059784