cabecera aqui blog

Posible resolución de la CIDH sobre repostulación de Evo Morales sería incumplida por gobernante

AddThis Social Bookmark Button

Editorial

La demanda de bolivianos de diferentes sectores sociales, políticos, defensores de derechos humanos, pueblos indígenas, plataformas ciudadanas… para que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos declare que la repostulación de Juan Evo Morales Ayma y Álvaro Marcelo García Linera no es un derecho humano, sería desacatada por los oficialistas en Bolivia. Ese criterio ha sido adelantado por voceros del MAS: por la razón o la fuerza mantendremos la candidatura del hermano Evo, ha dicho una diputada. Otro parlamentario afirmó que la repostulación de Morales-García está consolidada y que, además, debe cumplirse la sentencia del Tribunal Constitucional Plurinacional, aunque viole la Ley Fundamental del país, agregamos nosotros.

Aquella solicitud ha sido planteada, por escrito y oralmente, hace tiempo en la sede de la CIDH y los últimos días en Sucre (Bolivia) la que, dicha en otros términos. pide que se considere la vigencia del artículo 168 de la Constitución Política del Estado boliviano que dispone que el presidente o presidenta y el vicepresidente o vicepresidenta no deben ser reelegidos más que una vez de manera continua. El Referéndum del 21 de febrero de 2016 (21F), con los votos de más de la mitad de los electores bolivianos ratificó la vigencia de aquel artículo de la Ley Fundamental. En cambio, la sentencia constitucional, a la que nos referimos en esta nota editorial, viola el referido artículo y deja en suspenso otros, razón por la decimos que la repostulación de Evo-Álvaro es contraria a la Carta Magna. En consecuencia, el pedido de los bolivianos para que la CIDH declare que no es derecho humano la repostulación busca, asimismo, que se respete la constitucionalidad de nuestro país. Incluso la demanda de los oficialistas, para que se cumpla la sentencia del Tribunal Constitucional Plurinacional que manda que la repostulación es un derecho humano, supuestamente estipulado en el artículo 23 de la Convención sobre Derechos Humanos de San José de Costa Rica (1963) y que es ley de Bolivia (1993), es una mala lectura y una deficiente aplicación de esa norma de aquella Convención.

La repostulación autorizada por el Tribunal Constitucional es una medida política, pero equivocada, y no una sentencia constitucional apoyada en principios del derecho y en procedimientos legales.

Asimismo, no hubo ni habrá respuesta pública de los integrantes de aquella instancia internacional porque ellos son juzgadores que están prohibidos de adelantar juicios sobre las causas que atienden, a riesgo de ser invalidadas sus actuaciones.

Se sabe que en mayo de este año la CIDH tratará, en Jamaica, la solicitud de los bolivianos que aguardan que aquella Comisión diga que no es derecho humano la repostulación indefinida de Evo-Álvaro.

Los oficialistas, con más vehemencia que razones, han dicho que lo resuelto por el Tribunal Constitucional Plurinacional, incluso por respeto a la soberanía boliviana, es irrevisable y de cumplimiento obligatorio. Pero esta es una sentencia constitucional, sólo de nombre, que viola la Ley Fundamental de nuestro país y que se la defiende como si no estuviera reñida con la legalidad constitucional y como si no se contrapusiera a la práctica jurídica y constitucional.

Entendidos bolivianos y extranjeros sostienen, también, que la CIDH, dependiente de la Organización de Estados Americanos (OEA), es un organismo demasiado lento en el tratamiento de los asuntos que tiene en mesa y quizá lo peor: que sus resoluciones no son de cumplimiento obligatorio para los Estados.

Debido a estas circunstancias, solicitantes bolivianos en Sucre y otros lugares del país, sugieren que la CIDH y/o Estados miembros de la OEA pidan, a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH), un pronunciamiento que refiera que la repostulación de los dos mandatarios principales de Bolivia, no es un derecho humano

Sin embargo, el o los trámites señalados en esta nota no se deben abandonar, se dirá en distintos lugares. Sígase, pues, por ese camino, lo que servirá para acumular fuerza electoral y fuerza política.

Asimismo, aquellas gestiones deben utilizarse para mostrar a Latinoamérica y el Caribe, y quizá más allá de la región, que la repostulación de Evo Morales y Álvaro García son contrarias a la Constitución y, por tanto, cada vez con más rechazo de los bolivianos que defienden la actual democracia boliviana, la que para nosotros no es del pueblo, por el pueblo y para el pueblo.

Además, quizá por todo aquello interpela lo dicho por uno de los integrantes de la CIDH en Sucre: defiendan (bolivianos) su democracia, la actual democracia, la que para la redacción de Aquí, es mezquina, en varios aspectos.

Síguenos a través de:

facebook icontexto inside icon  twitter-logo-enelpc

El infamatorio

El Infamatorio

El Infamatorio
Jueves, 08 Noviembre 2018

El Infamatorio es el repositorio de las vilezas que perpetra el poder; es el almacén de las acciones políticas que tienen a la abyección como su único principio y fin.

Las ruindades de la política en Bolivia son el espacio de El Infamatorio, su tiempo lo marcan las continuidades de las bajezas que se consuman en su nombre.


Read more...

Publicación Aquí Nº 253

Visitas

11223171
Hoy
Ayer
Esta semana
Este mes
Total
2977
4480
20854
123703
11223171