cabecera aqui blog

Formas del fraude electoral y candidatos con antecedentes delictivos

AddThis Social Bookmark Button

De sábado a sábado 315

Remberto Cárdenas Morales*

Uno de los primeros fraudes para asegurar la tercera elección del Presidente-candidato y Vicepresidente-candidato, fue cometido por el Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP), que violó la segunda disposición transitoria de la Constitución Política del Estado (CPE), con la habilitación del binomio oficialista, lo que es inconstitucional, mejor dicho, contrario a la Ley Fundamental.

El TSE, en similar línea fraudulenta, casi siempre, favorece a los candidatos oficialistas;  ese organismo que, sobre todo este último tiempo, no tiene nada de imparcial.

Los miembros de este organismo electoral prevarican (es otro fraude) por acción y/o por omisión. No hablamos de errores y citamos algunos ejemplos:

—Han ordenado retirar gigantografías del candidato de UD y se mantienen las gigantografías del Presidente-candidato en avisos del Ministerio de Comunicación, costeados con nuestro dinero.

—La denuncia del MSM en sentido de que la candidata a diputada por la zona sur de La Paz, no vive allí y que, por tanto, no puede candidatear por esa circunscripción, los miembros del TSE han remitido el asunto al Ministerio Público, el que avisó que tramitará esa denuncia después de las elecciones del 12 de este mes. Sin embargo, el pedido de retiro de imágenes referidas a la condena de prisión sin derecho a indulto de Luis García Meza Tejada, entre otros, por la desaparición de Marcelo Quiroga Santa Cruz, fue retirada por orden de los integrantes del TSE para no “mellar la dignidad” de un delincuente rematado que fue juzgado por delitos que lastiman a la humanidad.

—Los máximos jueces electorales callan frente a las amenazas de los oficialistas a los que anuncian la posibilidad del voto cruzado; sin embargo, incumplen sus deberes al no haber depurado las listas de electores por lo que en esos registros siguen nombres de al menos 300 muertos en nombre de los cuales votarían allegados a los candidatos oficialistas.

Recursos de los bolivianos son empleados para la campaña de Evo y Álvaro. Los avisos del Ministerio de Comunicación hacen propaganda política en favor de los candidatos oficialistas, la que tiene una visible dosis de mentiras, por eso no es ni será tan efectiva como sueñan sus promotores.

Una de las actividades electorales más costosas del binomio Evo-Álvaro ha sido la reunión del G77 + China, en Santa Cruz de la Sierra. El Presidente, luego de días desde la difusión de la grabación que le costó ocho días de cárcel al candidato a senador por Cochabamba y del MSM (Orellana), admitió que esa reunión le sirvió de campaña, aunque añadió que no fue planificado ese objetivo.

Los gobernantes, para reproducir su poder, en nada reparan: tienen una alianza de clases en la que pisan fuerte los propietarios medianos y los empresarios grandes, criollos y transnacionales. Incluso el programa de gobierno que inscribió el MAS y Evo-Álvaro, es como para que esos grupos económicos se convenzan de que con la prolongación probable (o segura) del poder de los gobernantes actuales, continuarán las condiciones para ganar, ganar y ganar, como declaró en La Paz el máximo ejecutivo de la corporación japonesa Sumitomo, dueña de la Empresa Minera San Cristóbal, la más importante inversión transnacional en Bolivia.

Los que piden votos para el binomio oficialista tienen fundados temores respecto de los resultados de la votación del 12 de octubre. Temores son los que manifiestan los que piden votación en línea y que piden evitar el voto cruzado; están inseguros los que dicen que “chicotearán” a los que no voten por el Presidente-candidato; se les debe mover el piso a los que le dijeron a la diputada Delgado que la sacarían en burro de Yungas de La Paz si iba en campaña electoral; han reiterado, cocaleros del Chapare, que allí no permitirán campaña de los opositores al máximo dirigente sindical suyo; el llamado voto comunitario, la decisión tomada en asambleas, será otra imposición, como ocurrió antes, y ahora será mucho más antidemocrático el comportamiento de los activistas electorales oficialistas.

Esas actitudes antielectorales y nada democráticas han sido defendidas por el Presidente-candidato y por el Vicepresidente-candidato. Más que eso: ambos candidatos y los otros que aludimos en esta nota han incurrido en faltas y/o delitos electorales. Si los miembros del TSE aplicaran las normas, específicamente, el artículo 238 del Código Electoral de 2010[1], previo proceso serían sancionados, incluso con destituciones o prohibición de ejercicio del cargo público.

La procedencia de los aportes electorales, dinero y otros, nada parece importar a los candidatos Evo y Álvaro. El Presidente-candidato dijo que contrabandistas de autos “chutos” ofrecieron vehículos para su campaña electoral.

“Los que se movilizan en las ciudades, y del campo hacia las capitales departamentales o provinciales, lo hacen bajo amenaza o bien pagados. Especialmente a los campesinos, que asisten a proclamaciones y otras actividades electorales, les pagan pasajes, comida, alojamiento, el o los jornales que demande de ellos la movilización y, además, dirigentes corrompidos prometen, por ejemplo, que llegarán 1.000 campesinos a La Paz, sin embargo, asiste la mitad de aquéllos y el dinero presupuestado para los gastos de los otros 500 comprometidos se quedan en los bolsillos de esos dirigentes que, con ese comportamiento, evidencian lo que son en realidad.”

Los datos reproducidos aquí nos convencen de que las fallas en la organización de las Elecciones del 12 próximo podrían arrojar resultados fraudulentos.

A Rubén Chambi Mollericona, candidato a diputado plurinominal por la circunscripción 19 (provincia Ingavi, La Paz), en las listas MAS, le siguen 15 procesos penales, entre otros presuntos delitos, por dos asesinatos y por más de un robo agravado. Ese candidato fue cuestionado por ciudadanos de Viacha, lugar en el que es conocido, ya que parece que no lo conocen los dirigentes del MAS. A pesar de una vigilia de electores de la circunscripción 9, en puertas del TSE, Chambi Mollericona fue ratificado como candidato, de cuya mantención (de ese candidato), el Presidente-candidato culpó a organizaciones sociales.

“En las listas de candidatos del partido oficialista a la ALP hay políticos que ejercieron o que ensuciaron ese servicio ciudadano en más de un partido (hablamos de la verdadera política, como teoría y como acción). Ahora ex militantes de partidos o de corrientes derechistas y centristas son candidatos a la Asamblea, con frecuencia, en sitios en los que tienen posibilidades ciertas de ser elegidos, como candidatos del  oficialismo.”

Así como sucede con miembros del actual gobierno, hay quienes han migrado de la derecha o de la extrema derecha hacia el MAS o al menos son amigos y/o simpatizantes de este partido. Sin embargo, esos tránsfugas son acogidos en las filas del oficialismo.

El senador masista, Eugenio Rojas, ha dicho que a los ex derechistas, ahora en el partido gobernante, los oficialistas los acogen porque son “incluyentes”, pero que ellos mantienen su línea con firmeza.

Poe su parte, el senador Sánchez, evangelista que huyó durante la lucha por la capitalidad de Sucre, ha dicho que los otrora derechistas, ahora aliados o electores del MAS, han “comprendido” que aquí en Bolivia hay cambios y que esos tránsfugas —no son otra cosa— entienden que ellos deben apoyar a lo que algunos todavía llaman revolución democrática y cultural. 

Candidatos a la ALP, del MSM y de UD han transitado hacia el MAS, sin más autocrítica que una declaración y/o que una carta de renuncia. Se sabe que en esos casos influyeron dos factores: presiones y dinero.

En la UD hay candidatos a la ALP que hasta hace semanas pertenecían a partidos definidos como de izquierda y, aunque no sean elegidos, quedará la huella del transfugio. Entre los candidatos de UD, algunos que decían y dicen que son seguidores de Marcelo Quiroga Santa Cruz: creemos que esa es una ofensa a la memoria del líder socialista. å

Entre los candidatos del MSM a la ALP hay cuando menos un banzerista infiltrado, ahora quizá ex banzerista, lo que resulta indecoroso.

Un conocido dirigente del MNR, dijo a una radioemisora que varios militantes de su partido postulan a la ALP en casi todos las candidaturas que pugnan en el proceso electoral de estos días. Añadió que tal vez consigan organizar una brigada parlamentaria con diputados elegidos en distintas tiendas político-partidarias.

Esa candidatura oficialista mezcla el miedo y la plata durante la campaña electoral, a pesar de lo cual es dudoso que los candidatos a la tercera elección ganen, el 12 de octubre, con el 74, o con el 80 por ciento o que elijan a todos los miembros de la ALP como desea el Presidente-candidato.

La Paz, 4 de octubre de 2014.

*Periodista


[1]Los delitos electorales, según el artículo 238 del Código Electoral de 2010, son:

a) Ilegal convocatoria o ilegal ejecución de procesos electorales, b) Doble o múltiple Inscripción, c) Coacción electoral, d) Injerencia en la Democracia Comunitaria, e) Falsificación de documentos o uso de documento falsificado, f) Instalación ilegal de mesas, g) Asalto o Destrucción de ánforas, h) Obstaculización de procesos electorales, i) Traslado fraudulento de personas, j) Manipulación Informática, k) Inducción del voto por difusión ilegal de propaganda y encuestas, l) Alteración y Ocultación de resultados, m) Alteración o Modificación del Padrón Electoral, n) Beneficios en función del Cargo,  o) Acta Electoral (firma fraudulenta de ese documento),  p) Acoso Político.

Los procesados a los sindicados por delitos electorales se deben ttramitar ante tribunales ordinarios, en materia penal (artículo 239 del Código Electoral citado), y las sanciones: entre 1 y 3 años de prisión y de 1 y 5 años de prisión, así como la suspensión de labores de funcionarios públicos y/o la prohibición del trabajo de los servidores públicos.

Síguenos a través de:

facebook icontexto inside icon  twitter-logo-enelpc

Publicación Aquí 334

Visitas

24645500
Hoy
Ayer
Esta semana
Este mes
Total
1648
8772
59523
231568
24645500