cabecera aqui blog

Editorial de Cambio con ideas del Presidente colombiano

AddThis Social Bookmark Button

Remberto Cárdenas Morales* - De sábado a sábado (174)

El diario gubernamental de Bolivia, Cambio, copia partes del discurso del presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, en su editorial del 7 de este mes y, con esas ideas, postula la paz para aquel país y convoca a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP) a que abandonen la insurgencia que libran desde hace cerca de 50 años. Leamos:

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), en su carrera absurda de violencia, que ya alcanza casi medio siglo, ha llegado a un punto de quiebre.

Así, sin comillas y sin cita de fuente, reproduce una parte del discurso del Presidente de Colombia luego del asesinato del comandante Alfonso Cano, máximo líder de la fuerza insurgente, que fue difundido por la agencia internacional de noticias AFP y reproducido en la misma edición. El editorial de Cambio va en la página 3 con el título: “La paz en Colombia”, mientras que el resumen del discurso de J. M. Santos aparece en la página 22 intitulado: “Las FARC rechazan desmovilización propuesta por Gobierno de Santos”. En esa noticia periodística se lee, entre comillas: “‘Las FARC, en su carrera absurda de violencia, que ya alcanza casi medio siglo, han llegado a un punto de quiebre’, advirtió Santos en una alocución radiotelevisada al país”.

Sigue la copia de Cambio. Otra vez sin comillas y sin cita de fuente:

A Alfonso Cano se le dio la oportunidad de hacer la paz, pero la perdió.

Décadas de violencia no consiguieron nada, no mejoraron la vida de los hermanos colombianos, sólo significaron sangre, dolor y muerte, y sólo ayudaron a perpetuar la pobreza y el atraso.

Qué dijo Santos, según AFP: “‘Cano hubiera podido hacer la paz conmigo, pero perdió la oportunidad (…) décadas de violencia no consiguieron nada, no mejoraron nada, sólo significaron dolor y muerte, sólo ayudaron a perpetuar la pobreza y el atraso’, agregó”.

Este último párrafo es separado en dos por Cambio y el redactor de ese editorial introduce la frase: “…la vida de los hermanos colombianos…”.

Hace algunos años, un estudiante de la carrera de Comunicación de la UMSA, ante una denuncia del autor de una nota de opinión: “Ética y universidad”, fue procesado por plagio y expulsado de ese centro de profesionalización.

El Código de Ética, artículo 3, de la Confederación Sindical de Trabajadores de la Prensa de Bolivia (CSTPB) dispone: “Los periodistas deben abstenerse de toda actuación deshonesta, juicios calumniosos, plagio, acusaciones sin prueba o ataques injustificados a la dignidad, honor o prestigio de personas, instituciones o agrupaciones”.

Las organizaciones sindicales y profesionales de los trabajadores de los medios de difusión del país están entre las que procesan a sus integrantes que asumen conductas reñidas con nuestras normas éticas, por lo que esperamos que tomen medidas respecto del plagio cometido por el editorialista de Cambio que motiva este comentario.

En cuanto a la posición reflejada por la publicación gubernamental (estatal, según el actual Ministro de Comunicación) respecto del conflicto armado que se desarrolla en Colombia, con sus intermitencias, desde 1948, a partir del llamado Bogotazo, es ineludible un pronunciamiento expreso:

El presidente Morales, especialmente ante el rescate de secuestrados por la guerrilla de las FARC, dijo más de una vez que él cree que éstas debían abandonar las armas.

En el editorial de referencia se escribe: “Para alcanzar el camino del diálogo sincero y la paz, sin embargo, las FARC deberán, primero, renunciar definitivamente a las armas”.

Esa propuesta hizo también el presidente colombiano a los insurgentes. Éstos respondieron que la lucha continúa.

Según los datos conocidos, el inmolado jefe de las FARC-EP propuso diálogo por la paz en Colombia sin abandonar las armas. Y de acuerdo a un comunicado oficial de los insurgentes ésa será la línea que apliquen en la nueva etapa que empezó con la caída de Cano.

Los alzados durante cerca de cinco décadas afirman, además, que no acabará la guerra liberadora que sostienen si las condiciones materiales de vida de Colombia permanecen sin cambios fundamentales. A su vez, el principal dirigente del P. Comunista Colombiano, a cuya estructura pertenecieron las FARC-EP, además de opinar sobre la muerte de Cano, señaló que uno de los riesgos es que el Comando Sur de los Estados Unidos utilice como pretexto el combate contra las FARC-EP para agredir a los procesos que, a pesar de todo, cambian a Nuestra América. Agregó que el gobierno de Santos no tiene plan alguno para conseguir la paz para su país.

Además del plagio, al que con vergüenza ajena nos referimos, en el editorial de Cambio se reproducen las afirmaciones de Santos sobre la insurgencia colombiana, tanto que al menos en ese espacio el que opina, porque se lo cita o porque se le copia, es Juan Manuel Santos, al que se responsabiliza, entre otras cosas, de la muerte de 2.000 colombianos cuyos restos fueron descubiertos en una fosa común de su país.

Entre tanto no haya un pronunciamiento oficial, entendemos que lo dicho en el editorial de Cambio, respecto de la paz para Colombia, es lo que piensan los gobernantes bolivianos. Es decir, un gobierno que dice que impulsa una revolución democrática y cultural, con los campesinos como una fuerza de sustentación principal, pretende que acabe la lucha antioligárquica y antiimperialista en Colombia, que las FARC-EP entreguen las armas redentoras, que éstas se nieguen a sí mismas, que renuncien a la lucha liberadora, a la segunda y definitiva independencia de Colombia, en el cauce de la revolución continental.

Además, el editorial de Cambio busca que las FARC-EP y el pueblo colombiano renuncien al derecho a la rebelión que reconoce incluso la Declaración Universal de los Derechos Humanos, así como al derecho de los colombianos a luchar por una nueva Colombia, que es posible y que es urgente.

Así como Evo Morales no aceptaría abandonar las urnas y empuñar las armas (él proclama que prefiere las urnas a las armas), los combatientes de la FARC-EP dijeron que buscan la paz para Colombia (y se advierte que siguen esa búsqueda), pero sin arriar las armas.

La Paz, 10 de noviembre de 2011.

*Periodista

Síguenos a través de:

facebook icontexto inside icon  twitter-logo-enelpc

Visitas

13862514
Hoy
Ayer
Esta semana
Este mes
Total
5453
8651
35533
81355
13862514