cabecera aqui blog

Marcelo Quiroga Santa Cruz propuso la unidad superior de socialistas y de comunistas

AddThis Social Bookmark Button

De sábado a sábado 515

Remberto Cárdenas Morales*

Marcelo Quiroga Santa Cruz planteó organizar la unidad del Partido Socialista 1 (PS-1) y del Partido Comunista de Bolivia (PCB), la que hubiera sido “unidad superior de la izquierda boliviana”, como en Chile y en Uruguay, según el Secretario General del PS-1. Esa propuesta la hizo a la Comisión Política del PCB, antes de que éste constituya el Frente de Unidad Democrática y Popular (UDP), con el Movimiento Nacionalista Revolucionario de Izquierda (MNRI), el Movimiento de la Izquierda Revolucionaria (MIR) y otras organizaciones políticas menores, como se las denominaba entonces.

Esa propuesta nunca se la discutió entre los partidos convocados para articularla.

En organismos de dirección del PCB, sin embargo, se presentaba como un adelanto unitario en Bolivia, durante la dictadura fascistoide o fascista de Banzer, al Frente de Unidad Sindical (FUS), sostenido por dirigentes sindicales, en el que los sindicalistas del PCB llevaban la delantera, especialmente en centros mineros y ciudades como La Paz, Cochabamba, Potosí y Oruro.

Asimismo, hubo alianzas esporádicas entre dirigentes universitarios del MIR y de la Juventud Comunista de Bolivia (JCB), las que a veces eran tomadas en cuenta como encuentros y desencuentros entre jóvenes de las dos organizaciones citadas.

Poco tiempo después del triunfo del golpe de Banzer, apoyado por el MNR y FSB (1971) los exiliados bolivianos en Chile fundaron el Frente Revolucionario Antiimperialista (FRA), el que no fue posible extender en Bolivia de manera sostenida.

En esta coalición hubo delegados de los partidos que resistieron al golpe de Banzer (1971). También fue un frente que se solidarizó con el gobierno chileno de Salvador Allende.

El PS-1 fue muy activo en el FRA en Chile, mientras que en Bolivia ese Partido, en ese momento, careció de una estructura que continúe las tareas de aquel Frente. Aquí, este frente debió resistir a la dictadura banzerista, pero una limitación suya fue que su actividad se concentró en Chile, durante el gobierno de Salvador Allende.

Sin embargo, sindicalistas del PS-1 que permanecieron en La Paz, durante la resistencia a la dictadura de Banzer, entre ellos José María Palacios, emprendieron diversas acciones con sindicalistas del PCB, así como militantes de este Partido editaron los documentos del congreso de fundación del Partido Socialista de Bolivia (PSB), instancia orgánica a la que pertenecieron militantes y dirigentes del PS-1. Militantes del PCB también publicaron documentos de análisis de la coyuntura boliviana del Partido de Marcelo Quiroga Santa Cruz (MQSC).

Otra experiencia de unidad político-partidaria fue la del Frente Revolucionario de Izquierda (FRI), integrado por el Partido Comunista Marxista Leninista (PC-ML) y fracciones del Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Derrotado Banzer por la resistencia a su dictadura, con distintas acciones, entre éstas, la huelga de hambre que empezaron amas de casa de Catavi y de Siglo XX y que protagonizaron miles de bolivianos (1978), se inició un ciclo de recuperación de la libertad política y sindical en Bolivia.

Banzer trató de prolongar su dominio por la vía electoral, para lo que postuló a la Presidencia del país a Juan Pereda Asbún, general de la Fuerza Aérea y Ministro de Gobierno suyo, al que apoyaron desde la Corte Nacional Electoral (CNE), la que en un informe mostró más votos que electores, evidencia de un fraude electoral, por el que el mismo tribunal anuló esas elecciones en 1978.

En esas condiciones, con escaso tiempo, los partidos nombrados dieron pasos de gigantes para apurar la gestación y el alumbramiento del frente con la sigla UDP; este frente fue una esperanza temporal de miles de bolivianos.

El acuerdo político establecido entre el MNR-I, MIR, PCB y otras agrupaciones “menores”, sólo esperó una fecha considerada propicia para informar sobre la fundación de la UDP.

En esas circunstancias, el líder socialista MQSC propuso construir la unidad superior de la izquierda entre socialistas y comunistas de Bolivia, como en Chile y en Uruguay.

Pocos dirigentes y militantes del PCB conocimos aquella propuesta.

Y fuimos muy pocos los militantes comunistas que vimos el desempeño de la Unidad Popular (UP) chilena y las relaciones entre comunistas y socialistas en ese Frente.

En Chile conocí y conocimos que la UP fue un movimiento de masas gigantesco; sobre la Revolución no armada o vía pacífica al socialismo; la unidad de los revolucionarios, factor fundamental en un proceso de transformaciones verdaderas: acerca de la posibilidad y de la realidad de dos vanguardias en una revolución y las vías de la revolución; que la UP no tomó todo el poder, no obstante el gobierno de Salvador Allende; la lucha ideológica entre socialistas y comunistas, los principales partidos de la UP; los trabajadores en su lucha para ganar la batalla de la producción entre los temas sobresalientes.

Por excepción militantes comunistas recogimos como acertada la propuesta del PS-1 para la unidad superior de la izquierda boliviana, pero mantuvimos silencio. Después leí que callar es lo mismo que mentir, de acuerdo a Espinal.

Se advierte que MQSC tenía claro con quien no debía aliarse, quizá por eso reiteraba que cuando se gana con la derecha, es la derecha la que gana.

Así, citaba a Radomiro Tomic, un parlamentario chileno, el que con esa proclama reprobó un pacto de la mayoría de los dirigentes del Partido Demócrata Cristiana, en el que militaba, con el Partido Nacional, en Chile.

Entre los dirigentes del PCB predominaron las evasivas respecto de la propuesta de los socialistas para materializar el acuerdo socialista-comunista, como punto de partida para agrupar luego, en el camino, a otras instancias partidarias, según la propuesta.

MQSC convocó a una reunión a los principales dirigentes del PCB y del PS-1 para acordar o no la unidad socialista-comunista.

A esa reunión asistimos por el PCB, Ramiro Barrenechea Zambrana y este columnista; acudimos allí con una carta de la dirección del PCB en la que con palabrería y pocos argumentos se dijo NO a la propuesta para organizar la unidad superior de la izquierda entre socialistas y comunistas.

MQSC y dos dirigentes del PS-1, Walter Vásquez Michel y Cayetano Llovet Tabolara esperaron a la delegación del PCB, que debió encabezar el Primer Secretario, Jorge Kolle Cueto.

Sin embargo, la delegación del PCB, ante la convocatoria del PS-1, no tuvo el nivel de la delegación de los socialistas, según estos compañeros.

El líder socialista y los compañeros suyos nos saludaron, a Ramiro Barrenechea y a mi, recibieron la carta y MQSC pidió que le confirmemos la inasistencia de Jorge Kolle; confirmada esa inasistencia, MQSC, con un tono de reprobación, afirmó: digan al c. Kolle y a los dirigentes del PCB que no hay reciprocidad de ustedes con nosotros. Debido a la ausencia de los máximos dirigentes del PCB, nosotros no aceptamos reunirnos con ustedes, a pesar de que convocamos a este encuentro. Luego el líder socialista abandonó la sala escogida para ese encuentro y los otros dos dirigentes del PS-1 nos acompañaron hasta la puerta para despedirnos.

A pocos días de esa reunión que no fue, se anunció la formación de la UDP.

Antes de ese intento unitario, el Partido Socialista de Bolivia (PSB) se dividió.

MQSC y sus compañeros cambiaron la sigla partidaria y asumieron la de PS-1

El PSB, dirigido por Guillermo Aponte Burela, un médico cirujano de niños, ingresó a la UDP, en tanto que el PS-1 quedó sin partidos políticos aliados.

El PCB nunca hizo una evaluación respecto de ese no a constituir la unidad comunista-socialista.

Es que la mayoría de los dirigentes del PCB, durante la mayor parte de su existencia han hecho mucho para unirse con partidos nacionalistas, nacionalistas revolucionarios, demócrata cristianos, indigenistas, del centro político y otros ubicados a la derecha del centro político boliviano. Sin embargo, esos dirigentes poco o nada hicieron para unirse con partidos de izquierda.

Una prueba: se disponía en un artículo del Estatuto del PCB, que al parecer se suprimió, que sus militantes no debían tener relaciones con trotskistas, neotrotskistas y expulsados del PCB.

Basta esa referencia para entender mejor la afirmación precedente.

Preservo un supuesto nunca confirmado ni esclarecido: sigo suponiendo que la mayoría de los dirigentes del PCB creían que MQSC ejercería el liderazgo de la que pudo ser la unidad socialista-comunista, razón o sinrazón por la que cerraron la posibilidad de aquella unidad, en vez de la alcanzada con los partidos de la UDP.

Sobre el lugar del PCB en la UDP, refiero dos pasajes:

—Hernán Siles Zuazo, entonces presidente de Bolivia, dijo para los medios de difusión: “El PCB no teñirá de rojo a la UDP.

A propósito de este asunto circuló un chiste que dijo mucho: Saben por qué el color de la UDP es el naranja. Porque esa alianza es una mezcla de rojos y amarillos.

—El PCB propuso que Siles Zuazo nombre ministro de Trabajo a Felipe Íñiguez Medrano, abogado, diputado del Bloque Minero-Parlamentario (1947), rector de la Universidad Técnica de Oruro (UTO) más de una vez, en tres ocasiones candidato a la Presidencia de Bolivia por el PCB y por el Frente de Liberación Nacional (FLIN), miembro de la dirección del PCB…

El presidente Siles Zuazo no quiso nombrar a Íñiguez Medrano en aquel Ministerio porque dijo que no aceptaba en ese cargo a un “colgador de Gualberto Villarroel”. Los dirigentes del PCB aceptaron y aceptamos, sumisos, el veto impuesto por Siles Zuazo a un destacado dirigente e intelectual del PCB.

No hubo unidad superior de la izquierda boliviana con socialistas y comunistas como protagonistas, pero hubo UDP con la que fueron más los naufragios que las llegadas seguras a un puerto.

La Paz, en la campaña para vencer al coronavirus, junio de 2020.

*Periodista

Síguenos a través de:

facebook icontexto inside icon  twitter-logo-enelpc

Publicación Aquí 323

Visitas

15816367
Hoy
Ayer
Esta semana
Este mes
Total
2501
9324
11825
202509
15816367