cabecera aqui blog

“No creo que el referendo afecte al resultado final de la demanda”

AddThis Social Bookmark Button

Eduardo Rodríguez Veltzé, agente boliviano ante la CIJ

“No hay que rasgarse las vestiduras porque el tema marítimo entre en el debate electoral”.

Domingo, 25 de octubre de 2015

Fotos Fredd Ramos / Página Siete. Juan Carlos Salazar, director de Página Siete;

 Eduardo Rodríguez e Isabel Mercado.

Página Siete / La Paz

Eduardo Rodríguez Veltzé, agente boliviano ante la Corte Internacional de La Haya, no cree que el referendo para posibilitar una nueva reelección del presidente Evo Morales afecte de algún modo al resultado de la demanda marítima boliviana. "No creo que tenga ningún impacto”, subraya, pero se abstiene de comentar la eventual influencia de la gestión en el ánimo de los votantes en la consulta del 21 de febrero.

Entrevistado en el Desayuno de Trabajo de Página Siete, admite que el tema de la demanda marítima "se cruza con la campaña electoral” y "parece inevitable” que entre en el debate electoral, pero afirma que "no hay que rasgarse las vestiduras” si eso ocurre. "Los ciudadanos bolivianos somos lo suficientemente maduros e inteligentes como para seguir un proceso y ejercer un derecho democrático a través del voto”, enfatiza.

El fallo de La Haya ha dado lugar a un nuevo debate entre autoridades de ambos países, a veces subido de tono, en el ámbito mediático. ¿Cómo puede afectar esta polémica al proceso?

No creo que afecte en absoluto al proceso mismo. Yo creo que son expresiones de las reacciones que se dan en ambas partes. Obviamente, lo deseable es que en lugar de tensiones haya aproximaciones, pero creo que esa dinámica de aproximación es lo que idealmente hay que trabajar en la diplomacia política, que es un camino que puede ir paralelo o no al proceso. En todo caso, es de esperar que bajen los ánimos. Yo prefiero mantener la serenidad y apuntar a un diálogo más productivo.

¿Cuáles son las posibilidades de que se dé ese diálogo?

Hay un espacio que es jurisdiccional ante la Corte, que se mantiene firme. Este espacio no impide el surgimiento de una aproximación entre las autoridades políticas de Chile y de Bolivia, pero esa decisión corresponde a esas autoridades, básicamente, a los niveles de decisión presidencial, y en eso quiero destacar que el presidente Morales tuvo esa iniciativa tan pronto se conoció el fallo. Yo animo a que esta aproximación pueda darse en el futuro próximo. 

Bolivia ha celebrado como un éxito muy grande el fallo de la Corte y ve con optimismo el resultado final de la demanda, pero usted ha dicho que se trata sólo de un primer paso.

¿Cuál es su pronóstico sobre el fallo definitivo?

Es importante destacar que la decisión de la Corte ha sido el resultado de un procedimiento incidental, una especie de mini proceso dentro del proceso que suspendió el proceso principal, y que la decisión de la Corte favoreció a Bolivia. Es una decisión transcendental, tanto porque la Corte ha reconocido que hay una disputa entre los dos países, y lo ha reconocido con sus propios argumentos al asumir la competencia, y porque ha definido que va a escuchar y resolver una controversia.

Eso tiene una significación extraordinaria porque en el pasado Chile no admitía, en primer lugar, que hay algo pendiente y, en segundo lugar, la posibilidad de someterse ante un tribunal. Entonces, qué es lo que ha ganado Bolivia: sentar a Chile ante un tribunal y lograr un proceso en el cual las dos partes tenemos la posibilidad de exponer ante un tribunal independiente nuestras pretensiones. Yo quiero insistir en que hemos tenido una victoria inicial porque hemos entrado, si vale el término, en la cancha, a un nuevo espacio, y ahora hay que jugar. Yo creo que es trascendental lo que se ha logrado. 

¿Qué es lo que resta?

Lo que resta tiene que ver con el proceso principal, con el tema de fondo. Nosotros hemos presentado la demanda y subsecuentemente la memoria, que tiene los respaldos de alegación jurídica, la evidencia y hay que esperar la contramemoria chilena a fines de julio próximo. Luego vendrán las dúplicas y réplicas, una segunda ronda de alegaciones escritas, luego las orales y la Corte estará lista para emitir su fallo, pero no es correcto hacer un pronóstico de un resultado. Lo más responsable es señalar que estamos trabajando con mucha responsabilidad, siguiendo los lineamientos de una política exterior, de un trabajo técnico profesional muy bien preparado con el apoyo pleno del Gobierno y de las instituciones, y con el concurso de una cantidad de profesionales bolivianos y extranjeros que nos colaboran en este emprendimiento. 

En relación al equipo, ha sido tema de debate reciente el de las autorías y protagonismos de la demanda, pero se conoce que la idea viene desde hace mucho tiempo atrás con el aporte de los mejores talentos…

Identificar los méritos de la demanda en un solo autor o personaje es un debate falso. Creo que hay que destacar que es una sucesión de iniciativas y actuaciones no solamente de autoridades públicas o del ámbito de las relaciones internacionales, sino de académicos que han ido generando ideas, algunas localmente, otras en el exterior.

Yo creo que el mérito está en la decisión política de haber ido captando todo lo que podía sumar, no solamente argumentos, no solamente ideas e hipótesis que se barajaron, sino de los talentos que profesionalmente fueron conduciendo a un proceso. Yo llegué no para la creación, sino para endosar un trabajo de la primera demanda, acabar con algunos ajustes antes de presentarla, pero yo encontré, y lo manifesté en su tiempo, que había un trabajo muy bien elaborado que venía de antes, cuyo mérito, insisto, está en haber tenido la grandeza de reconocer aportes y trabajos anteriores. Entonces, creo que el debate no es tanto de quién debería llevarse los lauros. Yo creo que el mérito está en reconocer que hay muchos aportes y destacar la decisión del gobierno del presidente Morales.

Aparentemente, Chile no estaba preparado para un fallo adverso, a juzgar por las críticas internas y las decisiones adoptadas para fortalecer su equipo y estrategia a todo nivel…

Así es, he leído esas noticias, pero a mí me resulta muy difícil comentar sobre el mérito de esas decisiones porque obviamente es la parte contraria. Me hizo mucha gracia la comparación que hizo el Canciller chileno cuando dijo que esos fichajes equivalían a los que hacía la selección de fútbol. Yo creo que eso está bien para justificar sus decisiones ante su audiencia. Nosotros, como contraparte, solamente estamos expectantes para enfrentar el producto de ese equipo. Habrá que ver qué hace en la parte jurídica en La Haya. Hay otra dimensión que es la de la diplomacia pública y en la cual seguramente Bolivia va a saber qué actuaciones realizar frente a las estrategias comunicacionales. Hay que evaluar lo que viene, pero debo decir que Bolivia está preparada para cualquier contingencia.

Usted tuvo un gran apoyo de la opinión pública boliviana, mientras que el agente chileno ha sido muy cuestionado…

El cuestionamiento que le hagan a don Felipe Bulnes es un tema interno. Yo me siento muy reconfortado por el apoyo que recibimos del Presidente y sobre todo de la población. Creo que Bolivia muestra una significativa unidad de su equipo en sus actuaciones, no muestra quebrantos ni cuestionamientos y espero que sigamos así.

Muchas voces chilenas han deslegitimado a la Corte, señalándola como contraria a los intereses chilenos...

Creo que son reacciones frente a algo que no se esperaban y, como dice el dicho popular, están respirando por la herida. No creo que sean expresiones serias porque Chile más bien tiene respeto por los organismos internacionales, la propia presidenta Michelle Bachelet fue funcionaria de jerarquía de Naciones Unidas y el canciller Heraldo Muñoz ha llegado a ser subsecretario general del PNUD; entonces, es un enorme contrasentido que las autoridades que han sido parte de un sistema hoy cuestionen a un tribunal que es un órgano de ese sistema. 

Se dijo desde un principio, y el Presidente fue el primero en decirlo, que no se iba a utilizar el tema de la demanda marítima en el debate político partidista de cara al referendo, pero de hecho ya ha entrado en la campaña. ¿Esto afecta a la unidad de la posición boliviana?

Hay un indudable interés en debatir el tema, en conocerlo, y esto se cruza con la campaña electoral. Yo creo que ambos temas son legítimos. Hay un proceso de conocimiento e información ciudadana y parece inevitable que los partidos políticos exploren los contornos de esta experiencia que es única. Pocas veces en el país han concurrido dos temas como estos al mismo tiempo. Yo creo que no hay que rasgarse la vestiduras porque se toque uno u otro tema. Los ciudadanos bolivianos somos suficientemente maduros e inteligentes como para seguir un proceso, conocer la información y también ejercer un derecho democrático a través del voto. Yo creo que hay que entender que son temas entrelazados en muchos vértices. No es fácil decir: ‘”Esto se pone en un fanal y no se toca”. Yo creo que vivimos un proceso democrático de alta intensidad y creo que debemos confiar en la madurez de los que participan en él. 

Pero el tema sí va a tener impacto…

No creo que cualquiera que sea el resultado del referendo afecte al resultado de La Haya, de ninguna manera. Los jueces están concentrados en resolver un tema que está enmarcado en un proceso arreglado conforme a un procedimiento y contornos definidos por el alcance de la demanda y las alegaciones de las partes. Si en un país hay un referendo, elecciones generales, eso no es parte de lo que deba alegarse. Por eso, francamente, no creo que tenga ningún impacto.

¿Y a la inversa? ¿El tema tendrá impacto en el resultado del referendo?

 Eso está en manos de los ciudadanos que tienen que tomar una decisión.

"No soy un héroe... Hay que asumir que la gestión en La Haya es un trabajo de todos”

Rodríguez Veltzé afirma que no tenía ningún indicio sobre el fallo que emitió la Corte Internacional de La Haya a favor de Bolivia el 24 de septiembre pasado, porque los magistrados del tribunal trabajan con una gran reserva. "No hay filtraciones posibles”, dice al recordar las horas previas al dictamen. Por ello mismo, afirma que sintió una "enorme satisfacción” al ver cómo la Corte admitía los argumentos de Bolivia y "fulminaba o desestimaba” los de Chile.

"A medida que el presidente de la Corte iba leyendo el fallo, veíamos que las ideas y los razonamientos que iba desplegando estaban más próximos a nuestros argumentos. Era francamente apasionante oír los razonamientos muy bien logrados de la Corte, que hilvanaban con los argumentos que presentamos en nuestra defensa ante la objeción chilena y que terminaron con un fallo yo diría relativamente corto, comparado con otros, con una claridad y una contundencia que obviamente nos pareció que era el mejor escenario que podíamos tener”, agregó.

Sin embargo, el agente no se siente un "héroe”, como lo catalogan muchos de los bolivianos, por su papel al frente de la delegación en La Haya.

"En eso soy bastante más cauteloso”, dice con modestia. "Yo aprecio mucho las manifestaciones de apoyo y los homenajes, como el que acabo de recibir en la Alcaldía de La Paz, pero tenemos que asumir que es una tarea de todos”, concluye.

"Los conflictos se resuelven por el derecho y la justicia”

"Vivimos en un tiempo muy distinto al que se vivió en la época de las invasiones y la firma de los tratados; hoy día el mundo y la humanidad viven tiempos en los que se está empezando a destacar los grandes logros de la posguerra en términos de que los grandes conflictos se resuelven por la vía del diálogo, la negociación, el derecho y la justicia”, dice el agente boliviano en La Haya.

"Creo que Bolivia y Chile —agrega— somos protagonistas de un nuevo tiempo mundial y ese es un desafío que no es el de enfrentarnos entre bolivianos y chilenos, sino el de la posibilidad de mostrar al mundo que también podemos zanjar un conflicto que viene del pasado”.

Para ello, explica, "tenemos los mejores instrumentos, que son los que nos hemos dado los países en la posguerra con la creación de Naciones Unidas, de un tribunal que está dando muestras de gran sabiduría al contribuir a resolver problemas graves”.

Rodríguez Veltzé cita el diferendo entre Chile y Perú y el que se planteó hace poco entre Ecuador y Colombia por un tema de fumigación de cocales. Al solucionar estos conflictos, agrega, la Corte "envía una señal muy importante a otras partes del mundo donde todavía se agarran a bala”.

Síguenos a través de:

facebook icontexto inside icon  twitter-logo-enelpc

Publicación Aquí 330

Visitas

22815930
Hoy
Ayer
Esta semana
Este mes
Total
6012
8072
6012
20355
22815930