cabecera aqui blog

Amparo Carvajal es el personaje del año de Página Siete

AddThis Social Bookmark Button

 homenaje

/Columnistas, colaboradores y varios periodistas de Página Siete eligieron a la presidenta de la APDHB, Amparo Carvajal, como el personaje del 2018 por su papel trascendental en la lucha por los derechos humanos y la democracia del país./

Amparo . Policia

La presidenta de la APDHB, Amparo Carvajal, durante un momento de tensión con la Policía en el TIPNIS el 2012

Después de una jornada de enfrentamientos a principios de diciembre,  Amparo Carvajal discutía  con los uniformados defendiendo el derecho de  las plataformas ciudadanas del 21F a  permanecer en una vigilia en inmediaciones del Tribunal Supremo Electoral. Estaba agotada, tenía  frío; había sido un día tan  difícil,  que por un segundo pensó  en decirle a la Policía, “oye, por qué no me dan ustedes un tiro y listo”,  pero su compromiso por luchar es más fuerte que ella misma. 

La presidenta de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia (APDHB) Amparo Carvajal Baños, es el personaje del año  de Página Siete. Columnistas, colaboradores  y varios periodistas de este medio votaron para elegir a la personalidad más importante del 2018.

La mayoría decidió y destacó el rol transcendental de Carvajal    en  la defensa de los derechos humanos de Bolivia, una tarea que encara con coraje, compromiso y convicción. 

Este año Carvajal estuvo cercada por cocaleros junto a miembros del Tribunal Internacional de Derechos de la Naturaleza, quienes intentaron ingresar al Polígono 7 del Territorio Indígena del Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS), para reunirse con los indígenas que se oponen a la carretera. Se reunió además con los pueblos indígenas de las áreas protegidas que se oponen al ingreso de las petroleras.

Estuvo en la marcha por la democracia que partió desde Konani y junto a las plataformas ciudadanas que protestaron fuera del Tribunal Supremo Electoral (TSE),  donde hubo varios enfrentamientos.

Asistió a las audiencias para que el médico Jhiery Fernández recupere su libertad, después de ser injustamente  sentenciado a 20 años por una violación que no cometió. 

Lo mismo hizo en el caso del dirigente cocalero Franclin Gutiérrez, sindicado como el autor intelectual de la violencia en el municipio yungueño de La Asunta, ocurrida en agosto de este año.   

A los 79 años  y con  un  bastón en mano, nada parece frenar su convicción. Cuando se le consulta de dónde saca la fuerza para estar en los lugares más conflictivos defendiendo los derechos humanos, la justicia y la democracia, dice que ni ella misma lo sabe. Cuenta que sus familiares en España  la miran reflejada en  algunas noticias internacionales y que no lo comprenden.

“Mis hermanos me ven y no entienden que estoy aquí y allá, yo tampoco lo entiendo. Es la oportunidad que me da el no haber parado en esta lucha y ser consecuente con lo que me he  comprometido (...). Cada día nos hace felices en la medida que damos lo que realmente podemos”, admite Carvajal,  en la sala de su casa en Sopocachi rodeada de sus plantas.

 La lucha desde el convento

Nació en 1939 en León, España. De joven ingresó al convento de las Mercedarias Misioneras de Bérriz y se dio cuenta de que había dos clases sociales: las madres y las hermanas. Ella estaba dentro del primer grupo porque contaba con un título de educadora. Fue entonces que comenzó una revolución en el convento y unió a ambos sectores, mientras en el país europeo aún se  vivía en la dictadura del general Franco.

“La parte social, la parte de la lucha por la igualdad, yo la tengo desde muy jovencita, desde entonces he sido una luchadora (...). Al llegar a  Bolivia, durante la dictadura,  me encontré sorpresivamente con verdaderos luchadores por la libertad y la democracia, con figuras tan notables. Durante esa década de  dictadura, tengo muy presente hechos muy formativos, duros y críticos de los que se podría hacer un libro”, destaca Carvajal.  

En 1974 fue una de las cofundadoras de la APDHB,  que preside desde 2016. Durante la dictadura de Luis García Mesa emborrachó a un paramilitar para que libere a un preso político durante la Nochebuena, con el compromiso de que retorne al  día siguiente.

Recuerda que el combustible de los que luchaban aquel entonces era la construcción de una Bolivia diferente, de un país mejor. 

En 1980 dejó de ser monja para dedicarse a ese compromiso social y político, no con un partido sino por la construcción de  una Bolivia democrática.

Por todo lo vivido, afirma  que en los últimos 12  años han sucedido hechos igualmente duros para el país como los casos de Caranavi, Apolo y Chaparina; y que se vive en una dictadura ejercida por el Gobierno del Movimiento al Socialismo (MAS).    

“Es una dictadura planificada, organizada, una dictadura de poder. Si (Evo Morales) es reelecto y termina su gestión, la terminará como dictador porque él ha violado nuestro principio fundamental del voto”, añade Carvajal, refiriéndose al referendo constitucional del 21 de febrero del 2016, en el que ganó el “No” a la repostulación  de Evo Morales,  un resultado que no se respetó. 

Momento trágico para Bolivia

Luchar en contra  de la dictadura que se ejercía en Bolivia,   vivir la llegada de  la democracia, para ahora ser testigo del retorno de un sistema   que  vulnera la Constitución Política del Estado (CPE), todo para que  Morales se quede en la presidencia no tiene otra definición para ella que “indignante”. 

“Es un momento tan trágico el que le está tocando vivir a Bolivia que me enoja muchísimo. El 21F fue un momento para reaccionar y la gente lo hizo porque nos mandaron a un referendo cuyo resultado creíamos que se iba a respetar y no es así. La urgencia que tiene él (Evo Morales) de presentarse en las primarias es para recuperar su poder y decir ‘soy legal’, algo que nunca va a poder ser porque el Tribunal Supremo Electoral aceptó un binomio irregular”, acota.

Carvajal cree que es necesario que el pueblo tome conciencia de que se puede vivir mejor, pero también de que se está viviendo en una dictadura.

“El pueblo tiene que ser luchador por su propio pueblo. Para mí  en el pasado,  sea desde la posición que haya sido, el pueblo ha querido luchar. Ahora no, el pueblo está esperando a ver qué pasa”, sostiene. 

Constantes ataques

Su posición crítica al Gobierno  le ha valido ser acosada por el oficialismo  en varias oportunidades. Organizaciones afines al MAS tomaron violentamente en más de una oportunidad la sede de la APDHB en un intento fallido por controlar la institución.

Autoridades oficialistas se han estrellado contra ella. Entre ellos, el ministro de Gobierno, Carlos Romero, que este año la llamó “patrocinadora de organizaciones criminales” por lo ocurrido en La Asunta.

 Los triunfos cotidianos

Pero para Carvajal, el  silencio ante la injusticia nunca ha sido una opción. Antes de observar parte de  la ciudad desde su ventana, cuenta que sus pequeños triunfos están siempre relacionados con el pueblo.

“Mis pequeños triunfos van siempre de la mano con el pueblo. La cholita que me ve pasando por su quiosco y me da un jugo o agua. El señor que me ve  y  me dice en la calle, ‘venga señora a tomar un café’, o el almuerzo que me ofrece el pueblo.  Siento que ese cariño   existe porque   ellos no pueden hacer lo que yo estoy haciendo, pero significa que están conmigo”, concluye Carvajal. 

 Dice que ahora existen  estructuras organizadas y  “maquiavélicas”    que son  ejecutadas por quienes  quieren aferrarse al poder.

A veces cuando piensa en ello,  recuerda aquella  fotografía que tomó del muro de una de las celdas de la cárcel de Achocalla, establecida  durante la dictadura de Banzer.

La pared ya no existe, pero la frase anónima  escrita por algún preso político que decía, “Mi cuerpo está preso, mis ideas están libres”, está muy presente.

 La memoria del pasado le recuerda que las ideas y las acciones no pueden estar subordinadas, no pueden ser cómplices de  intereses que vayan en contra de un pueblo.

HOJA DE VIDA

  • Orígenes María Amparo Carvajal Baños nació en 1939 en León, España, en el seno de una familia con 13 hermanos. Con 21 años ingresó al convento de la orden de las Mercedarias Misioneras de Bérriz, en Vizcaya, dentro del país Vasco. Es educadora y estudió piano.
  • Dictadura  Llegó a Bolivia en noviembre de 1971 durante la dictadura de Hugo Banzer Suárez. Trabajó  con los presos políticos y con sus familias.  En 1974  cofundó la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia (APDHB). 
  • Compromiso En 1980 dejó de ser monja. La orden a la que pertenecía abandonó Bolivia y ella decidió quedarse a luchar por los derechos humanos, la justicia social y la democracia. Así comenzó una historia que ya  lleva 45 años.  
  • DDHH En julio de 2016 fue elegida como presidenta de la APDHB, antes de ello representaba a la Asamblea de La Paz.

https://www.paginasiete.bo/gente/2018/12/30/amparo-carvajal-es-el-personaje-del-ano-de-pagina-siete-204564.html

Síguenos a través de:

facebook icontexto inside icon  twitter-logo-enelpc

El infamatorio

El Infamatorio

El Infamatorio
Jueves, 08 Noviembre 2018

El Infamatorio es el repositorio de las vilezas que perpetra el poder; es el almacén de las acciones políticas que tienen a la abyección como su único principio y fin.

Las ruindades de la política en Bolivia son el espacio de El Infamatorio, su tiempo lo marcan las continuidades de las bajezas que se consuman en su nombre.


Read more...

Visitas

10889471
Hoy
Ayer
Esta semana
Este mes
Total
2800
5563
8363
111353
10889471