cabecera aqui blog

Dirigentes de la COB: aliados de los gobernantes y distantes de los trabajadores

AddThis Social Bookmark Button

El máximo dirigente sindical del país, Juan Carlos Huarachi, trabajador minero de Huanuni, en un acto de homenaje a los caídos por las ocho horas de trabajo, postuló 50 años más del actual régimen, en Bolivia, con su “jefazo” Juan Evo Morales Ayma, podría ser una lectura complementaria de ese mensaje.

Esa alianza que es pública comprende, además, participación de dirigentes y/o exdirigentes sindicales en ministerios y otros niveles del gobierno, candidaturas de aquéllos a la Asamblea Legislativa, puestos en embajadas, becas de estudio para hijos de sindicalistas y, probablemente, dinero cuyos montos y frecuencia quizá nunca sepamos.

Las organizaciones sindicales agrupan o deben hacerlo a todos los asalariados de una empresa, sin distinción alguna; sindicatos que existen para defender los intereses legales y legítimos de todos sus integrantes.

En un partido político participan, con derechos y obligaciones, los que comparten principios, organización, ideas, programa, métodos de lucha…

Incluso se define a los sindicatos como escuelas en las que sus miembros deben aprender el arte de gobernar sin que por ello sean, necesariamente, dirección política a la vez.

En una dirección política no tiene espacio toda la clase social de los mineros asalariados, para citar un ejemplo. Una parte de esa clase social sí que asume o debe asumir un rol político-partidario.

También se espera que una clase social (y todas esas agrupaciones socio-laborales) participen de todas las instancias de la lucha de clases sociales: económica, cultural, ideológica y política, aunque para ello no sean militantes de partidos políticos.

En una nota anterior escribimos que este máximo sindicato ejerció roles políticos: comando político de los trabajadores, instancia que organizó una Asamblea del Pueblo, que sostuvo huelgas políticas…

Sin embargo, ha sido la práctica la que nos ha convencido (o debió convencernos) de que cuando desde la izquierda se planteó que la COB asuma su papel socio-laboral y a la vez se comporte como partido político, ocurrieron fracasos. Otro ejemplo más reciente: en un congreso de la COB se resolvió organizar el Partido de los Trabajadores, para que todos los afiliados suyos militen en él, esa organización debió ser el partido único de asalariados y no asalariados; sin embargo, no fue posible conseguir esa dirección política. Parece que aquí sindicalistas y militantes políticos no estudiaron, por ejemplo, la experiencia del PT de Lula (Brasil) en el que nunca se buscó que se afilien en él todos los asalariados y no asalariados brasileños.

Seguiremos con este tema en otras notas de este vocero.

Empero, como conclusión de lo dicho en este texto, afirmamos que la alianza política de los miembros de la COB con los gobernantes y, en primer lugar, con el presidente Morales, además de inconsulta, aparentemente no ve que en un sindicato, en el que debe haber sobre todo unidad, hay también lucha, aunque la unidad es o debe ser lo principal. Eso mismo evidencia que los dirigentes sindicales están distantes de los trabajadores

Aquella alianza, además, es fallida porque a Evo Morales le interesa el voto de todos los asalariados y de todos los no asalariados de Bolivia, lo que será imposible; por lo que los principales gobernantes de nuestro país, según encuestas y seguimiento de entendidos, están lejos del 70 por ciento con el que quieren ganar en octubre.

Estos gobernantes, asimismo, cada vez sacrifican intereses legales y legítimos de los asalariados (y no asalariados, también) como la demanda de reposición del poder adquisitivo de los salarios, el que es un caso reciente.

Los integrantes de la COB, asimismo, evidencian que están lejos de los trabajadores porque se niegan a aceptar que no están en condiciones de asegurar la cantidad de votos que esperan los inquilinos de la Casa Grande del Pueblo, aunque confían en el fraude electoral que impulsarán o consentirán en octubre próximo.

Síguenos a través de:

facebook icontexto inside icon  twitter-logo-enelpc

El infamatorio

Creacionismo, filtraciones e inicio de la campaña del MAS (Miscelánea palaciega 6)

El Infamatorio
Domingo, 12 Mayo 2019

Ricardo Aguilar*

Mayo de 2019

“Las elecciones se respetan [...]. [La] Elección nacional vamos a respetar, en todo caso.” Evo Morales.


Read more...

Los vítores chilenos de La Moneda al abogado de la carcoma (Miscelánea palaciega 5)

El Infamatorio
Viernes, 03 Mayo 2019

(Casa tomada de Cerruto)

Ricardo Aguilar Agramont*

Julio de 2018

Ese estruendo de palmas y ovaciones que cruza con decisión el viento desde La Moneda hasta Palacio Quemado es el merecido reconocimiento a la ardua, infatigable y meticulosa labor emprendida los últimos años por el abogado de la carcoma para socavar la demanda marítima boliviana. Su incansable quehacer hoy llega a la cúspide con el enjuiciamiento del vocero de la demanda, Carlos Mesa, con una suerte de canalización de fondos bolivianos ¿indirectamente? al abogado de Chile en la Corte Internacional de Justicia (CIJ), con la liberación de toda culpa de los falsificadores de documentos y con el regalo de más de 40 millones de dólares de dinero ajeno a los defraudadores.


Read more...

La soledad del poder y el abogado de la carcoma (Miscelánea palaciega 4)

El Infamatorio
Jueves, 02 Mayo 2019

Julio de 2018

Ricardo Aguilar Agramont*

La literatura nos da una y otra vez patéticos ejemplos históricos de la infinita soledad del poder y sus aderezos (el dinero, la fama, etc.).


Read more...

Los poderosos derechos humanos de los privilegiados (Miscelánea palaciega 3)

El Infamatorio
Martes, 30 Abril 2019

Ricardo Aguilar Agramont*

Julio de 2018

Las perlas del extravío oficialista de la última semana y media son grandes. Quién sabe si fueron inspiradas por el aturdimiento que ocasiona el poder en demasía y el mucho tener. Primero que nada, están las joyas referentes al ministro de Gobierno Carlos Romero, si bien el viceministro de Defensa Social y Sustancias Controladas, Felipe Cáceres, diría más o menos así: “primero que nada, está el ministro Romero”.


Read more...

Política criolla, retrospectiva (Miscelánea palaciega 2)

El Infamatorio
Domingo, 28 Abril 2019

Ricardo Aguilar Agramont*

Junio de 2018

Después de la concatenación de contradicciones oficiales respecto de la lamentable muerte deJonathan Quispe y la versión oficial de que un policía autosuficiente disparó el proyectil que le cegó la vida, vino la declaración del ministro Carlos Romero sobre la interdicción de realizar manifestaciones políticas en eventos deportivos.


Read more...

Visitas

11508212
Hoy
Ayer
Esta semana
Este mes
Total
3479
5721
30514
77378
11508212