cabecera aqui blog

Juan Pablo Guzmán: Al oficialismo hay que “dejar hablar”

AddThis Social Bookmark Button

Periodista Juan Pablo Guzmán

Miércoles, 01 de mayo de 2019

Agradezco la oportunidad de haber retornado a la televisión después de más de una década. Fue fantástico sentir el afecto y la empatía del público y también bucear en el presente del periodismo televisivo.

Permítanme compartir con ustedes algunas reflexiones sobre esa actualidad, radicalmente diferente a mi primera temporada en la televisión. No intento hacer un diagnóstico. Solo manifiesto inquietudes, desilusiones y esperanzas, que quizás no abarquen al conjunto de la televisión, aunque sí, presumo, a parte de ella.

En los 16 años que hice periodismo en radio y televisión (Telesistema Boliviano-Canal 2, ATB, Red Uno y Radio Cristal, principalmente), entre 1985 y 2001, jamás el dueño de alguno de esos medios o sus directores, gerentes y jefes me dijeron a quién entrevistar, a quién no, ni qué preguntar o no preguntar. A lo mucho, recibí, extraordinariamente, la sugerencia de ser amable con algún cliente. Nada más.

Hoy, muchos entrevistados del oficialismo van a una entrevista con las preguntas que quieren que se les haga, acordada previamente con el medio. La consigna es “dejar hablar” al oficialismo y no “incomodarlo”. Ni pensar en cuestionarlo. ¿Opositores o analistas independientes? Nunca o de vez en cuando, para “salvar las formas”.

La agenda informativa surgía antes de la inquietud periodística, orientada por la novedad y el interés social, y se gestaba en la reflexión individual de cada periodista y en reuniones de un rico debate en equipo. Hoy, gran parte de la agenda se define en el Ministerio de Comunicación que, hay que reconocerlo, organiza hábilmente todos los días los temas a posicionar en algunos medios, los entrevistados, la “ayuda memoria” para estos y hasta las preguntas para los entrevistadores (¡!).

Hoy, no hay nada que aterrorice más a muchos medios que la queja de alguna autoridad o un oficialista por haber sido “incomodado” en una entrevista. Estas fuentes se han mal acostumbrado, con la venia de los medios dóciles, a que no se las cuestione y que se “les deje hablar”. Las personalidades inteligentes, que las hay en el oficialismo, responden en las entrevistas con habilidad y conocimiento, y se marchan tranquilos a casa. Los malacostumbrados a la lisonja periodística, que son los más, salen de la entrevista y llaman al encargado del medio para quejarse de que fueron “maltratados” y que se les preguntó “lo que no estaba acordado” (¿?).

Antes, presentar solo a una parte involucrada en un tema era un pecado fatal, como advierte el buen periodismo, que define no solo tener una contraparte, sino distintas visiones de un tema. Hoy, el soliloquio del oficialismo es costumbre ¡y ni siquiera provoca rubor!

En el presente, existe la ingenua y absurda idea de que se hace un favor al oficialismo evitando tocar ciertos temas o ignorándolos (que es lo mismo). No señor. Hoy en día hay decenas de medios y una vigorosa presencia informativa de las redes sociales, que hacen imposible que la gente no se entere de una cuestión pública. El silencio cómplice de un medio engaña a su público, no favorece a nadie y es un autogol de media cancha.

Justifican algunos que estas deplorables condiciones para el periodismo deben “sobrellevarse” porque las empresas viven de la publicidad del Gobierno. La lógica es: “Solo podemos sobrevivir económicamente si tenemos publicidad del Gobierno; paciencia, condescendencia, que ya cambiarán los tiempos” (¿?). Una verdadera hipoteca de la dignidad, que jamás se recupera, aunque los pragmáticos dirán se trata de un “sacrificio necesario”.

Para concluir... ¿Todo tiempo pasado fue mejor? No. La nostalgia ayuda a las emociones, pero es inútil para enfrentar los retos periodísticos del presente.

En cualquier época el buen periodismo siempre incomodará al poder porque esa es la génesis de la relación entre ambos. Pero, a diferencia del presente, en tiempos pasados el recelo del poder generaba a lo máximo intimidación, más no, como hoy, una sistemática política de triturar, hasta extinguir, a todo medio o periodista crítico.

¿Qué hacer entonces? ¿Rendirse para subsistir? ¿Callar o disfrazar las cosas para no incomodar al poder? Todo periodista que ame su profesión, que se respete a sí mismo e intuya que trabaja por el bien social dirá que NO.

Y aunque ese NO al poder cueste circunstancialmente su condena, será, siempre, la única garantía que le permitirá sobrevivir con su mayor y única riqueza: la conciencia de que, con la fidelidad a los principios de la ética, solo debe ser servil a la verdad y a nadie más...

https://www.paginasiete.bo/nacional/2019/5/1/juan-pablo-guzman-deja-bolivision-denuncia-que-al-oficialismo-hay-que-dejar-hablar-216741.html#!

Síguenos a través de:

facebook icontexto inside icon  twitter-logo-enelpc

El infamatorio

Creacionismo, filtraciones e inicio de la campaña del MAS (Miscelánea palaciega 6)

El Infamatorio
Domingo, 12 Mayo 2019

Ricardo Aguilar*

Mayo de 2019

“Las elecciones se respetan [...]. [La] Elección nacional vamos a respetar, en todo caso.” Evo Morales.


Read more...

Los vítores chilenos de La Moneda al abogado de la carcoma (Miscelánea palaciega 5)

El Infamatorio
Viernes, 03 Mayo 2019

(Casa tomada de Cerruto)

Ricardo Aguilar Agramont*

Julio de 2018

Ese estruendo de palmas y ovaciones que cruza con decisión el viento desde La Moneda hasta Palacio Quemado es el merecido reconocimiento a la ardua, infatigable y meticulosa labor emprendida los últimos años por el abogado de la carcoma para socavar la demanda marítima boliviana. Su incansable quehacer hoy llega a la cúspide con el enjuiciamiento del vocero de la demanda, Carlos Mesa, con una suerte de canalización de fondos bolivianos ¿indirectamente? al abogado de Chile en la Corte Internacional de Justicia (CIJ), con la liberación de toda culpa de los falsificadores de documentos y con el regalo de más de 40 millones de dólares de dinero ajeno a los defraudadores.


Read more...

La soledad del poder y el abogado de la carcoma (Miscelánea palaciega 4)

El Infamatorio
Jueves, 02 Mayo 2019

Julio de 2018

Ricardo Aguilar Agramont*

La literatura nos da una y otra vez patéticos ejemplos históricos de la infinita soledad del poder y sus aderezos (el dinero, la fama, etc.).


Read more...

Los poderosos derechos humanos de los privilegiados (Miscelánea palaciega 3)

El Infamatorio
Martes, 30 Abril 2019

Ricardo Aguilar Agramont*

Julio de 2018

Las perlas del extravío oficialista de la última semana y media son grandes. Quién sabe si fueron inspiradas por el aturdimiento que ocasiona el poder en demasía y el mucho tener. Primero que nada, están las joyas referentes al ministro de Gobierno Carlos Romero, si bien el viceministro de Defensa Social y Sustancias Controladas, Felipe Cáceres, diría más o menos así: “primero que nada, está el ministro Romero”.


Read more...

Política criolla, retrospectiva (Miscelánea palaciega 2)

El Infamatorio
Domingo, 28 Abril 2019

Ricardo Aguilar Agramont*

Junio de 2018

Después de la concatenación de contradicciones oficiales respecto de la lamentable muerte deJonathan Quispe y la versión oficial de que un policía autosuficiente disparó el proyectil que le cegó la vida, vino la declaración del ministro Carlos Romero sobre la interdicción de realizar manifestaciones políticas en eventos deportivos.


Read more...

Visitas

11508409
Hoy
Ayer
Esta semana
Este mes
Total
3676
5721
30711
77575
11508409