cabecera aqui blog

¿Hay colonialismo y discriminación en las Fuerzas Armadas bolivianas?

AddThis Social Bookmark Button

De sábado a sábado (293)

Remberto Cárdenas Morales*

La semana que concluye la Asociación Nacional de Suboficiales y Sargentos (Ascinalss) divulgó, ante medios de difusión, lo que se podría entender como un pliego de peticiones entregado a sus mandos supremos por conducto regular, como ellos llaman. Citamos la demanda:

—"Desde que un militar es un subteniente tiene derecho a una habitación (cuando es destinado). Cuando ya tiene familia se le entrega una vivienda. Sin embargo, nosotros no accedemos a eso. Los suboficiales primeros o segundos que tienen amistad con algún jefe o por antigüedad reciben una vivienda”.

—"Cuando se celebra una fiesta nos piden una cuota de 200 bolivianos, por ejemplo, y de eso no vemos nada en la celebración. Ese dinero es para que los oficiales tomen whisky y coman las mejores comidas. Tienen un lugar exclusivo para ellos y nosotros estamos en otro”.

—"Cuando nos cambian de destino nos dan 250 bolivianos por cada hijo que tenemos, mientras que los jefes  tienen 600 bolivianos por cada hijo”

—“… la denuncia más fuerte que tienen es el trato que reciben en COSSMIL. Aseguraron que cuando llegan para pedir atención médica, las enfermeras o administrativos les preguntan el grado que tienen. ‘Eso no es justo. Todos somos seres humanos y merecemos un trato igual’.

“El comandante de las Fuerzas Armadas, Víctor Baldivieso, aseguró que no existe discriminación dentro de la institución castrense y que las demandas que tienen sus subalternos son ‘casos aislados’”.

Miembros de la Asociación Nacional de Suboficiales y Sargentos (Ascinalss), en declaraciones para el diario paceño PS, agregaron:

“No estamos en huelga, estamos trabajando normalmente en nuestras unidades. Lo que menos queremos es provocar un motín o cosa similar. Estamos en espera de una respuesta de nuestro comandante”.

Añadieron que, con asesoramiento de docentes de la carrera de Derecho de la UMSA, elaboraron un proyecto de ley para eliminar, dijeron, el colonialismo dentro de las Fuerzas Armadas de Bolivia que existe allí, según suboficiales y sargentos.

“Otro suboficial entrevistado aseguró que no quieren que cambien la jerarquía y la subordinación. ‘Tenemos respeto a nuestros jefes, pero lo que no nos parece justo es el trato diferenciado que hay con los oficiales. Tenemos derechos’, aseguró”.

Víctor Baldivieso, comandante de las FF.AA. señaló que “… la institución castrense escuchará cualquier demanda de sus subalternos y se respetarán los derechos de todos”.[1]

Se sabe,  asimismo, que hay discriminación entre oficiales y jefes de las tres armas de la institución castrense. Una que nunca fue desmentida de manera suficiente y que se conoció en tiempos neoliberales es la que sigue: jefes del Ejército, Fuerza Aérea Boliviana y Armada recibieron, se dijo entones, sobresueldos para asegurar la lealtad de esos mandos superiores, al Presidente de entonces.

Un rumor similar sigue circulando en la institución castrense y fuera, es decir, que también en este tiempo de reformas que pierden su contenido avanzado —para nosotros no existe ni existió revolución democrática y cultural—, se estaría pagando sobresueldos a los máximos jefes militares con el propósito principal de garantizar la lealtad de ellos con el Capitán General de las Fuerzas Armadas, vale decir, con el presidente Morales y su gobierno, por extensión.

Además, el conjunto de los uniformados goza de privilegios (quizá con algunos distingos debido a la existencia de jefes, oficiales y suboficiales), respecto de la sociedad boliviana. Citamos dos ejemplos demostrativos de esta afirmación:

*Los militares cuando cometen falta y delitos, en el ejercicio de sus funciones, son investigados, procesados y sancionados de acuerdo a normas y por tribunales militares. Los uniformados tienen un fuero que los ubica por encima de los civiles, un privilegio a todo dar.

*El más conocido en este último tiempo: los militares jubilados reciben como renta o pensión un monto sobre la base del total de los sueldos que perciben, mientras que los obreros y trabajadores (que son los que producen en realidad bienes materiales) la renta que cobran, cuando se jubilan, no alcanza ni al 70 por ciento de sus salarios.

El presidente Morales, en su primer mandato, a los jefes castrenses concentrados en la Asamblea Legislativa Plurinacional, les dijo que dejen de enseñar, en los institutos militares, que el socialismo es el enemigo del pueblo y porque el enemigo de éste es el imperialismo.

Al poco tiempo, sin que hayan cambiado esencialmente, el mismo presidente Juan Evo Morales Ayma, en diversas ocasiones, afirmó que el Ejército es anticolonialista y antiimperialista desde la Batalla de Aroma (1810), durante la guerra de la independencia del colonialismo español.

Algunos jefes militares han repetido esa afirmación del Presidente y, el Vicepresidente y el Ministro de Gobierno, han tratado de ideologizarla y fundamentarla.

Nosotros, en este espacio del semanario virtual Aquí, en contraposición, hemos afirmado y afirmamos que no existe ese Ejército ni esas Fuerzas Armadas y que a lo sumo sí existen en la cabeza y en los deseos de quienes hablan de esas cualidades inexistentes de los uniformados.

Añadimos que la actual demanda de los suboficiales y sargentos confirma que en las instituciones armadas hay colonialismo, sino les aconsejamos que desmientan, con fundamentos, los que afirman lo contrario.

Asimismo, entre las instituciones castrenses, en realidad represivas, existen la discriminación y los privilegios anotados. Asimismo, sabemos que hay otros privilegios y otras discriminaciones los que, creemos, deben ser contados por los afectados.

Nosotros reafirmamos que las Fuerzas Armadas Bolivianas ni siquiera son reformadas y que fueron el sustento armado del viejo Estado burgués dependiente y que como no fueron ni derrotadas ni destruidas —como durante la insurrección de abril de 1952— en verdad están incapacitadas de constituir el brazo armado del llamado Estado plurinacional el que, entre otras cosas, el que es irreal porque las FF.AA. bolivianas siguen “colonialistas” y llenas de “privilegios”.  

Y ese colonialismo y esos privilegios sólo acabarían en otras FF.AA. las que, para nosotros son imposibles con el actual gobierno que se apoya en ellas sin siquiera intentar reformarlas.

La Paz, 12 de abril de 2014.

*Periodista


[1]Detalles más detalles menos, medios de difusión del país, como el diario paceño Página Siete (PS), resumieron la demanda de los suboficiales y sargentos de las Fuerzas Armadas, especialmente, del Ejército, añadimos. La extensa cita precedente la tomamos de PS del 10 de abril de 2014.

Síguenos a través de:

facebook icontexto inside icon  twitter-logo-enelpc

Publicación Aquí 334

Visitas

24270182
Hoy
Ayer
Esta semana
Este mes
Total
6109
7771
41088
217590
24270182