cabecera aqui blog

MAS, CC y BDN difieren sobre formas del régimen democrático

AddThis Social Bookmark Button

de sábado a sábado 483

Remberto Cárdenas Morales

El Movimiento al Socialismo (MAS) viola permanentemente las garantías constitucionales normadas en la Ley Fundamental, aprobada por los constituyentes en Sucre y, en Oruro, modificada en varios de sus artículos, sin constituyentes, como resultado de un acuerdo entre el partido de gobierno y partidos de la oposición.

Ahora, los candidatos masistas a la reelección son fruto de más vulneraciones de la Constitución Política y otras normas.

La Comunidad Ciudadana (CC), en cambio, asegura que aquellas garantías constitucionales: Constitución Política, leyes, convenios internacionales, otra democracia —en tanto régimen político—, serán respetados y aplicados en Bolivia, como no ocurre en este período.

Ofrece una Bolivia mejor, sin definir los alcances de esa consigna.

Bolivia dijo No (BDN), oferta manos limpias, seguridad ciudadana y oportunidad para todos, por intermedio de su candidato a la Presidencia de Bolivia, que confesó que es liberal, en una entrevista organizada por la red Erbol.

Aquel empresario y los otros olvidan que el capital llega al mundo bañado de lodo y de sangre de la cabeza a los pies (Marx); o como se dice en una canción cruceña cuando un peón de una hacienda va a la casa del patrón a cobrar lo que éste le debe, él le hace responder: que le darán una paliza por arrobas y que se vaya.

La seguridad ciudadana en la sociedad burguesa la imponen los organismos represivos (policía, fuerzas armadas y otros).

La oportunidad para todos, a lo liberal, quiere decir: dejar hacer y dejar pasar o libre mercado y libre competencia.

En materia económica, los candidatos masistas están por un capitalismo remozado por eso, aunque encubiertos, lo más probable es que siguen creyendo en el capitalismo andino-amazónico. Son más amigos de los empresarios socios suyos y dicen que no quieren patrones, pero buscan y consiguen alianzas entre ellos, inquilinos de la Casa Grande del Pueblo y los empresarios de la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO), a manera de avanzada, entre otros pactos establecidos por gobernantes y distintos segmentos de capitalistas.

El patrimonio de Morales, declarado a la Contraloría, en 2016, era de Bs2,8 millones.

El líder de CC nada propone fuera y menos en contra del sistema de producción en funcionamiento; por tanto, buscaría reformar el capitalismo, dependiente y atrasado.

La propaganda electoral, referida a las tareas programáticas de la CC así lo explican.

El candidato de BDN, es un empresario-ganadero, con una hacienda de más de 1.000 hectáreas y Bs5 millones, como patrimonio declarado ante la Contraloría. Integra, sin duda, uno de los grupos económicos cruceños que, ahora también, dirigen las palancas de la economía boliviana, asociada a capitales externos, es decir, facilitan la transnacionalización de la economía regional y boliviana.

Sobre el desarrollo social que se requiere en Bolivia, el MAS postula metas que las propone el Banco Mundial, como la disminución de la pobreza extrema y de la pobreza, respecto de las que fija nuevas metas; y celebra la movilidad socio-económica de las capas medias que crecen en número e incrementan (no todas) moderadamente sus ingresos. Empero, ciertas desigualdades, que se registran en nuestro país, también se acentúan este tiempo de alteraciones burguesas, con el doble aguinaldo, por ejemplo, que lo recibe la minoría de asalariados.

Y el MAS pide a sus electores votar por un futuro seguro.

En este renglón del desarrollo social, la CC no sólo no muestra diferencias con el MAS, expresamente remarcó que mantendrá los bonos (Juancito Pinto, Juana Azurduy, Bono Dignidad), además de otros beneficios establecidos durante los últimos 13 años.

Una limitación de esos bonos está en que no son una consecuencia del crecimiento económico, sino del precio favorable de las materias primas, que vende Bolivia, en el mercado internacional.

En la propaganda electoral de esta convergencia se dice que el servicio de salud será una prioridad.

BDN, apunta hacia ajustes, dentro de la actual economía, para que los bolivianos vivan mejor. Pero los bolivianos sabemos lo que son los efectos de los ajustes económicos de contenido burgués.

Sin embargo, hay que tener claro que los empresarios y la clase social a la que pertenecen, primero aseguran sus utilidades y después conceden migajas a los sectores sociales subalternos.

Asimismo, no debemos distraernos frente a ideas que asumen, verbalmente, los masistas y sus dirigentes. Retengamos, empero, en la memoria que un día Evo Morales dijo que es marxista-leninista, o que otra mañana el actual Ministro de Economía instruyó a sus dependientes que en 15 días elaboren un programa para construir el socialismo en Bolivia y nunca pidió resultado alguno, o que el Vicepresidente decía que el socialismo está en el horizonte, pero también informó que él estaba más cerca de la socialdemocracia europea que de la Revolución cubana.

El líder de la CC recordó, hace tiempo, que él se consideraba guevarista, pero durante su actual campaña pidió que se aplique la Carta Democrática de la OEA, al régimen de Maduro en Venezuela, cuando un jefe militar de Estados Unidos declaró que ellos (los yanquis) tenían todo listo para una intervención armada en el país del Libertador.

El candidato de BDN, así lo negara, es un aliado de los gobernantes yanquis y es un testaferro directo e indirecto de las empresas transnacionales.

Las sombras más notorias de las tres candidaturas citadas, sin más detalles, son:

El binomio oficialista dijo cero tolerancia a la corrupción y lo que evidencia es más fraude electoral, una forma de la corrupción política, así como es otra modalidad de la corrupción regalar, regalar y regalar, con dinero de las arcas fiscales, a cambio de votos.

El candidato de la CC se muestra implacable ante la corrupción de los gobernantes; sin embargo, se niega a explicar el porqué de la recepción de dinero en su beneficio —de acuerdo a un vocero del MNR—, por su candidatura a Vicepresidente con Gonzalo Sánchez de Lozada, candidato a la presidencia; dinero supuestamente destinado a evitar la quiebra de PAT.

El candidato número uno de la CC tiene un patrimonio de Bs2,8 millones, registrado en la Contraloría.

El candidato de BDN, se cree un empresario de manos limpias, mas no repara en que por una parte de la jornada de trabajo no les paga a sus peones de su hacienda ganadera, lo que se llama plusvalía: un “robo” a sus dependientes.

Los dirigentes del MAS y de BDN, comparten la propuesta de producir biocombustible, para lo que deben provocar más desbosques y, al parecer, tampoco les importa la alimentación de los bolivianos, como política pública prioritaria.

Los dirigentes de la CC y de BDN coinciden en la defensa de la actual democracia que es mezquina, un régimen político para la dominación, que no es la democracia sin explotadores y sin explotados, que es la que interesa realmente al pueblo boliviano.

Los de la CC y de BDN, además, quieren una democracia que nada tenga de autoritaria, pero guardan silencio respecto de la democracia económica que, entre ambas, deben constituir una fase sociopolítica más avanzada cuando las dos (democracias) confluyen cada una con su aporte, para decirlo así en aras de la claridad de este comentario.

El MAS no es ni partido ni frente, como se caracterizan estas estructuras políticas y según criterios comúnmente aceptados. Esta organización o “instrumento de los pueblos” pretende agrupar en sus filas a todo el pueblo. a todos los cocaleros, a todos los campesinos, a todos los colonizadores, lo cual se demuestra que es imposible.

No obstante, esta agrupación representa, en los hechos, los intereses de medianos propietarios: cocaleros, colonizadores, cooperativistas-empresarios mineros y, a mucha distancia, a ciertos sectores del pueblo. Sin embargo, el MAS tiene alianzas, valga la reiteración, con varios segmentos de empresarios.

El CC, según la práctica, tampoco es un partido o un frente, es un conjunto de amigos y excompañeros de estudio. Y esto no se lo dice en tono peyorativo. Aunque se advierte que en esa convergencia política se sienten o están representadas, básicamente, las capas medias de la población.

BDN, según sus perfiles, es un partido político en formación, de empresarios, especialmente cruceños. El mayor respaldo electoral suyo es de Santa Cruz y del Beni, de acuerdo a encuestas conocidas.

El candidato del MAS calla frente al planteamiento de federalismo para Bolivia, el de la CC ha dicho que se debe discutir y el de BDN quiere aquel tipo de gobierno para nuestro país.

Ojalá que estas líneas sirven como pistas para redescubrir la esencia de las tres candidaturas retratadas, cuyas figuras son presentadas como se las ve.

Síguenos a través de:

facebook icontexto inside icon  twitter-logo-enelpc

Visitas

12671927
Hoy
Ayer
Esta semana
Este mes
Total
5447
5719
22465
142300
12671927