cabecera aqui blog

Elección de Arce en primera vuelta es propaganda, la de Mesa en segunda vuelta es vista como una esperanza

AddThis Social Bookmark Button

Editorial de Aquí 326

Elección de Arce en primera vuelta es propaganda, la de Mesa en segunda vuelta es vista como una esperanza

sábado, 17 de octubre de 2020

Apoyados en las encuestas, los masistas afirman que ganarán las elecciones del domingo 18 en la primera vuelta o que en esta fecha elegirán a una mayoría de senadores respecto de Comunidad Ciudadana (CC) y de Creemos.

Tal afirmación es una posibilidad verificable o no por las elecciones, aunque es una propaganda política y electoral que contiene una crecida dosis de mentira.

Arce, candidato a la Presidencia del país, y voceros de los que gobernaron 14 años dicen que si no ganaran, como desean, sería porque ocurrió un fraude electoral y, en consecuencia, acabaría el cuarto intermedio decretado por los que bloquearon caminos y calles de El Alto y rechazarían el supuesto fraude con acciones de fuerza de los llamados movimientos sociales.

En unas ciudades más que en otras, los últimos días la gente compra víveres y se forman colas de transportistas que demandan más gasolina que la que utilizan cada día, sobrecompra que genera escasez del carburante.

El rumor dominante es que luego de las elecciones habrá bloqueos o convulsión sociopolítica.

La convocatoria a mantener la calma y a respetar el resultado de las elecciones es escuchada, creída incluso, pero no se dejan de señalar dichos y hechos que han provocado al menos 40 muertos por falta de oxígeno en las salas de terapia intensiva en las que trataban a contagiados graves con coronavirus y a la vez se recuerdan las cuantiosas pérdidas económicas.

Mientras se escribe este editorial se convoca, asimismo, a los que aparentemente no han definido su voto, para que concurran a las urnas y voten con inteligencia y/o sufraguen contra el binomio masista.

Voceros de CC, también optimistas, esperan ganar en la primera vuelta, o en la segunda, en cuyo caso contarían con menos senadores.

Sin embargo, las elecciones serán las que determinen la composición de la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP).

La formación de un gobierno Mesa-Pedraza es vista por una mayoría con esperanza para impedir que el masismo retome el poder, aunque sería débil si se confirmaran las tendencias electorales menos favorables a CC, que no agrupa a ningún partido con organización e influencia visibles.

Mesa, asimismo, para no pocos electores es una representación del pasado político aliado otrora al gonismo, razón o sinrazón que impediría la votación de una parte de los indecisos. No obstante, el candidato principal de CC es el mejor situado ante la consulta previa al 18 de este mes.

Se advierte que el también posible gobierno de CC ejercería un poder político debilitado desde sus orígenes; un gobierno asediado por el masismo. Éste buscaría la derrota del gobierno de CC desde su instalación en el Palacio Quemado.

Luis Fernando Camacho, candidato de Creemos, ha dicho que sus electores no votarían por Mesa en una eventual segunda vuelta. Sin embargo, en base a la experiencia, en este espacio periodístico nos animamos a suponer que los intereses de los empresarios cruceños y de los propietarios de San Julián, Cuatro Cañadas, Yapacaní, entre otros, llevaría a los camachistas a pactar con los masistas, como pactaron éstos con los miembros de la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO).

En Santa Cruz se difunde con especial énfasis que Mesa es enemigo de los cruceños, en tanto que empresarios cruceños sí son amigos de la dueña de tierras Nemesia Achacollo, exministra de Morales.

Esos empresarios cruceños son los que callaron y callan la concesión de tierras con vocación forestal a 50.000 dudosos agricultores o improvisados colonizadores que son poseedores de esas tierras en la Chiquitania, de las que cinco millones de hectáreas ardieron el año pasado, cual holocausto que acabó con el bosque seco y los animales silvestres del lugar.

Se asegura que el 70 por ciento de los bolivianos no quiere otro gobierno masista o de Evo Morales como jefe real.

Se sabe que los hechos se dan una vez como tragedia y se repiten como comedia, según Marx.

Arce-Choquehuanca no podrían repetir el gobierno del que fueron ministros la mayor parte de los 14 años.

Sin embargo, un nuevo gobierno masista reproduciría ese poder en las condiciones de la pandemia, la crisis económica que sigue y la crisis política en curso.

Un gobierno de Arce-Choquehuanca se presentaría como de izquierda, pero en la práctica sería de la alianza de cocaleros del Chapare con narcotraficantes, con cooperativistas-empresarios mineros que privatizarían más los recursos mineros fiscales; de los colonizadores que aumentarían sus tierras; de dirigentes sindicales con ingresos extralegales; de campesinos receptores de plata a cambio del respaldo al régimen masista que se reproduciría hasta donde sea posible en este tiempo; de funcionarios públicos que para conservar su cargo tendrán que volver a dar, mensualmente, sus aportes “voluntarios” al partido gobernante.

Sin embargo, en esta publicación virtual confiamos en que el pueblo explotado y oprimido, que no está sometido al masismo, se comportará sabio y votará para impedir que aquel régimen impostor retome el poder por la vía electoral.

Síguenos a través de:

facebook icontexto inside icon  twitter-logo-enelpc

Publicación Aquí 296

Visitas

15312348
Hoy
Ayer
Esta semana
Este mes
Total
1361
8839
50139
169423
15312348