cabecera aqui blog

El G77 + China ni anticapitalista ni antiimperialista (III)

AddThis Social Bookmark Button

editorial

La nominación de Juan Evo Morales Ayma, como Presidente del Grupo de los 77 + China, es el resultado de gestiones para conseguirlo, así como la celebración de sus 50 años de existencia en Santa Cruz de la Sierra (Bolivia) buscó ser y lo consiguió con creces, un respaldo electoral al Presidente-candidato, por tercera vez y en contra de lo dispuesto por la Constitución Política que los bolivianos ayudamos a redactar y que aprobamos en referéndum.

Es una mentira que los gobernantes y sus corifeos presenten a la Cumbre del 14 y 15 de este mes, en la capital cruceña, como un éxito por la concurrencia y por la organización, por la declaración final y por los discursos de los visitantes, porque según ellos Santa Cruz de la Sierra se convirtió en capital de mundo y el lugar en el que el presidente Morales mostró su liderazgo mundial, reiteran voceros oficiales y oficiosos antes, durante y después de la reunión celebratoria que, sin embargo, no tiene alcance vinculante, por ejemplo, la declaración final por más que titule: “Hacia un nuevo orden mundial para vivir bien”.

Por supuesto que nosotros también celebramos que en esa reunión se haya escuchado el discurso del presidente de Uruguay, José Mujica, que llamó la atención sobre el derroche de bienes y servicios en el mundo capitalista (y en Bolivia) e imperialista; así como saludamos que el presidente de Cuba, Raúl Castro Ruz, reclame el cese inmediato del bloqueo impuesto por los gobiernos estadounidense contra la Mayor de las Antillas, desde el triunfo de la Revolución democrática primero, socialista después, y que en ese foro (incluida la reunión de movimientos sociales) el Presidente cubano haya demandado, asimismo, la libertad inmediata de los Tres de Cinco héroes cubanos, presos políticos del imperialismo, en penitenciarías de EE.UU. En ese escenario, Juan Evo Morales Ayma, desde esa ventana privilegiada hacia el mundo y hacia Bolivia para mostrarse, especialmente, como candidato a la tercera reelección, lo que ni él ni sus voceros deben negar. Sólo que esa gigantesca campaña electoral, que nos resultó muy cara, lo que confirma cuanto se dijo, este año, en un periódico de Alasita y en el programa radial de humor político, Confidencias, “Volveré y costaré millones” y/o “Volveré y gastaré millones” y/o “Volveré y ganaré millones”.

A propósito de la utilización política de la Cumbre del G77 + China, hay que subrayar que el presidente Morales se quedó con la mejor parte, pero también la derecha, la que por intermedio del gobernador de Santa Cruz, utilizó esa tribuna, para demandar libertad política y retorno de sus socios a los que denomina exiliados. Incluso el alcalde de la capital de Santa Cruz, Percy Fernández, hizo de cicerone con los “ilustres visitantes”, con lo que sus aduladores, otra vez han dicho que las cosas del “Crazy (Loco) Percy” no tendrían que disgustar a nadie, dicen los que desde hace tiempo porque ellos toleran ese comportamiento hace bastante tiempo, así como el maltrato a periodistas y el “manoseo” en público a mujeres del lugar.

El G77 + China, tan diverso y contradictorio por su composición y por su discurso, para nosotros, desde sus orígenes  (se reafirmó en Santa Cruz de la Sierra), buscan mejores relaciones comerciales y ahora un desarrollo sustentable. Precisamente por todo lo dicho, nosotros debemos guiarnos por lo que dicen y por lo que hacen los integrantes de una convergencia —se ha dicho la mayor— de países que son miembros de la Organización de las Naciones Unidas que, por tanto, en nada se aparta de la Carta y del comportamiento de esa sociedad de naciones.

Nosotros afirmamos que ese grupo de Estados no es ni anticapitalista ni antiimperialista, como sí es antiimperialista el Movimiento de los Países No Alineados. Por eso creemos que el Che que sí asistió como delegado de Cuba revolucionaria a una Conferencia sobre comercio y desarrollo en Ginebra (Suiza), en marzo de 1964, resumió el discurso de la Revolución en la Isla indómita y la palabra del Movimiento de los Países No Alineados, con certeza de que su propósito fue influir allí con sus ideas, incluso para que de éstas se apropien los delegados a la Conferencia de Ginebra los que asistieron a ese encuentro para hablar de comercio y desarrollo.

El G77 + China, en la celebración del medio centenario de su constitución, por supuesto que no se reunió para discutir y compartir un proyecto que sugiera reformas del capitalismo y/o para reafirmar su lucha antiimperialista, la que nunca estuvo entre sus planes. Decimos más: en Santa Cruz de la Sierra no han discutido la crisis del capitalismo la “más aguda de su historia”, según Atilio Borón. La que, según el intelectual argentino, “lamentablemente” no está en la cabeza de muchos ni siquiera en la de militantes de izquierda. Una crisis “… integral —añade— que explota por lo financiero pero que se combina con una crisis de modelo energético, con la crisis climática, con una crisis del agua, nada de lo cual estaba presente en las crisis anteriores”. 

Por ello, si alguna corriente en el país soñó con que en la cita para festejar los 50 años del G77, se sugeriría la lucha contra el capitalismo, esperaba que la piedra de Comanche dé aceite. Ese Grupo de países no existe para acometer esa causa.

Asimismo, afirmar que en la Declaración de Santa Cruz de la Sierra hay una proclama antiimperialista porque, de una manera “diplomática” pide la conclusión del bloqueo yanqui a Cuba, es como sugerir que también asumen acciones  antiimperialistas los países capitalistas que, en la ONU, votan para que acabe aquella guerra (económica, financiera y comercial), de los gobiernos estadounidenses, contra la Revolución Cubana. Concretamente, un periodista, en una nota que publica La Época del 22 de junio de este año, afirma que la Declaración de la Cumbre del G 77 es antiimperialista porque pide que termine el bloqueo de EE.UU. contra Cuba.

Para que se entienda mejor el criterio precedente valga una comparación: el Movimiento de los Países No Alineados, en una conferencia con 23 países, en 1955 y en Bandung, aprobó unos “principios básicos”, que constituyen un discurso y un accionar antiimperialistas.[1]

Estados y países, fundadores y no del Movimiento de los No Alineados, son parte del G77 + China, lo que no se prohíbe. Asimismo, tampoco se exige, de los Estados integrantes del G77 + China, que hagan suyos los principios de los No Alineados para una pertenencia en el Grupo G77.

Los miembros del G77 + China quieren comercio y desarrollo sin mover para nada el sistema, el capitalismo y el imperialismo.

En Bolivia el G77 + China estuvo de fiesta por sus 50 años de existencia. Y al menos en esta época, ese movimiento, seguirá bajo el manto de la ONU y con los principios de la Carta de esta agrupación supranacional. Nada más ni nada menos.

Por tanto, tenemos que admitir que en el G77 + China, los une la búsqueda de relaciones favorables entre Estados y países para el comercio y el desarrollo. Por ello, reafirmamos lo dicho en el título de esta nota: El Grupo77 + China no es ni anticapitalista ni antiimperialista, pero sí busca mejores relaciones comerciales y un desarrollo sostenible dentro del sistema y dentro de la Carta de la ONU.


[1]1.Respeto por los derechos fundamentales del hombre y para los fines y principios de la Carta de la ONU

2.Respeto para la soberanía e integridad de todas las naciones

3.Reconocimiento de la igualdad de todas las razas y de todas las naciones, grandes y pequeñas

4.Abstención de intervenciones o interferencia en los asuntos internos de otros países

5.Respeto al derecho de toda nación a defenderse por sí sola o en colaboración con otros Estados, en conformidad con la Carta de las Naciones Unidas.

6.a) Abstención de participar en acuerdos de defensa colectiva con vistas a favorecer los intereses particulares de una de las grandes potencias. b) Abstención por parte de todo país a ejercitar presión sobre otros países.

7.Abstención de actos o de amenaza de agresión y del uso de la fuerza en los cotejos de la integridad territorial o de independencia política de cualquier país.

8.Composición de todas las vertientes internacionales con medios pacíficos, como tratados, conciliaciones, arbitraje o composición judicial, así como también con otros medios pacíficos, según la libre selección de las partes en conformidad con la Carta de las Naciones Unidas.

9.Promoción del interés y de la cooperación recíproca.

10.Respeto por la justicia y las obligaciones internacionales.

Síguenos a través de:

facebook icontexto inside icon  twitter-logo-enelpc

Visitas

14949042
Hoy
Ayer
Esta semana
Este mes
Total
8347
7741
16088
48113
14949042