cabecera aqui blog

Amalia Pando: Los gobernantes están conculcando nuestros derechos básicos (I)

AddThis Social Bookmark Button

periodismo y comunicación

Charla en la UPEA

Redacción de Aquí

 “Sin ustedes (los jóvenes) el país no va a dar un paso. Si los jóvenes no se interesan por el país: en el futuro, en el presente, en la democracia, en sus luchas coyunturales de mediano y largo plazo, el país no va avanzar. Ustedes son la levadura, son la inteligencia de esta gran y combativa ciudad de El Alto, con quien yo tengo un pacto de sangre que se selló en octubre del 2003”, así inició su intervención, Amalia Pando, el pasado viernes 11 de septiembre en la Universidad Pública de El Alto (UPEA); la periodista que interpeló al gobierno de Evo Morales desde los micrófonos de radio Erbol, quien para evitar la “asfixia económica” de ese medio oral de La Paz, prefirió renunciar; decisión que fue aceptada por el Directorio de esa red de emisoras, al revés de lo que esperaba al menos una parte su audiencia.

Amalia Pando fue invitada por estudiantes y docentes de la carrera de Comunicación Social de la UPEA, para que diera una charla en sus instalaciones sobre “Libertad de expresión y democracia”, en el salón Akapana, de ese centro de educación superior.

El auditorio lleno de estudiantes y docentes escuchó con atención la voz firme de la que apoyó con entusiasmo —como ella misma afirmó y como muchos otros lo hicimos—, la primera gestión gubernamental del MAS, por los avances sociales que se dieron, como la inclusión social de numerosos sectores antes marginados, la lucha contra la discriminación, la reforma impositiva a las transnacionales petroleras…

y el momento actual

Volviendo a los sucesos de octubre del 2003, La disertante señaló que los momentos que se están viviendo hoy son parecidos a los de aquel tiempo(octubre del 2003), pero espera que esos hechos no se vuelvan suceder, en el que hubo víctimas mortales.

Desde el punto de vista comunicacional —continuó Amalia Pando—, ella se considera que siempre fue offsider: “Estoy distante a lo que hacen todos los demás.” Pero en qué encuentra parecidos a aquel octubre del 2003 con el momento actual: “…en el alineamiento masivo de los medios con el poder establecido”: de 60 radios en La Paz, 59 respaldaban al gobierno (de Sánchez de Lozada), la excepción (era) Radio Erbol; de la red de canales de televisión, si no me equivoco de 18 sólo dos no seguían la pauta del gobierno: La pauta del gobierno era: “…no digan la verdad, porque si dicen la verdad incitan a la violencia… se ponen en contra del gobierno democrático y constitucional.”

Los hechos de octubre del 2003 empezaron en Sorata, con un bloqueo del camino de salida de esa localidad, con lo que impidió el retorno de turistas. El ministro de Gobierno (Sánchez Berzaín) llegó allí en helicóptero y se armó la toletole con un primer muerto; paralelamente había una huelga (de hambre en Radio San Gabriel en El Alto), dirigida por Felipe Quispe, de la Confederación Sindical Única de Campesinos de Bolivia. “No se avizoraba que una huelga más pudiera acabar con el mandato de Sánchez de Lozada”; el único “loquito” que pedía su renuncia era el principal ejecutivo de la Central Obrera Boliviana (COB), Jaime Solares, pedido que nadie hacia caso porque estaba arrinconado por los demás dirigentes; pero aun así, era otra COB, donde sus dirigentes decían lo que estaba mal porque estaban en contra del Gobierno; no como ahora.

Cuando se desencadenan los hechos “tuve el privilegio, junto con equipo del canal de televisión (Cadena A) que me acompañaba, de entrar a todos los rincones de El Alto para decir la verdad”, afirma Pando, porque los otros medios periodísticos no querían mostrar los muertos y heridos que caían a consecuencia de la represión militar y policial… ¿Y qué es lo que se estaba queriendo ocultar desde el gobierno? Relata la periodista: Como consecuencia del paro en El Alto había desabastecimiento de gasolina en La Paz y el gobierno quería restablecer el suministro para que se restablezca la circulación del transporte con cisternas. Pero allí hubo un muerto, en Senkata, en las puertas de esa planta distribuidora de carburantes. La versión oficial era que esa persona se “suicidó” porque quiso entrar a esa dependencia estatal, tratando de pasar las vallas: se cayó y murió. Entonces los vecinos lo velaron en la calle para mostrarle al gobierno que había matado a bala a alguien. El gobierno quería llevarse al muerto para ocultarlo.

Amalia Pando estaba en La Paz, “en ese canal que era pequeño y que casi nadie conocía”. Entonces difundieron la  información oficial e inmediatamente llegaron llamadas de los vecinos que aclaraban irritadísimos de que esa versión era una mentira: inmediatamente rectificamos y a partir de ese momento nos ganamos la confianza de los pobladores de El Alto y llegamos a dónde otros medios no pudieron. Parece que eso que es la rutina del periodismo, decir la verdad, en esos momento candentes, cuando se está jugando el destino del país, resulta ser una proeza, porque todos los demás medios decían que se había suicidado.” Ese hecho permitió que los vecinos evaluaran el rol de los medios y evidenciaran que la mayoría mentía; de esa forma, señala Pando, su canal empezó a entrar barrio por barrio, a reportar muerto por muerto, asamblea por asamblea, porque se ganó la confianza de la gente diciendo la verdad.

El trabajo del periodismo es decir la verdad, al margen de que me guste o no el gobierno, subrayó Pando, y si la verdad tumba al gobierno, que lo tumbe. Y afortunadamente ella dirigía ese canal televisivo, porque el dueño estaba en Miami, y por esa circunstancia lo hacía con amplia libertad, con llamadas de los vecinos, circulando por las calles en un carrito Volkswagen que la gente permitía su paso abriendo las barricadas. En esos momentos trabajamos con los hermanos Romero, que después de eso no sé si se portaron bien o mal, complementa la periodista.

En esa cobertura periodística, dice, me reprocharon que  las imágenes que se mostraban eran morbosas: “Mostrábamos los muertos y nos llamaron morbosos, pero esos muertos son los tumbaron a Gonzalo Sánchez de Lozada (…) incluso recibí la llamada del ministro de Salud, Javier Torres Goitia, para persuadirme así: ‘Parala, Amalia, pon musiquita’; pero nosotros seguimos dando información, mostrando la verdad (…) Entonces intentan volar (dinamitar) la antena del canal. 

Sin debate vamos al referéndum por los estatutos

Ahora el 99 % de los medios sigue lo que dice el gobierno de Evo Morales, porque está respaldando el proyecto prorroguista del presidente Evo Morales, señaló la periodista, y el 1 por ciento era Erbol, pero hicieron todas las maniobras posibles para sacarme de ese medio y lo consiguieron, renuncia de por medio. De alguna manera, puntualiza, estaba reflejando un sentimiento, no sé minoritario o mayoritario, pero con seguridad democrático, porque no es saludable que el país tenga un presidente durante 40 años; eso no es democracia.

Esperamos que no tengamos que sufrir lo que pasa en Corea del Norte, donde hubo una revolución socialista, donde la gente tenía mucha esperanza, por tener mejores condiciones de vida, no sólo por la coyuntura, por ganar más o por tener una pega (trabajo) en la Alcaldía; ese sentimiento hubo en la movilización de octubre del 2003, nadie estaba pensando en su bolsillo o que su pariente entre a la gobernación, son esperanzas colectivas, son indignaciones lo que mueve a la gente; primero el pueblo dice no, sabe lo que no quiere, luego descubre lo que quiere: no quiero más neoliberales, no quiero más privatizaciones, no quiero más imperialismos. Esas consignas movió a la gente y se hizo revoluciones en China, en Corea, en Viet Nam, con la bandera socialista, con la bandera roja, con la hoz y el martillo… en Corea con Kim Il Sung, en Vietnam con Ho Chi Min, y aquí cantábamos Ho Ho Ho Ho Chi Min / lucharemos  hasta el fin, y también en la UMSA gritábamos muera la bo / muera la bo / muera la bota militar / viva la u / viva la u / viva la universidad. Era el tiempo de las luchas sociales, llenos de esperanzas, el “Mayo Francés del 68”, la lucha del Che Guevara, los vietnamitas peleando contra Estados Unidos… se luchaba por un mundo mejor, llenos de ilusiones pensando de que íbamos a conseguir un mundo sin pobreza, con educación, con ciencia, pero esencialmente por un mundo libre.

Los que luchamos en esa jornadas, ya todos sesentones, aclara Pando, no conseguimos en América Latina el socialismo, pero si la democracia, porque las dictaduras habían impuesto regímenes sin libertad.

Pero en esos pueblos donde triunfó el socialismo, los gobernantes hicieron una enorme traición a sus pueblos, estableciendo dictaduras. Por ejemplo en Corea del Norte tomó el poder Kim Il Sung quien prometió y cumplió muchas reformas; pero luego se instaló allí un poder autoritario y hereditario bajo el manto de la Unión Soviética: luego heredó el poder el hijo Kim Jong-Il y después el nieto Kim Jong-Un. Este último hará fusilar a quienes no estén de acuerdo con sus criterios; por ejemplo, recientemente ordenó la ejecución del arquitecto que diseñó un aeropuerto con el argumento de que "no estaba en línea con el carácter y la identidad nacional" de Corea del Norte. El arquitecto que hizo la remodelación del aeropuerto de El Alto que agradezca que no está en Corea del Norte, que me disculpe,  porque que lo que hizo es un mamarracho, acotó Amalia Pando. Si eso le pasa a un arquitecto en Corea, qué le podría pasar a un periodista, y lo que pasa es que allí es que los que se dicen que son periodistas no lo son, son funcionarios del gobierno que traducen en letras o imágenes lo que dice el mandatario y lo pasan por los medios; allí no hay posibilidad de denunciar ningún acto irregular.

Para ejercer el periodismo necesitamos democracia. El mayor acceso a la información. En Suecia, anotó la periodista, una primera viceministra fue obligada a renunciar porque compró artículos para su uso personal con una tarjeta bancaria corporativa para altos servidores públicos. Esa información habría sido descubierta por un periodista que pidió los extractos de la su cuenta, denunció el hecho y cayó esa autoridad. De eso se trata, el periodismo de acceder a información oficial, analizarla y si encuentra irregularidades, denunciar públicamente; y el gobierno tiene la obligación de sancionar a esa autoridad y, por supuesto, recuperar el dinero estatal.

Acá en Bolivia, subrayó Amalia, qué lejos estamos… por ejemplo, si un periodista pidiera a los organismos estatales: “Por favor denme los extractos del Fondo Indígena”, seguro le responderían “Váyase al diablo.” Y sucede que en ese organismo 102 millones de bolivianos fueron desembolsados y no fueron ejecutados en las obras y/o proyectos para donde estaban destinados, yendo a para a cuentas privadas de varios dirigentes campesinos e indígenas; pero las autoridades responsables de ese manejo no están acusadas…

 “Cuando empieza a cerrase la democracia, inversamente proporcional crece el cinismo en el poder y crece la represión. Como a los gobernantes no les gusta la democracia es que están tapando negociados; cuando no les gusta la prensa independencia, lo que en realidad no les gusta es la crítica y el riesgo de que los periodistas investiguen los trapos sucios del gobierno… entonces hay que acallarlos, hay que sacarlos. Y pronto estamos ante dos eventos de apariencia democrática: El referéndum por los estatutos autonómicos y el referéndum por la reelección indefinida.

Sánchez de Lozada no quería referéndum para definir la venta de gas por Chile y aun ya escapando, se resistió de que si habría referéndum pero no vinculante. Caído Sánchez de Lozada, se hizo el referéndum durante el gobierno de Carlos Mesa. El referéndum fue una conquista, contó 60 vidas. El referéndum debe ser democrático donde los que están por el sí y los que están por el no deben tener el derecho a defender su posición, pero ahora sucede que para el referéndum de los estatutos autonómicos, los que no se inscribieron para hacer campaña no pueden decir nada; eso no es democrático.

Este referéndum por los estatutos autonómicos es menos democrático que el referéndum que organizo el dictador chileno Pinochet, para preguntar si continuaba gobernando o se iba… y el pueblo le dijo no. Ese dictador dio más garantías a los que optaron por el no que el actual gobierno y el Tribunal Supremo Electoral para el referéndum de la próxima semana.

La Constitución Política del Estado garantiza la libertad de expresión, pero el gobierno y el Tribunal Electoral están conculcando ese derecho: sólo se puede difundir, dicen, porque nadie se inscribió para hacer propaganda por el no, ni tampoco se puede hacer debates donde se critique su contenido, es decir, este es el referéndum más antidemocrático. “Usted solo puede leer el estatuto, me dijeron, y yo respondí, no, no, no, yo no soy locutora, discúlpenme, yo soy periodista. Yo quiero cuestionar el estatuto, no solo dar lectura… ”

Los gobernantes están conculcando los derechos básicos de todos nosotros, no sólo de los periodistas, señaló Amalia, el derecho a estar informado para votar por las virtudes del estatuto, de los que dicen sí, y para que nos convenzan, hay que escuchar los argumentos de los que dicen no.

Pero, el presidente Morales eliminó los debates; él no va a ningún debate y los demás que le siguen actúan igual, hasta el último candidato de la lista del partido gobernante, el más pinche, tampoco va al debate. Y paradógicamente el dictador Pinochet permitió que haya debate para su referéndum, seguro de que ganaría, porque él se consideraba campeón de la democracia, como dijo recientemente el colega Andrés Gómez: los dictadores nunca se van a considerar dictadores, ellos se creen la encarnación del pueblo, insustituibles y democráticos… pero ganó el no y Pinochet tuvo que irse.

Esa historia está plasmada en una película que hay que verla, más ahora que estamos cerca la referéndum. Entonces la periodista pregunto qué se llama esa película, y el publico respondió al unisonó con un ¡no !, aclarando inmediatamente la periodista que por si acaso se está hablando de la película y que no se está haciendo propaganda por el no, por si hubiera en la sala algún tira (agente) del Ministerio de Gobierno, concluyó Amalia.

Síguenos a través de:

facebook icontexto inside icon  twitter-logo-enelpc

Publicación Aquí 332

Visitas

23425095
Hoy
Ayer
Esta semana
Este mes
Total
4681
4799
21221
183475
23425095