cabecera aqui blog

Retirar a Bolivia de la CIDH sería una medida ilegal y antidemocrática

AddThis Social Bookmark Button

OACNUDH: Presentación del Informe 2012

sobre la situación de los derechos humanos en Bolivia

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), órgano autónomo de la Organización de Estados Americanos (OEA), promociona, difunde y defiende los derechos humanos en la región. “Fue creada por la OEA en 1959 y, en forma conjunta con la Corte Interamericana de Derechos Humaos (CorteIDH), instalada en 1979, es una institución del Sistema Interamericano de protección de los derechos humanos (SIDH)”. Ver “Qué es la CIDH). http://www.oas.org/es/cidh/mandato/que.asp

Sin embargo, se critica a la CIDH porque sus informes y recomendaciones demoran demasiado tiempo, falla que se le ha pedido enmendar en el menor tiempo posible, lo que tampoco se materializa.

Ese comportamiento dilatorio es aprovechado por gobiernos de la región para plantear desde el retiro de Estados miembros de la CIDH, hasta la disolución de ésta.

Sensiblemente, gobiernos definidos como democráticos y populares, y que caracterizan a los procesos que impulsan como revolución democrática y cultural, revolución ciudadana o revolución bolivariana, desde hace un tiempo amenazan con introducir reformas en la CIDH y con mayor fuerza sugieren retirar a esos Estados miembros de la estructura de esa Comisión. El argumento central de esos gobiernos y esos Estados —en el que apoyan su intención— es que la CIDH es un instrumento del imperialismo y de la derecha internacional.

La OEA, durante largo tiempo, fue utilizada para aislar a Cuba y a su Revolución del sistema interamericano, por imposición de gobiernos de Estados Unidos. Pero también es verdad que hace poco la CIDH recomendó el cierre de la prisión que EE.UU mantiene en Guantánamo (Cuba) lugar en el que tiene cautivos a prisioneros de guerra, lo que viola convenios internacionales y, específicamente, instrumentos que defienden los derechos humanos.

La CIDH ha informado y recomendado acerca de los detenidos desaparecidos en Bolivia durante las dictaduras militares y fascistas de Banzer y García Meza. Esa resolución no es nada despreciable porque, como se recordó las últimas horas, marca jurisprudencia, es decir, esa resolución muestra cómo deben resolverse casos parecidos, tanto aquí como en otros Estados de la región.

Una relatoría especial, parte del sistema interamericano, ha informado acerca de lo que se denomina el esclavismo contemporáneo que resisten comunidades guaraníes en el chaco boliviano, en Alto Parapetí especialmente, y ha recomendado medidas para superar esa forma de opresión y de explotación, que afecta a ese pueblo indígena, a las que se conoce como comunidades cautivas.

La CIDH participó, asimismo, en la elaboración de lo que ahora es la Convención Americana sobre Derechos Humanos, aprobada en San José de Costa Rica, en 1969, la  que entró en vigencia en 1978 y la que es ley de Bolivia desde 1993.

En el artículo 1, inc. 1, esa Convención dispone:

“1. Los Estados Partes en esta Convención se comprometen a respetar los derechos y libertades reconocidos en ella y a garantizar su libre y pleno ejercicio a toda persona que esté sujeta a su jurisdicción, sin discriminación alguna por motivos de raza, color, sexo, idioma, religión, opiniones políticas o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición social”.

A pesar de los antecedentes resumidos aquí, el presidente Juan Evo Morales Ayma, como si ignorara esa historia ha dicho: “Estoy pensando seriamente retirarnos de la CIDH”. ¿Qué aporta la CIDH? Preguntó. “Considero a la CIDH como otra base militar de Estados Unidos”, agregó.

Voceros oficiales y oficiosos, que suelen festejar todo lo que afirma el primer mandatario boliviano, han manifestado su apoyo a ese pensamiento presidencial

Otra pregunta insoslayable es a quiénes conviene que Bolivia abandone la CIDH. Si esta cumple rigurosamente su labor de promoción, difusión y defensa de los derechos humanos en el sistema de Estados interamericanos nuestro país debe seguir como miembro de la CIDH.

Cuando los tribunales de justicia bolivianos desprotegen los derechos humanos de nuestro pueblo, dentro de nuestras fronteras, los afectados por fallos injustos e ilegales tienen la posibilidad cierta de recurrir a la CIDH para que ésta elabore informes y recomendaciones acerca de los asuntos que son llevados a su conocimiento y para su trámite de rigor.

Si a Bolivia la retiran de la CIDH, por voluntad de un Presidente que asume poses de emperador o que al parecer cree que el Estado es él y que la democracia es él…, no se lo debe hacer en nuestro nombre, si no conseguimos frustrar esa tentativa antidemocrática y antipopular (además de ilegal), la que rompería el sistema interamericano y una justicia internacional que sin ser diligente al menos funciona para promover procesos debidos, como señala la Declaración Universal de los Derechos Humanos y la Convención Americana sobre Derechos Humanos, entre otros instrumentos internacionales y nacionales.

La Asamblea Permanente de los Derechos Humanos de La Paz apoya todo proceso destinado a fortalecer a la CIDH para que defienda los derechos de nuestros pueblos en la región, pero rechaza una eventual salida de Bolivia de ese organismo operativo.

El Estado boliviano debe continuar en la CIDH, por tanto, en la Corte Interamericana de Derechos Humanos, órganos competentes "para conocer de los asuntos relacionados con el cumplimiento de los compromisos contraídos por los Estados partes de la Convención. Al 30 de abril de 2012, 24 Estados Miembros de la OEA son parte de la Convención Americana”.

Para la APDHLP el principal gobernante de nuestro país no debe extraviarse. Tampoco tiene que perder de vista que si a nuestro pueblo le niegan los beneficios del llamado estado de derecho, encontrará abierto el camino de la rebelión, reconocida en la introducción de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

La Paz, 19 de marzo de 2013.

Por la Asamblea Permanente de los Derechos Humanos de La Paz

María Amparo Carvajal Baños                                  Remberto Cárdenas Morales

Presidenta                                                                 Secretario de Prensa

 

Informe anual de la Alta Comisionada

de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos

Informe de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos sobre las actividades Retirar a Bolivia de la CIDH sería una medida ilegal y antidemocrática

Anexo en PDF

Síguenos a través de:

facebook icontexto inside icon  twitter-logo-enelpc

Publicación Aquí 330

Visitas

22816167
Hoy
Ayer
Esta semana
Este mes
Total
6249
8072
6249
20592
22816167