cabecera aqui blog

Gobierno de Morales en alianza con empresarios medianos y grandes en 2014*

AddThis Social Bookmark Button

De sábado a sábado 505

La Paz, 1 de febrero de 2014

Compañeros militantes y ex militantes del PCB

Cochabamba

Apreciados compañeros:

Ref.: Sobre el gobierno actual de Bolivia que concentra la alianza entre E. Morales, medianos propietarios, empresarios criollos y transnacionales

No alcancé a ir a la reunión que realizan ustedes en Cochabamba, a la que me invitaron por intermedio del c. Fernando Fuentes Daza, por lo que les agradezco, y les pido disculpas por mi inasistencia debida a la falta de tiempo y de dinero.

Sin embargo, acepten, por favor, que en esta carta les resuma lo que podría decir en el encuentro con ustedes del que me hubiera gustado mucho participar.

1. El gobierno actual que ayudamos a generar, con entusiasmo, especialmente en el último período, evidencia que ya no es el régimen democrático y popular, como lo definió el Presidente en más de una oportunidad. El gobierno actual, ahora, es de una alianza entre Juan Evo Morales Ayma, los medianos propietarios y empresarios criollos grandes (de la Cámara Agropecuaria, CAO, de Santa Cruz, entre otros) y transnacionales, como la Sumitomo.

2. De esa alianza ganan cada vez más sus componentes que son en realidad empresarios, en detrimento del pueblo: los patrones de las cooperativas mineras, por ejemplo, que son empresas capitalistas muchas de ellas y que por las relaciones predominantes allí constituyen el “capitalismo salvaje”, que desconoce todos o casi todos los derechos sociales de una especie de mitayos contemporáneos que son sus dependientes, los que son explotados y oprimidos al extremo. Los cocaleros-colonizadores producen cada vez más coca, sobre todo en el Chapare, la que ni siquiera sus productores la acullican, pero la que en su mayor parte se comercializa ilegalmente y cuyo destino es la producción de cocaína, de acuerdo a estudios que cuando menos debemos tener como referencia. Los empresarios, de la CAO entre otros, utilizarán parte de los 1.500 millones de dólares que serán invertidos en Santa Cruz, según promesa del Presidente; así se espera que esos empresarios crezcan para que se adjudiquen megaproyectos en Bolivia, como ha reclamado más de una vez el primer mandatario del país. Esos capitalistas serán protegidos por la ley que penaliza a los “avasalladores” de empresas agropecuarias y de otros predios, aunque conozco testimonios que confirman que ministros como Quintana y que incluso el Presidente alentaron varios de esos avasallamientos. (Recordemos que Evo Morales dijo que avasalladores tomaban su nombre o la del Vicepresidente para ocupar “empresas” y tierras que, patrones, dijeron que eran más de 70). Uno de los ejecutivos de la Empresa Minera San Cristóbal, transnacional de la Sumitomo, la que según entendidos emplea en un día la misma cantidad de agua utilizada por los alteños en un mes, luego de una entrevista reciente con el presidente Morales, dijo, según el diario paceño Página Siete: “El aporte que tiene el proyecto San Cristóbal en Bolivia es grande y es en ese sentido que nosotros quisiéramos continuar con esta relación que tenemos con el Gobierno actual, una relación de gana y gana (win win en inglés) en el desarrollo de nuestras actividades empresariales”, PS. LP. 21.01.14. Esa confesión del ejecutivo de la Sumitomo me ahorra comentarios sobre ese asunto que, creo, fundamental.

3. Saben ustedes que desde el primer mandato del Presidente en funciones caractericé los cambios bolivianos como reformas avanzadas y en ningún momento acepté que aquí transcurre una revolución democrática y cultural, a la que se nombra menos desde el Palacio Quemado. Reformas que, además, pierden cada día su contenido avanzado. No obstante, también me animé a decir (a riesgo de incurrir en una imprecisión) que el gobierno de E. Morales se parecía y se parece cada vez más al PRI mejicano y a sus gobiernos, anteriores al de Peña Nieto de estos días.

4. De acuerdo al marxismo-leninismo y a la experiencia internacional (la revolución chilena lo demostró con desgarraduras gigantescas) no es posible construir un nuevo Estado sin destruir el viejo. Y como es verificable, en nuestro país sólo existe un planteamiento inconcluso sobre el Estado plurinacional, que es el “Estado integral de Gramsci”, según el vicepresidente García Linera. Entre otras consideraciones no existe el Estado plurinacional porque las fuerzas de compulsión esenciales siguen siendo las viejas Fuerzas Armadas (que es harto dudoso que sean anticolonialistas, antiimperialistas y anticapitalistas, como dice el Presidente), y la Policía Boliviana que, básicamente, es la misma que incluso los neoliberales parlotearon sobre la necesidad de “reformarla”. En esas instituciones represivas se apoyan cada vez más los gobernantes actuales, como se encarga de mostrar Evo Morales.

5. Hasta donde puedo ver y leer, en Bolivia, los intentos de cambiar las formas de producir son larvarias, aunque las incipientes formas de la redistribución de lo que somos capaces de producir son promisorias: con los bonos, entre otros, aunque anoto que nos debe preocupar un evidente dejo paternalista del Estado y/o del gobierno, patente en esas medidas, como señaló Martha Harnecker, en una de sus visitas a Bolivia, en este tiempo de cambios. Además, me preocupa, como seguramente a ustedes, que se malgaste en obras y/o bienes prescindibles sobre todo la renta que genera el gas para el país, una riqueza que se agota irreversiblemente, y la que no se vuelve a sembrar, como se decía más antes que ahora.

6. Las relaciones sociales en la formación social boliviana, si algo cambian, todavía son poco perceptibles esas alteraciones positivas. Y sobre ellas apenas hay aproximaciones teóricas a lo que sería la nueva sociedad plurinacional en Bolivia. A esa búsqueda casi nada aportamos, lo digo por mí, especialmente. Por ejemplo, la inclusión social de la que tanto se habla y se practica menos, en mucho es formal, como formal es la democracia a la que, sin embargo, se la define como participativa. Estos temas, sin embargo, creo que deben ser debatidos con la mayor extensión y profundidad posibles. Reconozco mi deuda en esa materia, reitero.

7. Tengo en cuenta el comportamiento de los marxistas-leninistas respecto del rol táctico y estratégico de la unidad del pueblo para asegurar el triunfo de un proceso revolucionario e incluso de reformas avanzadas, como es el caso boliviano. Especialmente, tomo en cuenta el discurso y la acción de Fidel sobre la unidad, sin la que —afirma alguien que sabe mucho de revoluciones y sobre todo de la Revolución cubana—, que ésta hubiera sido imposible si los revolucionarios no construían la unidad antes, durante y después de todas las batallas, para conseguir la victoria de un proceso revolucionario, camino de toda revolución verdadera. En Bolivia, cada vez más, con un comportamiento que parece suicida, se inspira, alienta, direcciona e impone la división del pueblo, sobre todo desde el gobierno, lo que contradice al marxismo, al leninismo, al castrismo (incluidas las ideas de Bolívar y de Martí y, en especial, la práctica de los guerrilleros de la independencia, entre nosotros ahora bolivianos).

8. Incluso alguno o algunos de ustedes (agradezco a uno de ustedes porque me lo dijo por escrito), “críticas que me ayudan a precisar la puntería, sugieren o dicen que el autor de esta carta coincide con la derecha (y el imperialismo, agrego yo), que difundo las ideas de la una y del otro y/o sospechan que sirvo a los dos y con ambas manos. Ante esas opiniones, les pido, compañeros, que esperemos el veredicto de la práctica, como criterio de la verdad. Les digo sinceramente que sería mucho mejor, para el pueblo boliviano, que mis apreciaciones sobre el gobierno y el proceso actuales en Bolivia, sean desmentidas por la vida. Pero es “el árbol verde de la vida” el que muestra lo que trato de sintetizar en esta carta que se alargó, por lo que también les pido disculpas.

9. Considero pertinente recordarles que, con varios de ustedes que hemos compartido la militancia y que hemos sido más que hermanos, para decirlo con el poeta máximo de los comunistas, Pablo Neruda, hemos compartido que el pueblo entre los “males no debe elegir a ninguno”. Como yapa les digo que, seguro con ustedes, haré todo lo que pueda para evitar que cantemos de nuevo la caraqueña del cantautor del pueblo, el camarada Nilo Soruco, sobre todo en esa parte esencial: “No hay mal que dure cien años/ni pueblo que lo resista”. Ahora, sin embargo, veo que debemos hacer lo que dice la cueca dedicada a uno de los héroes de los comunistas bolivianos, la del escritor y poeta Jorge Suárez: “Desde su sendero pelea el guerrero,/ desde mi sendero peleo yo”. Pero les propongo que entre guerreros, ustedes y yo, sigamos buscando la unidad para la victoria del pueblo, para estos días y para después.

10. A manera de cierre de esta carta les reitero algo que afirmo en una de mis columnas “De sábado a sábado”: ante los hechos (y dichos), reflejados aquí, debemos ayudar en la articulación de una nueva unidad del pueblo, que venza toda prueba, y que sea de veras democrática, popular, antiimperialista y revolucionaria.

Espero las conclusiones de nuestra reunión, la que considero también mía, aunque físicamente no asista a ella.

Acepten mis disculpas, mis saludos y mis abrazos fraternales:

Remberto Cárdenas Morales

*Lo dicho en esta carta sintetiza lo que este columnista miraba y pensaba sobre el gobierno de Juan Evo Morales Ayma, en febrero de 2014.

Se la publica ahora porque podría servir para un balance del llamado proceso de cambios, cuya derrota es una durísima experiencia de los bolivianos.

Además, otra consideración para su difusión, se debe a que uno de los destinatarios de esta carta, hace poco, le dijo al autor, que él no recuerda haber leído ese contenido o que no llegaron a conocer los militantes y exmilitantes del PCB, que asistieron a la reunión a la que se mandó esta misiva.

N.R.

Síguenos a través de:

facebook icontexto inside icon  twitter-logo-enelpc

Visitas

15031193
Hoy
Ayer
Esta semana
Este mes
Total
9264
11394
32264
130264
15031193