cabecera aqui blog

Atar la bestia moribunda*

AddThis Social Bookmark Button

Marcos Domich

Gracias al poder de los medios de comunicación, el imperialismo ha adquirido la capacidad de crear focos de tensión con una velocidad extraordinaria. La semana transcurrida el nuevo foco o, más exactamente, la activación del mismo ha recaído en Irán. Irán ha sido “acusado” de estar construyendo bombas atómicas. El informe presentado por el japonés Yukia Amano muestra que es un señor completamente digitado por los EUA. Qué diferencia con el anterior Director General de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA), con el egipcio Baradey, Premio Nobel de la Paz, precisamente por su honesta y equilibrada gestión en el cargo.

Todo el bullicio - de ninguna manera inocente – se basa en el informe publicado por la (AIEA) de Amano que, sin citar fuentes ni mostrar pruebas ni siquiera indicios, sino con una vaga cita a “fuentes de inteligencia”, lanza este bulo que está cargado de muy peligrosas proyecciones y, más exactamente, peligrosas intenciones. Todo recuerda lo que sucedió con Irak. El entonces Secretario de Estado estadounidense Collin Power se presentó en las Naciones Unidas para mostrar fotos satelitales de probables rampas de lanzamiento de misiles con cabeza nuclear y de cañones capaces de disparar proyectiles nucleares. EUA tuvo el pretexto para invadir Irak, lo hizo y hasta ahora, van diez años, nunca encontraron la famosa tecnología nuclear. Irák perdió su petróleo, perdió su soberanía, perdió sus tesoros arqueológicos y, lo peor, perdió a 100.000 seres humanos, sumiendo a millones más en la miseria. El presidente Ahmanideyad ha negado rotundamente las acusaciones y hasta las ha ridiculizado. Ha dicho “ni que fuéramos tontos en construir 2 bombas nucleares cuando ellos tienen 20.000”.  

Paralelamente, desde Israel se ha deslizado una campaña de rumores acerca de la posibilidad de un inminente ataque “preventivo” contra las instalaciones nucleares de Irán. Y también se ha denunciado, en este caso, números. Se sabe que Israel posee unas 200 bombas y toda la capacidad para lanzarlas. Pero este hecho no lo menciona casi ningún medio de comunicación. Los dominados por las transnacionales de la información y que responden a al diktat del gran capital lo silencian. Entre tanto el mundo entra en una zona de alarma naranja, por lo menos. Israel ya ha atacado dos veces instalaciones nucleares: En Irak hace años y en Siria más recientemente. Los dirigentes iraníes han dicho que se defenderán resueltamente y con todo lo que tienen. Cerrarían el Estrecho de Ormuz por donde pasa el 40% del petróleo que consume occidente. ¿A dónde acudiría EUA para no paralizar su economía? Ya tiene los ojos puestos en América Latina y sobre todo en Venezuela que es de lejos su mayor proveedor y posee las mayores reservas mundiales. Así no resulta extraño que Hugo Chávez denunciara que se detectó en sus aguas territoriales un submarino, al parecer atómico, que fugó ante las advertencias de los guardacostas.

En dos palabras hay que decir que el trasfondo de toda esta algarabía mediática es la crisis sistémica del capitalismo. Ya cayeron dos gobiernos: el de Papandreu y el de Berlusconi y pueden caer otros más. Es el capitalismo agónico, no queda sino acompañar su muerte como dice el sociólogo estadounidense Lowenstein. Pero hay que atar a bestia moribunda. Sus coletazos pueden hundir al mundo con ella.

(*)Artículo publicado resumido en OPINIÓN de Cochabamba (13-11-2011)

Síguenos a través de:

facebook icontexto inside icon  twitter-logo-enelpc

Publicación Aquí 332

Visitas

23413858
Hoy
Ayer
Esta semana
Este mes
Total
9984
8307
9984
172238
23413858