cabecera aqui blog

No todos estarán alegres el 1 de mayo

AddThis Social Bookmark Button

Roberto  Ibarguen Chávez

Estamos a escasos días de la celebración del primero de mayo, y tal vez por eso uno siente renacer la perspectiva de clase dentro del organismo, la conciencia y la memoria, y lleva a buscar el pronunciarse sobre la empequeñecida y vilipendiada clase obrera, en un tiempo en que no le fue mal del todo, ya que por el afán del oficialismo por recuperar algunos miles de votos, a finales del año pasado consiguieron un doble aguinaldo y días atrás un incremento del 20% sobre el salario mínimo.

Pero claro los logros antes mencionados, se van relativizando, si  develamos la información sobre uno de los gremios que conforman este sector poblacional, las trabajadoras del hogar que, desde la perspectiva de Fernanda Wanderley, la mayoría  “…no ejerce los derechos legalmente establecidos por la Ley de Regulación del Trabajo Asalariado del Hogar: salario mínimo obligatorio, aguinaldo, pago de horas extraordinarias y por trabajo en días feriados, jornadas máximas de trabajo, vacaciones, indemnización, filiación obligatoria al seguro de salud, protección a la maternidad, licencia para educación, entre otros.”. Y que según el Censo Nacional de Población y Vivienda del año 2012, en Bolivia según departamento y sexo, tiene las siguientes dimensiones.

TRABAJADORAS DEL HOGAR POR DEPARTAMENTO Y SEXO

Departamento

Total

Mujeres

Hombres

BOLIVIA

71,788

69,704

2,084

Santa Cruz

29,034

28,233

801

La Paz

15,830

15,324

506

Cochabamba

8,777

8,485

292

Chuquisaca

4,713

4,633

80

Tarija

4,291

4,185

106

Beni

3,841

3,670

171

Potosí

3,286

3,218

68

Oruro

1,456

1,413

43

Pando

560

543

17

Pero además de los datos del cuadro anterior que pueden llamarnos la atención; como  que la población que se dedica a esa actividad alcanza a 71.788 personas, lo que los posesiona dentro de los gremios que venden su fuerza de trabajo, como uno de los que tiene mayor cantidad de miembros; que los departamentos de Santa Cruz, La Paz, Cochabamba son los que concentran casi el 75% de las trabajadoras del hogar; o que la cantidad de hombres que figuran en el gremio alcanza a casi el 3% del total, siendo los departamentos de Beni y Cochabamba donde porcentualmente son más significativos con un 4,5% y 3.4%, respectivamente. Si analizamos de manera más profunda los datos del Censo Nacional (a pesar de las desconfianzas que estos generan) podemos encontrar las siguientes características de quienes integran ese gremio:

—Que el 28.4 % son jefes de hogar, es decir, que su familia depende de su salario, y que en el departamento de La Paz esta condición alcanza el 35%.

—Que si bien es bajo el nivel de trabajadoras del hogar, que no tienen certificados de nacimiento es de 1.5%, es significativo el porcentaje de aquéllas que no tienen cédulas de identidad ya que alcanza a  9.1% o 6.595 personas; cantidad de personas las que difícilmente firmarán contratos de trabajo.

—Que del total nacional de trabajadoras del hogar, el 5.8 % son analfabetas (4.062 personas), llegando en los departamentos de Chuquisaca y Potosí a sumar más  del 12% con esta condición.

Los datos anteriormente citados que, ejemplifican la penosa realidad de un gremio, y a cuyo porcentaje mayoritario difícilmente le llegaran los beneficios concedidos a los otros trabajadores, porque responden a una realidad en la que falta mucho para que el Estado intervenga y en la que parecería que no tiene ganas de intervenir efectivamente sino a través de la promulgación de leyes que no se aplican; lo que refuerza la conclusión del artículo de Fernanda  Wanderley, y explicita que:

 “La invisibilidad y aislamiento del trabajo del hogar, su baja valoración social y económica y su limitado poder de negociación son algunos de los factores que explican el alto nivel de exclusión real de la protección de esta forma de trabajo, la cual es realizada principalmente por mujeres.Esta es una deuda colonial y patriarcal vergonzosa…”.

Como cuando demanda que: “… No podemos seguir insensibles a esta realidad. Por esto es importante abrir las discusiones públicas sobre las necesarias modificaciones legales para equiparar los derechos de las trabajadoras asalariadas del hogar en relación a los trabajadores asalariados y exigir la adopción de políticas y medidas administrativas para el efectivo control y vigilancia del cumplimiento de estos derechos.”

Síguenos a través de:

facebook icontexto inside icon  twitter-logo-enelpc

Publicación Aquí 334

Visitas

24276095
Hoy
Ayer
Esta semana
Este mes
Total
5161
6861
47001
223503
24276095