cabecera aqui blog

Comités cívicos y ciertas plataformas distantes del pueblo

AddThis Social Bookmark Button

De sábado a sábado 394

Remberto Cárdenas Morales*

Salvo excepciones, los comités cívicos y varias plataformas ciudadanas que reivindican los resultados del 21F, están distantes de los intereses del pueblo, aunque toman la representación de explotados y oprimidos, pero sólo en la forma.

Ahora muestran un comportamiento mucho más claro.

Desde el comienzo de las pocas acciones que han mal organizado y mal dirigido, especialmente, el comité cívico de Cochabamba, esperaban un alzamiento popular que impida la repostulación del presidente Morales.

Ilusos para decir lo menos: no cayeron en la cuenta de que debían derrotar al gobierno y al Estado para que los resultados de aquella consulta sean respetados y aplicados como debió ser, básicamente, porque el no de la mayoría de los bolivianos era y es de cumplimiento obligatorio.

La sentencia constitucional del Tribunal, con asiento en Sucre, a pesar de que viola la Constitución, habilita a Evo-Álvaro para que busquen su reelección las veces que quieran: hasta la muerte del “Jefazo” es el grito de masistas que quieren la reproducción del poder actual para que ellos vivan bien, como no ocurre con la mayoría de los bolivianos.

Esa sentencia del Tribunal Constitucional Plurinacional tampoco pudo ser derrotada por comités cívicos y plataformas ciudadanas.

La unidad real de esas instancias, por ejemplo, con el CONADE, se mostró imposible desde siempre. Por ello, debió buscarse, a lo sumo, una convergencia o la unidad en la acción allí donde hubiera sido posible. Un ejemplo podría graficar lo que decimos desde hace algún tiempo: durante las dictaduras militares y fascistas (Banzer-García Meza) el blanco de los demócratas y antifascistas fueron los dictadores y los fuegos del pueblo estuvieron dirigidos contra esos dictadores, sin acuerdos labrados en reuniones y otros encuentros.

Creemos que lo peor ocurrió cuando comités cívicos y plataformas ciudadanas, sin medir sus limitadas fuerzas, sin tiempo, sin unidad y sin algo que sea organización y no sólo espontaneidad, convocaron a huelgas de hambre, marchas, vigilias, paros y otros; ocasiones en las que los resultados sirvieron a Evo Morales y al MAS y, la acumulación de fuerzas de comités cívicos y plataformas fueron casi siempre el fracaso, con excepciones, como en Santa Cruz, lugar en el que el comité cívico, guardando las distancias de espacio y tiempo, sigue siendo lo que fue el siglo pasado: el partido de la oligarquía cruceña, incluidas las logias en las que empresarios y derechistas mandan realmente.

Esos grupos de cívicos y plataformistas, ahora también está más claro, ni siquiera comparten el discurso sino en parte.

Ahora algunos no quieren elecciones, al parecer, en coincidencia con militantes bolivianos del Partido Republicano de Estados Unidos o simpatizantes que buscan ventajas personales aquí, de lo que creen que es política.

Otros postulan la elección de un gobierno transitorio que convoque a una constituyente para generar otro régimen político, etc.

Algunos de esos movilizados por el 21F están aguardando una postulación a la Asamblea Legislativa Plurinacional o a un cargo público, al estilo de los miembros de la COB y otros sindicatos.

Los que desde el comiteísmo cívico y las plataformas dicen que para ellos lo único que los mueve es la defensa del 21F, además de ser pocos, advierten que podrían quedar sin nada.

El comportamiento del CONADE y del Comité Cívico de Potosí merecen un comentario aparte. Como adelanto decimos que entre los dirigentes del primero hay quienes defienden como un acierto su alianza con el comité cívico cruceño como si causas que sí interesan al pueblo fuera posible ganarlas aliados a sus enemigos. Los dirigentes del comité cívico de Potosí, algunos momentos se diferenciaron de los vocingleros que poco hicieron y seguramente comprendieron que la causa del 21F no es como para agotarse en la marcha sino para crecer en ella. Y es que los potosinos, además, saben que se necesita mucha fuerza, unidad, plataforma, aliados y lucha sostenida para enfrentar al autoritarismo de Morales.

Sobre todo en Santa Cruz, si alguna fuerza sumó el comité cívico y ciertas plataformas, parece que principalmente sirven a los candidatos de la derecha local y del país: Oscar Ortiz y Edwin Rodríguez.

La propuesta para que se vote el 20 de octubre por el candidato más favorecido por las encuestas, fuera de la de Evo, quizá caiga en saco roto, a menos que los ciudadanos, que no están distraídos, voten para derrotar al binomio Evo Álvaro, como muchos esperan.

Es lamentable, pero hay que decirlo: entre comités cívicos y plataformas, hechas las excepciones, pisan fuerte los derechistas extremos y entre ellos hay candidatos que siguen esperando milagros, cual politiqueros de miras muy cortas.

Nos interesa anotar que entre dirigentes cívicos y de las plataformas hay quienes llaman a no seguir el ejemplo de Cuba. Ignoran esos señores que en más de 50 años de revolución ininterrumpida en la Isla indómita, nuestros pueblos no se dejaron engañar: tienen claro que una verdadera causa popular en Bolivia no se puede ganar si apunta a la vez contra la patria de Martí y de Fidel.

Respecto de Venezuela: reiteramos nuestra solidaridad con el pueblo de Bolívar y de Sucre y somos militantes al rechazar toda intervención yanqui en aquella patria y sobre todo estamos en contra de que la amenaza de intervención militar yanqui se materialice allí.

Es que portamos la bandera con la consigna; Bolivia libre sí, colonia yanqui no.

*Periodista

Síguenos a través de:

facebook icontexto inside icon  twitter-logo-enelpc

Visitas

12059820
Hoy
Ayer
Esta semana
Este mes
Total
898
6145
36897
145600
12059820