cabecera aqui blog

Presidente y jefes militares intercambian favores políticos

AddThis Social Bookmark Button

De sábado a sábado 376

(Otros datos para una semblanza del presidente Morales)

Remberto Cárdenas Morales*

—Juan Evo Morales Ayma (JEMA), de repente, descubrió que el Ejército de Bolivia es anticolonialista y antiimperialista, a partir de la Batalla de Aroma (1820), es decir, desde los últimos cinco años de la conclusión de la guerra por la independencia de lo que es nuestro país y Latinoamérica.

Lenin no había publicado aún su libro: El imperialismo, fase superior del capitalismo, tampoco se libró la guerra por la independencia de Cuba de la dominación de España, definida como la primera guerra imperialista de la región.

Un comandante del Colegio Militar Gualberto Villarroel se definió como antiimperialista; sin embargo, a los días concluyó su labor y pasó a la reserva activa, y no fue favorecido con otro cargo castrense.

—Evo Morales anunció que en Bolivia funciona una escuela militar antiimperialista en la que se forman (¿o deforman?) oficiales procedentes de países de la región. ¿Cuáles serán los resultados?

—Morales ha reiterado aquella afirmación, tanto que el Vicepresidente y el actual Ministro de gobierno han pretendido escribir en pentagrama lo que el Presidente cantó a capela, vale decir, sin notas escritas. Un analista del accionar de Evo Morales llegó a decir que éste, con sus frases sobre los militares, escribía una nueva historia de Bolivia.

—Varias veces JEMA afirmó que éstos no guardan documentos reservados sobre el desaparecido líder socialista Marcelo Quiroga Santa Cruz.

El Vicepresidente declaró que la CIA podría tener documentos clasificados sobre aquella desaparición forzosa.

—El exjefe del Ejército, Freddy Bersatti Tudela informó, para medios de difusión, que los documentos sobre desplazamiento de tropas y sus acciones punitivas en El Alto y en el departamento de La Paz, en defensa de Gonzalo Sánchez de Lozada y gobernantes de ese tiempo (2003), habían sido quemados. Públicamente nadie le pidió explicaciones.

—En una parada militar, realizada en Oruro, JEMA, sostuvo que él no quería un “Ejército masacrador”, como el que ocupaba centros mineros y comunidades campesinas y mataba a compatriotas. El Presidente con esa afirmación sugería que se tiene, en nuestro país, un Ejército que mata casi siempre a gente del pueblo, lo que en cierto modo contradice otras afirmaciones suyas, lo que también sirve para subinformar y desinformar.

—El presidente Morales señaló que hablaría con defensores de los derechos humanos para que éstos no se opongan a la formación de los efectivos militares dentro de escuelas y de cuarteles.

Esa noticia inconclusa se difundió después de que dos oficiales del Ejército murieron en la Escuela de Cóndores (Sanandita-Tarija) como consecuencia de golpizas de sus  compañeros de curso, ordenadas por instructores, lo que se presentó como parte de la formación castrense. Los presuntos responsables de esas dos muertes fueron protegidos por jefes militares y esos crímenes siguen impunes.

Defensores de derechos humanos condenaron aquellas muertes.

—Evo Morales concede privilegios a los uniformados: aquéllos se jubilan y reciben como renta la totalidad del sueldo de cada quien. Los jubilados de sectores laborales —los de servicios y los que producen un nuevo valor— en el mejor de los casos reciben, como renta, el 70 por ciento de sus ingresos.

Otro privilegio (¿y sigue siendo?) son o eran los sobresueldos pagados a pocos jefes militares, al parecer, con dinero procedente de Venezuela.

—El Presidente acaba de señalar que el Ejército es del pueblo. Camilo Cienfuegos, dirigente de la Revolución cubana, definió al Ejército Rebelde como el pueblo uniformado el que, además, se formó en la lucha liberadora de la Mayor de las Antillas.

—Que el nuevo Comandante en Jefe de las FF.AA. del país se declare “soldado del proceso de cambios” no tendría que alarmarnos. Los institutos armados son el sostén del Estado llamado plurinacional y, por tanto, están subordinados al Capital General, ahora, a JEMA.

El Presidente espera que los uniformados voten por su reelección. Pero el descontento respecto de los gobernantes y de Evo Morales, especialmente, también ocurre en las filas castrenses, por lo que no es, en consecuencia, el electorado cautivo que, el principal gobernante, cree que sólo le favorecerá a él.  

Y es probable que el Presidente tenga un pacto con jefes militares por el que el primero protege a los uniformados y éstos apoyan la candidatura de Morales por cuarta vez, con las leyes y la Constitución o sin ellas.

La Paz 29 de diciembre de 2018.

*Periodista

Síguenos a través de:

facebook icontexto inside icon  twitter-logo-enelpc

Visitas

11695256
Hoy
Ayer
Esta semana
Este mes
Total
1048
4234
23040
113020
11695256