cabecera aqui blog

Evo Morales menosprecia a las universidades públicas y autónomas

AddThis Social Bookmark Button

De sábado a sábado 398

Remberto Cárdenas Morales*

El presidente Morales, en 13 años de su gobierno y en varias ocasiones, ha puesto a la vista y nos hizo escuchar su menosprecio respecto de las universidades públicas y autónomas de Bolivia. Sin embargo, se ha comportado al menos comedido ante miembros de la Universidad Privada de Bolivia (UPB), durante una visita suya a la sede de esa casa de estudios (en La Paz), de la que el empresario Fernando Illanes, exministro de Gonzalo Sánchez de Lozada, es uno de los dueños. De la UDABOL Morales ha recibido una distinción.

—Durante su primer mandato presidencial, Juan Evo Morales Ayma, estuvo en el atrio central de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) y ante una audiencia, en la que predominaban empleados públicos, dijo que en esta casa de estudios debían formarse los profesionales que necesitaba el todavía llamado proceso de cambios. Los datos que hemos recogido nos convencen de que desde el gobierno nada se hizo para materializar algún acuerdo que asegure la graduación de esos profesionales en la U. Sin embargo, con demora evidente se firmó un compromiso Gobierno-UMSA, cuyo resultado es que allí bachilleres estudian para posibles técnicos que se requieren para la industrialización del litio, la que tropieza con dificultades que, ahora, no se superan.

—Varias investigaciones (genéricas y aplicadas) fueron entregadas por la UMSA a gobernantes actuales. Sin embargo, ninguna de esas propuestas mereció consideración alguna de los inquilinos del Palacio de Gobierno. Como demostración de lo que no se hizo ni se hace en este tiempo, reproducimos la siguiente información procedente de la universidad pública paceña: Mientras que, con ayuda de los gobernantes de Brasil, 1.500 biólogos, egresados de sus casas de formación profesional, seguían cursos de posgrado en Estados Unidos, Europa y Japón; ningún biólogo boliviano realizaba estudios similares en esos países o en otros.

Una docente investigadora de la UMSA, cuyos hallazgos de un nuevo conocimiento se conocen más fuera del país que entre nosotros y que además de votar por Morales apoyaba al régimen en funciones, afirmó que ni los gobernantes ni el Presidente querían colaborar con aquella casa de estudios.

—El presidente Morales afirmó: “Ahora estoy muy feliz, contento por no haber ido a la Universidad, tal vez a mí también me hubieran enseñado en la Universidad agredir a campesinos, desvestir a campesinos, hacer arrodillar a campesinos...”

—Sin embargo, en la Asociación de Periodistas de La Paz, en un aniversario de esta organización, Morales señaló que quería estudiar periodismo, después de anotar que fue amigo de los redactores del entonces semanario impreso Aquí.

—El mismo gobernante dijo que en las carreras de derecho del país no se debía estudiar derecho romano. Por ese “consejo” del Presidente se advierte que lo más probable es que no sabe que varias instituciones del derecho y de las leyes, en el mundo, provienen de aquel antiguo derecho romano.

—Morales, varias veces fue invitado para participar de foros en el Paraninfo de la UMSA, pero se negó a concurrir y nada explicó sobre su ausencia.

—La Universidad Nacional Siglo XX (Llallagua), le concedió, al Presidente, el título Doctor Honoris Causa, con argumentos políticos, lo que festejaron los seguidores suyos, pero la distinción no tuvo mayor repercusión.

—Aunque gobernantes y Evo Morales callan, esperan que las universidades indígenas —que no son autónomas— cuando menos entren en competencia desleal con las casas de estudio públicas y autónomas. Desean competencia, en vez de relaciones de complementación e integración.

—Cuando el presidente Morales asistió a la inauguración del campus de la UPB, en La Paz, elogió la crecida inversión de los empresarios. Al revés, protestó por el mal uso del dinero del pueblo por las universidades públicas, según él.

—La Universidad de Aquino Bolivia (UDABOL) debía por impuestos y en su Carrera de Derecho programaban menos horas de estudio de las establecidas en los reglamentos académicos; asimismo, en ese período el accionista principal de esa casa de estudios encabezó marchas, en La Paz, con las que demandó el cierre de la Asamblea Constituyente y la convocatoria a otra que no sea fraudulenta, según él. Sacha Llorenti ejerció como decano en aquella Carrera. Se conoce que ambas irregularidades citadas fueron “superadas” a cambio de acciones en UDABOL que sus propietarios regalaron al vicepresidente García Linera y al actual Embajador de Morales en la ONU. También cesaron las marchas mencionadas. Una pregunta nuestra es: los hechos narrados influyeron en la decisión de aquella universidad privada de otorgar al presidente Morales el título de Doctor Honoris Causa.

—Es verificable lo siguiente: en las universidades públicas los gobernantes rara vez han tratado de impulsar alguna acción política, pero sin resultados positivos. Al presidente Morales, por ejemplo, estudiantes de la Universidad Gabriel René Moreno de Santa Cruz, le rechiflaron con fuerza.

Ya es tarde. Desde el actual gobierno, sólo en seis meses, nada que edifique es posible impulsar dentro de las funciones esenciales de las universidades públicas: en la formación de profesionales integrales; en investigación científica y técnica, que sea subversiva; así como en interacción que nada tenga de asistencialista.

*Periodista

Síguenos a través de:

facebook icontexto inside icon  twitter-logo-enelpc

Publicación Aquí Nº 271

Visitas

11866687
Hoy
Ayer
Esta semana
Este mes
Total
5530
6088
11618
122708
11866687