cabecera aqui blog

Las pruebas cruciales en el caso Aramayo-Kushner (II)

AddThis Social Bookmark Button

Página Siete presenta la segunda entrega sobre uno de los casos de mayor relevancia en los últimos seis meses. El hecho ha despertado un nuevo debate sobre los procesos de investigación, su ejecución, los tiempos en el cuestionado sistema judicial y sobre el delito de feminicidio en la sociedad boliviana.

Miércoles, 24 de febrero de 2016

Alejandra Pau / La Paz

Pasaron seis meses desde el deceso de Andrea Aramayo, el mismo tiempo en que se espera la aplicación de justicia. Su madre, Helen Álvarez, aseguró desde el inicio que se trata de un feminicidio, que William Kushner la atropelló. La defensa del imputado, y expareja de la fallecida, sostiene que fue un accidente de tránsito y anunció que buscará el sobreseimiento del caso.

La etapa preparatoria se lleva a cabo durante seis meses, según establece el Código de Procedimiento Penal. En ese tiempo se realizan investigaciones para determinar si el imputado será acusado formalmente por feminicidio u otra tipificación. Ambas partes han denunciado irregularidades desde el inicio de este proceso. En tanto, Álvarez argumenta que hay pericias que aún no se han entregado.

Los días que pasaron antes de recolectar evidencias en el lugar donde sucedió el hecho, y en el vehículo que conducía el sospechoso —guardado en un estacionamiento privado y a la intemperie durante más de una semana—. Estas son dos de las varias irregularidades que ha tenido la etapa de investigación, según las partes. 

Se suman las imágenes de la cámara de seguridad, ubicada en la calle Pedro Salazar y 6 de Agosto, que hasta hace pocas semanas peritos de la Fiscalía intentaban rescatar de un servidor, que fue secuestrado hace seis meses.

Álvarez, periodista y activista por los derechos de la mujer, tiene clara su posición, "si faltan pericias, entonces cómo se puede ir a juicio. La víctima es la que va en total y absoluta desventaja”. La abogada de la parte querellante, Estefanía Suárez, explica: "A nosotros nos corresponde presentar nuestra acusación particular, pero en esta acusación se ofrecen las pruebas que entrarán al juicio y si no se tienen en ese momento, qué ofrecerá la Fiscalía.”

La defensa de Kushner sostiene que todas las pruebas y los peritajes que se fueron colectando pueden demostrar, según evalúa la abogada Audalia Zurita, "que la única responsabilidad que puede tener Kushner es haber manejado un auto en estado de ebriedad porque no se ha encontrado ningún tipo de relación entre la muerte de Aramayo y el accionar del imputado”.

El hecho y las pruebas

Aramayo, de 27 años, conoció a Kushner, de 38, cuando comenzó a trabajar en uno de los consultorios de Dentaria, de propiedad del imputado. La relación amorosa duró alrededor de ocho meses y terminó días antes de que coincidieran en el Pub Mongo’s, la noche del 19 de agosto de 2015. Discutieron, según testigos, y cuando él se retiró del lugar, ella salió corriendo para alcanzarlo. Fue entonces que el empresario y abogado supuestamente atropelló a su expareja, que falleció horas después.

Una de las pruebas fundamentales de la parte querellante es el protocolo de autopsia del Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF), que concluye que la causa básica de muerte fue un "traumatismo cráneo encefálico abierto grave, complicado con fractura de bóveda y base del cráneo, asociado a hemorragia intracerebral”, además de múltiples lesiones en la cadera, columna, laceración del pulmón y daño a órganos.

Para Álvarez y sus abogados, de ninguna manera la cantidad de lesiones coincide con haber resbalado y haber sido contactada por una llanta, hipótesis que argumenta la defensa. Su caso, según la parte acusadora, se refuerza con el hallazgo de sangre, cabellos y fibra en las llantas del vehículo implicado; también con la comprobación de que su hija no estaba en estado de ebriedad, a través del examen toxicológico de humor vítreo y con los mensajes de WhatsApp que, según Álvarez, ponen en evidencia el ejercicio de violencia psicológica y laboral, corroborada por las amistades de la víctima, entre otros.

Accidentología vial

La defensa de Kushner señala que una de las pruebas cruciales para demostrar que no hubo intención del imputado de cometer feminicidio es el peritaje de accidentología vial en el cual, según explican los peritos, ella cae al correr y en ese momento su pie derecho es contactado por la llanta trasera izquierda.

"Por eso es que el vehículo le pasa por la punta de la rodilla, tiene un contacto con la mano y de manera leve con la cara”, explica Zurita. Las lesiones citadas por la abogada corresponden a las halladas en la autopsia de parte de la defensa.

El peritaje fue impugnado por la parte acusadora, ya que lo considera incoherente. "En el último punto —que si no me equivoco es la causa basal— concluye que si mi hija no se acercaba al carro el hecho que se investiga no hubiera ocurrido. ¿Y por qué no ponen que si él frenaba el vehículo el hecho no hubiera pasado? Mi hija estaba gritándole ahí, al oído y él no ha parado. Entonces, ¿es culpa de ella?”.

El informe de autopsia de parte, además de hallar lesiones en la rodilla y la mano, no mencionadas en el del IDIF, concluye que gran parte de los múltiples daños internos que figura en el informe previo se deben a la mala manipulación en el momento en que se realizó. "Se ha hecho con la intención de tratar de justificar un feminicidio”, añade el abogado Ernesto Vásquez.

Está, además, la autopsia psicológica de Aramayo que indica que tenía una "personalidad límite” y estaba deprimida. Lo que significa, según la abogada Aida Camacho, que está en el límite entre lo normal y tener una patología. Asimismo, la defensa desestima el valor de los mensajes de WhatsApp y asegura que cuenta con tres testigos que corroboran su versión.

Las irregularidades

Para la defensa, la irregularidad que marca un hito en el tratamiento del caso fue la presión política que hubo del fiscal general, Ramiro Guerrero; del presidente del Senado, Gringo Gonzales; de la presidenta de la Cámara de Diputados, Gabriela Montaño; de Mujeres Creando y de todos los medios de comunicación, para que el caso sea investigado como feminicidio.

Ello, según afirman, ocasionó una dilación en la asignación de la Comisión de Fiscales y que las tareas investigativas más importantes, que se desarrollan los primeros cinco días, no se realicen y se pospongan para después de la imputación.

La parte acusadora sostiene que hubo muchas irregularidades, como la relación estrecha entre los abogados de la defensa y la Comisión de Fiscales; un análisis de alcoholemia ilegal realizado a Aramayo en la Clínica del Sur, que concluye que estaba en estado de ebriedad, con el objetivo de crear una coartada para el imputado, con detención preventiva en San Pedro.

Además, cuentan con un informe de la teniente Helen Mercado, hoy alejada del caso, que fue enviado a la Dirección Nacional de la Fuerza Especial de Lucha contra la Violencia y que manifiesta que se intentó coordinar con la Fiscalía los distintos actuados procesales que debían realizarse, pero que la comisión de fiscales fue reticente en muchos requerimientos. 

Los seis meses

Página Siete trató de comunicarse con la familia Kushner para consultar cómo se encuentra el imputado. Su hermano, Luis Kushner, vía telefónica, dijo que no tenía ningún comentario. Sus abogados dijeron que está bastante deprimido por un proceso en el que evidentemente se ha demostrado que no tiene el poder que le atribuyen.

Álvarez dice que en estos seis meses su fortaleza está en la lucha para obtener justicia para su hija. "Quiero impedir que haya una lapidación social promovida por el victimario que se victimiza (...). Mi hija está muerta y mi nieta no tiene mamá y son dos víctimas. No hay que olvidar eso, el feminicidio termina siendo un mensaje para todas las mujeres de que si te sales del esquema que nos han trazado culturalmente corren el riesgo de no sobrevivir”.

Hay un silencio prolongado luego de preguntarle qué hará si no hay una imputación por feminicidio. Finalmente responde: "hay otras instancias, no hay casualidades (...). Estamos ante instituciones que deberían investigar y garantizar un rigor científico, algo que no sucede. Los feminicidios terminan pasando por un suicidio o accidente”.

En tanto, ambas partes aguardan un pronunciamiento del Ministerio Público.

Una forense independiente habla de las pruebas

La magister en medicina forense y miembro de la Asociación Nacional de Expertos en Medicina Legal, Fernanda Monroy, no ha sido parte del caso que investiga la muerte de Andrea Aramayo. Como especialista independiente, explica que se estima que seis meses, estipulados por ley, es un tiempo prudencial para investigar y recabar las pruebas suficientes.

"Ello para seguir el proceso o hacer un sobreseimiento, en el caso de que no haya pruebas suficientes que permitan sustentar una acusación”. Añade  que las pericias no pueden dejar lugar a una duda porque los profesionales se basan en una fórmula científica.

Múltiples lesiones se detallan en el protocolo de autopsia del Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF), pero éstas son cuestionadas por la autopsia de los peritos de la defensa, quienes concluyen que es probable que se hayan realizado por mala manipulación en el proceso. Al respecto, la forense argumenta que es poco probable que ello suceda. "De ocurrir esto, será evidente que es una lesión no vital, post mortal”.

Con respecto a las causas contribuyentes que señalan "politraumatizada en un hecho de tránsito, hallazgos  compatibles con la fase de choque y caída”, Monroy indica que en un atropellamiento hay cuatro fases: el choque, la caída, el arrastre y el aplastamiento.

"Puede ser que hayan las primeras dos o las cuatro fases. Con tantas lesiones creo que es poco probable que sea solamente por una caída (...). Tal vez si se tratara de una caída de un segundo piso”. Para demostrar lo que afirman las partes, sostiene que el registro fotográfico de la autopsia será muy importante.

Anteriormente, la especialista dijo a Página Siete que sí había presencia de alcohol en la sangre de Aramayo, según el análisis de sangre realizado en la Clínica del Sur cuando aún estaba con vida. Sobre el análisis del humor vítreo explica que no se registró por que el cuerpo metaboliza la sustancia.

Con respecto a la autopsia psicológica, Monroy explica que se realiza cuando en un hecho se tiene la duda de que fue un homicidio o suicidio. Para observar la personalidad, a través de este estudio, es importante saber quiénes dieron los datos. Se tendría que tomar en cuenta a familiares y amigos muy cercanos que permitan llegar a un resultado.

"Es muy subjetiva, sólo sabemos qué ocurre si valoramos a la persona. A través de otros puedo encontrar factores suicidas, pero que sea como una fotografía de la personalidad del individuo no”.

Síguenos a través de:

facebook icontexto inside icon  twitter-logo-enelpc

Visitas

10042890
Hoy
Ayer
Esta semana
Este mes
Total
552
5166
12114
60018
10042890