cabecera aqui blog

Pacto de Evo Morales con empresarios, dirigentes cívicos y militares

AddThis Social Bookmark Button

Editorial de Aquí 274

El presidente Morales, en sus mensajes ligados al 6 de agosto de este año, ha reafirmado su alianza, entre otros sectores sociales, con empresarios, dirigentes de comités cívicos y militares.

Lo nuevo es que esta alianza ha sido reforzada y ahora no se la oculta, al revés, se la propaga en el discurso del Presidente, su principal promotor y a la vez beneficiario.

En cierto modo también es novedoso que ese entendimiento político se lo haga en plena campaña electoral, con el propósito de sumar más votos, lo que muestra que los gobernantes y, especialmente el “Jefazo”, tienen necesidad de sumarlos, para superar el electorado “duro” del 35 por ciento que le dan las encuestas publicadas.

Con el pacto que comentamos, en este período de campaña electoral, el principal ocupante de la Casa Grande del Pueblo, también confiesa que está dispuesto a compartir el poder económico, sobre todo, del sector público de la economía. Que jefes militares sean nombrados para ejercer cargos en los directorios de las empresas estatales es una señal de esa intención presidencial de compartir esa franja del poder económico del Estado.

Esa concesión se suma a la jubilación de los militares con el total de lo ganado en un mes y no con el 70 por ciento o menos que cobra la mayoría de los jubilados de nuestro país.

Los empresarios privados seguirán en la misma senda: los que invierten en la minería acrecentarán sus negocios, los que detentan tierras sembrarán cuanto puedan para elaborar biocombustible y los ganaderos apurarán la crianza y engorde de los animales con hormonas para exportar más carne. Los que hacen sembrar soya, seguirán ganando incluso a costa de los colonizadores de San Julián y Cuatro Cañadas...

Los dirigentes cívicos recibirán alguna cuota de poder, por pequeña que sea, no evidencian mayores pretensiones, por ejemplo, los líderes regionales de Beni y Pando.

En el mensaje de Morales, leído desde Trinidad, quedaron claras las preferencias políticas y las fobias contra los más desprotegidos de aquel jirón patrio.

El Presidente rindió homenaje a los indígenas que realizaron la primera marcha: “Por el Territorio y la Dignidad” de 1990, así como nada dijo de los que llevaron a cabo la octava y la novena marcha indígena en defensa del TIPNIS, como reserva nacional (de todos los bolivianos) y como territorio indígena (hábitat, biodiversidad, bosques).

Es oportuno recordar que en 1990, los indígenas, con aquella primera marcha, consiguieron el reconocimiento del territorio y, entre otras medidas, se imaginó una “línea roja”, demarcatoria del territorio indígena respecto de las tierras de colonización del Chapare. A los meses de esa demarcación imaginaria, los dirigentes del lugar, Marcial Fabricano entre ellos, denunciaron que cocaleros y productores de cocaína invadieron su territorio, el lugar que ahora es el Polígono 7, cocalero en toda su extensión, y por eso mismo lugar en el que los cocaleros acabaron con comunidades indígenas, como Santísima Trinidad, donde los habitantes ancestrales han sido convertidos en semiproletarios o proletarios, lo que algunos intelectuales citadinos creen avanzado porque, acotan, la gente de allí sufría más por las relaciones que imperaban que por las relaciones capitalistas de producción.

En tiempos electorales, una referencia es útil sobre los electores de esos sitios: mientras los electores del Polígono 7 eran 6.000, los del TIPNIS eran 600.

En el discurso de Morales, otra diferencia ha quedado marcada, aunque de manera implícita: los caminos que se construyeron, construyen y los proyectados (como el que unirá Trinidad con Guayaramerín) son y serán sobre todo para transportar carne de los ganaderos o mercancías de los empresarios brasileños. El tráfico de madera por los ríos benianos hacia mercados, como el japonés, sigue en auge, pero también utilizarán los nuevos caminos.

Subrayamos la evidencia de la entente a la que se refiere esta nota: Evo Morales agradeció en el mensaje, dicho desde el Beni, por la asistencia de líderes de empresarios de varios departamentos y por dirigentes cívicos a la reunión en la que, según él, aprobaron el programa de gobierno, hasta el año 2025. De ello se deduce que esas tareas son y serán compartidas por esos y otros sectores sociales. Por eso se escuchará como una broma de mal gusto que los llunkus del Presidente digan que aquel programa es para transformar Bolivia. Al contrario, será para seguir por el camino trajinado hasta ahora: para seguir con reformas burguesas, primero según los intereses de los sectores socio-económicos dominantes aún en nuestro país.

El remate de lo dicho por Morales es su promesa de potenciar a las Fuerzas Armadas y el añadido suyo de que opositores quieren destruirlas. En respuesta, el Comandante de las principales fuerzas represivas (sin separar a la Policía Boliviana) ha dicho que los uniformados morirán anticolonialistas porque se enfrentaron a los colonialistas españoles, y “yapó” que no permitirán cambios en la estructura de la institución armada. Tomemos nota: Kaliman, no proclamó que las fuerzas que comanda son a la vez antiimperialistas, como lo hace el presidente Morales.

Otros aspectos del mensaje presidencial del 6 y 7 de agosto merecen comentarios, lo haremos. Especialmente nos vamos a referir a los supuestos éxitos económicos y lo que se dijo como industrialización de Bolivia. Como anticipo afirmamos que ese cacareado buen resultado de la economía boliviana se debe ante todo a los precios favorables de las materias primas en el mercado internacional. Pero ese llamado éxito económico tambalea cuando baja el precio del petróleo y del gas, como sucede estos días.

Sobre los éxitos políticos de Morales, con su juntucha, están por verse, aunque los empresarios seguirán ganando, más allá de los acuerdos que firmen o no con Morales u otros candidatos.

Los bolivianos con patria de una cosa debemos estar seguros: aquí no será posible ninguna revolución con los empresarios que marquen el paso a supuestos revolucionarios, como Morales, García y sus seguidores.

Síguenos a través de:

facebook icontexto inside icon  twitter-logo-enelpc

Visitas

12466443
Hoy
Ayer
Esta semana
Este mes
Total
8344
7944
29184
173239
12466443