cabecera aqui blog

"Aunque me cueste la pega y la vida"

AddThis Social Bookmark Button

Los apóstoles de la salud que saltan protocolos para vencer al COVID-19. A pesar de tantas bajas ¡SÍ, SE PUEDE!

martes, 16 de junio de 2020

Amalia Pando

En homenaje al Dr. Edmundo Pando que fue un gran médico.

Walter Limpias, periodista de Guayaramerín, en el Beni, no dudó en prestarse un carro y recorrer 300 kilómetros hasta San Ramón para convencer al Dr. Charly Gil de atender a un amigo de la familia que sufría de asfixia por el COVID-19.  Cuando regresó, el amigo ya había muerto. 


Dr. Charles Gil, en Guayaramerín.

El doctor Gil es de Trinidad, la capital. No hace mucho tiempo renunció a su cargo en COSSMIL, el hospital “centinela”, para dedicarse a sanar por su cuenta. Así comenzó a recorrer las abandonadas provincias. Su presencia en San Ramón fue noticia porque ayudó a sanar a pacientes que parecían moribundos. Allí, otro médico había logrado extraer de modo artesanal plasma y salvar a 11 pacientes graves.

En Guayaramerín, frontera con el Brasil, y con Walter como escudero, el Dr. Gil recorrió el barrio de San Isidro donde el amigo del periodista acababa de morir. Allí encontró a los que no aparecen en las estadísticas. Enfermos por el Coronavirus que se quedan a agonizar en su casa por no sufrir los rigores de un hospital desbordado donde muchos creen que solo se va a morir. 

Por donde pasa el Dr. Gil la gente empieza a sanar. Y ahora lo llaman de todo lado. No es que haga milagros ni sea apóstol de alguna religión. Aunque sus pacientes agradecen a Dios por su sanación, la receta resultó simple: Dióxido de cloro, diez gotas disueltas en un litro de agua.

AUNQUE ME CUESTE LA PEGA.

Dr. Pedro Luis Flores: recomienda corticoides y no antibióticos.

EL Dr. Pedro Luis Flores fue despedido del Seguro Bancario por viajar a Trinidad con la brigada de 20 médicos y enfermeras voluntarios que partió de La Paz el 19 de mayo. Pidió vacación de un mes sin goce de haberes y no le aceptaron. Poco después le llegó el memo de despido que tendrá que ser enmarcado como prueba de la insensible estupidez de algunos burócratas que dirigen las entidades de salud en Bolivia. 

Memorándum de despido de la Caja Bancaria 

En todo caso, la pérdida de su empleo en La Paz le permitió quedarse más tiempo en Trinidad para volcar allí toda su experiencia como especialista en Salud Pública. 

El Dr. Flores se inclina por el uso de corticoides que combaten a los virus y considera que para estos casos los antibióticos deberían prohibirse. Define la enfermedad causada por el Coronavirus como una laringotraqueobronquitis.

Y muy a propósito, este martes, investigadores de la Universidad de Oxford probaron que un medicamento llamado Dexametasona, que es un esteroide, reduce la mortalidad hasta en un tercio en pacientes graves.

Se pueden acabar con las muertes porque son “previsibles y evitables”, asegura al mismo tiempo el Dr. Flores que lamentablemente está probando su propia medicina, en sentido literal, porque él partió hacia Trinidad como médico y ahora está en condición de paciente. Está tranquilo y seguro de poder vencer al Coronavirus.

AUNQUE ME CUESTE LA VIDA

EL Dr. Juan Carlos Vichini ha muerto. Contrajo el virus en Trinidad cuando se puso en la primera línea para salvar la vida de otros. Joven y lleno de entusiasmo dejó Cochabamba para Integrar esa brigada de solidaridad, ahora memorable. Su familia lo llora amargamente y los mandiles blancos están de luto, por él y por tantos otros. 

Dr.  Juan Carlos Vichini. Ayudó a sanar pacientes en Trinidad, pero no sobrevivió al Coronavirus.

La lista de los trabajadores en salud caídos en el campo de batalla se está haciendo muy larga. Desde el fallecimiento, en abril pasado, de dos enfermeras en Santa Cruz, pasando por los tres médicos muertos en mayo en Trinidad, hasta un centenar o más de contagiados que están internos en hospitales o en aislamiento. Algunos en situación desesperante como el neurólogo Dr. Alfredo Wieder que busca plasma para seguir con vida.

TOCANDO FONDO Y SIN MÉDICOS

Como ejemplo de lo que ocurre en el país citamos otra vez al Beni. El 60 % de los 250 trabajadores en salud de Riberalta y Guayaramerín están con COVID-19. Trinidad, la capital, en mayo se quedó sin médicos, mientras en la población los casos positivos aumentaron cada día de cien en cien. De esa desolación surgió la brigada de los 20 y una conmovedora campaña de apoyo económico para los hospitales benianos, situación que finalmente sacudió al gobierno que se lanzó a buscar pacientes “casa por casa”. 

En las últimas horas de este lunes, el hospital del Tórax de La Paz,  ha cerrado sus puertas porque ya no le quedan médicos, todos dieron positivo. 

¡Qué factura tan alta e injusta están pagando¡ Y sin embargo, los que quedan siguen en primera fila, luchando en cuatro frentes: contra la pandemia, contra la miseria en los hospitales, contra los protocolos de la OMS y los egresados de Harvard, y contra los ataques terroristas del MAS que han hecho de ellos un blanco perfecto. 

TERROR DENTRO Y FUERA DE LOS HOSPITALES

En Cochabamba, allí donde acaba de morir el Dr. Vichini, en lo que va de este mes, el personal de salud fue atacado en seis ocasiones en la zona sur de la capital, en el Valle Alto, Sipe Sipe, la mina Kami, Independencia y el trópico de Cochabamba. El MAS, con Evo Morales a la cabeza, organiza estos ataques para encubrir su propia responsabilidad y encontrar a otro culpable del sufrimiento colectivo, de la peste, las muertes y la cuarentena. “Ellos, los médicos, agentes de la derecha, han traído el Coronavirus a la comunidad”.

El último ataque ocurrió este 15 de junio en Patacamaya, La Paz, y , de forma paralela, en Santa Cruz volaron tres torres de comunicación, hecho que acrecienta el dolor de la región más castigada por el COVID-19, con más del 60 % de todos los contagios, es decir, cerca de 12 mil de los 19 mil contabilizados a nivel nacional en el último boletín oficial. 

MUERTOS EN LAS CALLES

Estamos presenciando al COVID-19  en su versión desgarradora, la del tercer mundo. La de Guayaquil, en Ecuador, donde un día de abril la ciudad amaneció con muertos en las calles y aceras. Y esto comienza a pasar aquí. Tres cuerpos aparecieron en las últimas horas en las calles de la ciudad de Cochabamba. Y, en La Paz, un hombre no fue recibido en el hospital municipal de Cotahuma y murió en la puerta, como había ocurrido antes a las afueras del hospital Viedma de Cochabamba. 

Tres murieron en las calles de Cochabamba.

Tiene que ver con los protocolos. Aún está vigente la norma que dice que los hospitales “centinela” solo admiten pacientes con un test que certifique que tienen COVID-19. Por ese enorme obstáculo y por vergüenza o presión política, la mayoría de los enfermos se queda en su casa y allí muere. Lo entierran negando la verdadera causa del fallecimiento y la familia contagiada seguirá el curso de la enfermedad y la multiplicación de los contagios. 

En Santa Cruz, este lunes, una señora no supo qué hacer con el cuerpo de su hermano muerto hacía más de 24 horas. Finalmente pidió ayuda a una brigada de jóvenes voluntarios que hace este trabajo y que sólo existe en esa ciudad.

En otros casos, estando ya en las últimas, ahogándose, recién el enfermo de COVID-19 se decide a ir a un hospital y con suerte lo atienden y allí muere. Pero, si no lo reciben, se muere en la sala de espera o en la puerta o en la calle. 

La ministra de Salud anunció un viraje saludable: salir en busca de los pacientes casa por casa y abrir los hospitales para la atención de todos los que sientan algún síntoma de la presencia del Coronavirus. 

Obvio que del dicho al hecho hay mucho trecho. Aquí, en La Paz, no hay asomó de cambio alguno. Pero, además, quedan pocos médicos.  Sin embargo, en el Beni sí hay cambios y el resultado es asombroso. Los nuevos casos han disminuido de 136, 177 y 150, registrados en la primera semana de junio, a solo 17, 9 y 8 en los últimos tres días.

LLALLAGUA, PARA LLORAR A GRITOS

Todo colapsa: los laboratorios, los cementerios, las ambulancias, hasta los pasillos de algunos hospitales. Pero no escuché nada tan doloroso como la descripción hecha por la Dra. Nilda Flores en el hospital de Llallagua, Potosí. 

Quedó sola batiéndose contra el Coronavirus en un hospital inaugurado recién el año pasado que costó más de 17 millones de dólares, donde no hay guantes ni barbijos ni siquiera detergente y, a veces, ni siquiera agua.  

Lo peor es que no hay personal. Llegó un nuevo médico y la Dra. Flores teme que se vaya, como varios otros que luego de unos días abandona el cargo por los riesgos y porque no les pagan. Las autoridades de la Alcaldía son las únicas que se lavan las manos y no coordinan ni siquiera el recojo de pacientes que mueren en sus casas. 

José Orlando Calani, vecino de Llallagua está organizando una campaña para dotar a este hospital de lo mínimo indispensable como trapeadores, alcohol y jabón, no hablemos ya de medicamentos.

La Dra. Nilda Flores dice indignada: “Estoy muy cansada. ¿Qué quieren que hagamos?”

EL FACTOR SANACIÓN

Se busca la cura y el mundo entero está experimentando con los pacientes del Coronavirus. La única verdad es que la receta de la OMS no funciona y el resultado global de ese protocolo son los casi 8 millones de contagios y cerca de medio millón de víctimas fatales, sin contar los daños sociales y materiales de una recesión sin precedentes causada por las prolongadas cuarentenas. 

Brasil: segundo con más muertos en el mundo

APRENDIENDO TODOS LOS DIAS

Se sabe a ciencia cierta que no podemos apostar por una vacuna pues tardará en llegar. También se sabe que la hidroxicloroquina no es útil y puede causar muertes por infarto cardíaco. El infectólogo francés Didier Raoult abogó por este medicamento usado contra la malaria pero este lunes las autoridades norteamericanas lo prohibieron. La Ivermectina defendida por el médico cruceño Herland Vaca Diez tampoco ha tenido el impacto esperado. Por otro lado, se tiene certeza que la transfusión de plasma de los pacientes recuperados es la salvación para los nuevos enfermos, pero es escaso. También se conoce que los coágulos de sangre obstruyen los pulmones y que se debe usar anticoagulantes como la Fraxiparina. Y la última noticia esperanzadora es el Dexametasona, recomendado por los ingleses. Hay varias otras certezas largas de enumerar que los médicos de todos los países han ido descubriendo y compartiendo. 

DIOXIDO DE CLORO 

La Dra. Patricia Callispieri, directora de la Clínica del Sur de La Paz, le envío una carta a la presidente Jeanine Añez para que autorice el uso del tratamiento de Oxigenación Celular (CDS) qué consiste en Dióxido de Cloro diluido en agua. Es el mismo tratamiento usado por el Dr. Gil en Guayaramerín, otros en Ecuador y en Arequipa, Perú, por el Dr. Lorenzo Colque Arias. 

La Dra. Callispieri atendió en Trinidad a pacientes que se estaban muriendo en hospitales y domicilios. El reporte periodístico del impacto del Dióxido de Cloro es impactante. El antes y el después. 

El antes encuentra a los pacientes tumbados, agitados, con dificultad de respirar, sin dormir ni comer, y, al día siguiente, después de tomar unos litros de agua con Dióxido de Cloro, la vida ha vuelto a esas mujeres y hombres, unos jóvenes y otros no tanto, todos agradecidos por la aparición de esta doctora que los visitó en su casa y con apenas unas botellas de agua con medicamento les devolvió la vida.

Parece rápido y efectivo. Probar no cuesta nada. No es tóxico y no tiene efectos secundarios, asegura la Dra. Callispieri. Mejor, imposible.

Sin embargo, primero ver para creer. Si este tratamiento resultara ser un fiasco, por lo menos sabremos eso y quedará descartado, como tantos otros tratamientos. Pero, ¿y si fuera cierto? Santa Cruz podría ser liberada del virus en pocas semanas, condición indispensable para reactivar la economía y poner fin al terrorismo del MAS. Repito: ¡probar no cuesta nada¡

Al final, la que debe decidir es la Presidente Jeanine Añez. 

(Publicado en Cabildeo digital http://www.cabildeodigital.com/2020/06/aunque-me-cueste-la-pega-y-la-vida-los.html el 16 de junio de 2020 y en YouTube https://www.youtube.com/embed/9F9UxwBbjjM el 21 de junio de 2020)

 

Síguenos a través de:

facebook icontexto inside icon  twitter-logo-enelpc

Visitas

15036480
Hoy
Ayer
Esta semana
Este mes
Total
4694
9857
37551
135551
15036480