cabecera aqui blog

El mito de la relación incremento salarial e inflación

AddThis Social Bookmark Button

Aquí Comunicación (AquíCom 26-04-14)

 Cada año cuando llega el momento de fijar el incremento salarial, el gobierno nacional y los empresarios, y sus teóricos, señalan que aquél no debe ser muy elevado porque ocasionará inflación, argumento que sólo pretende persuadir a los trabajadores de sus demandas y no reconocer sus derechos.

Lo cierto es que si hay inflación se debe a los bajos niveles de producción de alimentos en el país que no cubren la demanda en el mercado interno, y esto es suplido con importación de alimentos a precios internacionales. Esa situación se agrava en época de lluvias, inundaciones, sequías y heladas.

La relación incremento salarial e inflación no es directa y para esto nos basamos en los datos oficiales de los últimos cinco años que nos ilustran con claridad. En 2009 el incremento salarial fue del 12% y la inflación acumulada del año apenas llegó al 0,26%. En 2010, con un pequeño aumento salarial del 5%, la inflación del año llegó hasta un 7,8%. En 2011, un incremento salarial del 10% generó una inflación del 6,9%. En 2012, un aumento salarial del 8% generó una inflación del 6,9%. Y en 2013, con un aumento salarial del 8%, la inflación llegó a 6,48%. Podemos decir incluso que la relación es inversa. Cuando el incremento salarial es mayor, la inflación será menor.

El gobierno señala que el incremento salarial implica una importante inyección de dinero en la economía y que eso ocasiona inflación, pero si tomamos en cuenta la cantidad de los que reciben incremento salarial, advertimos que sólo es el 20% de los trabajadores, aquellos que tienen un trabajo formal y gozan de derechos laborales. El restante 80% busca su subsistencia por cuenta propia. Entonces no se puede hablar de una crecida inyección de dinero que desatará la compra compulsiva de bienes.

Ante el anuncio del incremento salarial, incluso algunos dirigentes como Franklin Durán, de los choferes, y  Francisco Figueroa, de los gremiales, le hacen el juego al gobierno y a los empresarios, y de forma especulativa anuncian la subida del precio de los pasajes y de los alimentos, para ellos también debe “incluirse el incremento salarial”, situación que sí genera expectativa inflacionaria.

Otro factor a tener en cuenta es que los salarios en Bolivia son bajos y en lo que principalmente gasta la mayor parte de la población es en alimentos. Y si hay inflación, reiteramos, es por la falta de alimentos que el país no puede producir y los compra del extranjero; por lo tanto, hablamos de una inflación importada y no de un efecto del salario (AquíCom 26-04-14).

Síguenos a través de:

facebook icontexto inside icon  twitter-logo-enelpc

Publicación Aquí 334

Visitas

24269824
Hoy
Ayer
Esta semana
Este mes
Total
5751
7771
40730
217232
24269824