cabecera aqui blog

Fue el Che, ¿fundador o acaso inspiración del G77?

AddThis Social Bookmark Button

Algunas precisiones históricas respecto al nacimiento del grupo

Una revisión superficial de la historia hace pensar que Ernesto Guevara y sus compañeros llegaban a mirar incluso con desconfianza y relativa autosuficiencia aquel nuevo espacio de concertación.

Sábado, 21 de junio de 2014

Ernesto Che Guevara reunido en Ginebra, Suiza, en el encuentro de 1964.

Rafael Archondo

Periodista y docente. Tiene un doctorado en ciencias políticas. Ha ocupado cargos en la esfera privada y pública. Dirige los programas Mapamundi y Tejiendo Bolivia de radio ERBOL. 
 

Mapamundi ERBOL

El Grupo de los 77+China no es el brazo, dentro de Naciones Unidas, del Movimiento de Países no Alineados (Noal). Hay quienes no quisieron entender las diferencias  y persisten buscando parangones donde no existen. Es tan extensa esta equivocación, a ratos deliberada, a ratos desinformada, que se ha tratado de colocar a Ernesto Che Guevara como el puente más elocuente entre ambas agrupaciones de banderas.

Primero se dijo que el legendario guerrillero, asesinado en La Higuera, Bolivia, era fundador del G77. Comprobado el error, se retrocedió, en versión de mi amigo Carlos Soria, a sostener que el Che había inspirado a los Estados, que con la renuencia oficial de Cuba, suscribieron el documento fundacional de la alianza, que acaba de cumplir 50 años en Santa Cruz de la Sierra.

¿Dónde está la lógica?, me pregunto. ¿Cómo pudo el representante más persuasivo de la Revolución Cubana inspirar a tantos países en vías de desarrollo aquel 15 de junio de 1964 y no hacerlo con sus propios compañeros de lucha y de Gobierno en La Habana?  ¿Cómo pudo ser fuente de inspiración el mismo personaje que fue incapaz de convencer a su propio Estado de que el G77 era una buena opción para sumar fuerzas? ¿No será más bien que el Che consideraba al naciente G77 como una coalición tibia frente al ardor creciente de las revoluciones en curso?

Una revisión superficial de la historia nos lleva a pensar que Guevara y sus compañeros miraban con desconfianza, y hasta relativa autosuficiencia, aquel nuevo espacio de concertación. Razones no les faltaban. En 1964 el bloque compacto de los gobiernos latinoamericanos miraba con temor la posible expansión de la Revolución Cubana. En aquellos años no había lugar para nada que se le pareciera al ALBA de la actualidad.

Pero quizás la razón fundamental fue que nueve años antes de que surgiera un ánimo compartido por formar el G77 en el seno de la Conferencia para el Comercio y el Desarrollo  (UNCTAD), en Ginebra, los principales líderes del mundo anticolonial se reunían en Bandung, Indonesia. En esa otra conferencia, bajo el liderazgo de Nehru (India) y Sukarno (el anfitrión), africanos y asiáticos tomaban la decisión de no participar en ninguno de los bandos de la Guerra Fría. Ni con la OTAN ni con el Pacto de Varsovia, tal era la consigna de los recién liberados del yugo colonialista.  Y ahí, en ese terreno, prometedor por su radicalidad, se zambulliría el Che años más tarde, abrazando una causa espléndidamente explicada en su célebre discurso de Argel de febrero de 1965.  

Antes, en 1961, tres años antes del tan rememorado acuerdo en Ginebra y como producto de las conversaciones sostenidas en Bandung, se establece ya formalmente el Movimiento de Países no Alineados. La sede del primer encuentro fue la ciudad de Belgrado de Tito, donde el líder yugoslavo supo romper a tiempo con Stalin para seguir una ruta propia. En esa cumbre inaugural el único país latinoamericano presente y firmante era Cuba. Tampoco es casualidad que la sexta cumbre de los no alineados haya tenido lugar en La Habana, y que fuera formalmente presidida por Fidel Castro.

De modo que si algo fue inspiración directa del Che en su corta carrera diplomática, ese algo se llama el Noal, en su corazón afro-asiático, y no el G77.   

Un último ingrediente para el debate. Si se compara el cincuentenario documento fundacional del G77 con lo dicho por Ernesto Che Guevara, a nombre de Cuba (ver recuadro), poco antes de su suscripción, los contrastes saltan a la vista.  A los fundadores del G77, entre ellos Bolivia, representada por Roberto Jordán Pando y José Fellmann Velarde, el Che les dijo aquel día que el resultado de sus esfuerzos bien podría ser: "documentos inocuos en archivos en que la burocracia internacional guardará celosamente, las toneladas de papel escrito y los kilómetros de cinta magnetofónicas en que se recoja las opiniones verbales de los miembros”. La conclusión del Comandante era lapidaria: "Y el mundo seguirá tal como está”.

Guevara se dirige a los fundadores del grupo

"Vivimos en un mundo que está profunda y antagónicamente dividido en agrupaciones de naciones que representan tendencias económicas, sociales y políticas muy visibles. En este mundo de contradicciones, se expresa como la fundamental de nuestra época, la que existe entre los países socialistas y los países capitalistas desarrollados.

El hecho de que la Guerra Fría, concebida por el occidente, haya demostrado su ineficacia práctica y su falta de realismo político es uno de los factores que presupone esta Conferencia. Pero con ser aquella la  más importante contradicción, no es sin embargo la única.

Existe también la contradicción entre los países capitalistas desarrollados y los pueblos subdesarrollados del mundo, y en esta Conferencia para el Comercio y el Desarrollo (UNCTAD),  las contradicciones existentes entre estos grupos de naciones tienen también una importancia fundamental. Además, existe la contradicción propia entre los distintos países capitalistas desarrollados que luchan incesantemente entre sí por el reparto del mundo y la posesión estable de sus mercados que les permita un desarrollo amplio, basado desgraciadamente en el hambre y la explotación del mundo dependiente.

Estas contradicciones son importantes, reflejan la realidad actual del planeta y de ella se desprende el peligro de nuevas conflagraciones que pueden adquirir carácter mundial en la era atómica.

En esta conferencia igualitaria, donde todas las naciones podrán expresar mediante su voto la esperanza de sus pueblos, si se puede llegar a una solución satisfactoria para la mayoría, se habrá logrado dar un paso único en la historia del mundo. No obstante hay muchas fuerzas que se mueven para evitar que esto suceda. La responsabilidad de las decisiones a tomar, recae en los representantes de los pueblos subdesarrollados. Si todos los pueblos que viven en condiciones económicas precarias, dependientes de potencias extrajeras en algunas fases vitales de su economía y de su estructura política y social, son capaces de resistir las tentaciones de ofrecimientos hechos fríamente, pero al calor de las circunstancias, e imponen aquí un nuevo tipo de relaciones, la humanidad habrá dado un paso adelante. Si, por el contrario, los grupos de naciones subdesarrolladas, respondiendo al canto de sirena de los intereses de las potencias desarrolladas que usufructúan su retraso, entran en luchas estériles entre sí,  por disputar las migajas en el festín de los poderosos del mundo y rompen la unidad de fuerza numéricamente superiores, o no son capaces de imponer compromisos claros, desprovistos de cláusulas de escape sujetas a interpretaciones caprichosas o simplemente violables a voluntad de los poderosos, nuestro esfuerzo habrá sido baldío y las largas deliberaciones de esta conferencia se traducirán solamente en documentos inocuos y en archivos en que la burocracia internacional guardará celosamente las toneladas de papel escrito y los kilómetros de cinta magnetofónicas en que se recoja las opiniones verbales de los miembros. Y el mundo seguirá tal como está”. 

Ernesto Guevara de la Serna, Ginebra, Suiza, marzo de 1964.

Una revisión superficial de la historia nos lleva a pensar que Guevara y sus compañeros miraban con desconfianza, y hasta relativa autosuficiencia aquel nuevo espacio de concertación.

Síguenos a través de:

facebook icontexto inside icon  twitter-logo-enelpc

Publicación Aquí 334

Visitas

24956585
Hoy
Ayer
Esta semana
Este mes
Total
2073
9935
12008
188922
24956585