cabecera aqui blog

Es necesaria la unidad de todo el pueblo para seguir la defensa exitosa del TIPNIS

AddThis Social Bookmark Button

De sábado a sábado (289)

Remberto Cárdenas Morales*

La defensa de los derechos humanos de los pobladores del TIPNIS y de éste como reserva natural y territorio indígena; la unidad de todo el pueblo para acometer esa gigantesca tarea; lucha por los derechos ambientales de todos los bolivianos, que comprende un accionar por las más de 20 reservas ecológicas de Bolivia; solidaridad militante (de todos los días) en apoyo a Mojeño/trinitarios, yuracarés y chimanes que viven allí, son parte de las principales conclusiones de un conversatorio realizado este sábado 15, en la Casa de los Derechos Humanos de La Paz, por un grupo de bolivianos y bolivianas que desde la primera para indígena “Por el territorio y la dignidad” (1990), apoyan la causa indígenas y por jóvenes que en este último tiempo respaldan la causa nacional y/o plurinacional que es aquella reserva y territorio.

Esa instancia, cuya organización tiende a consolidarla y desarrollarla, se autodefine como una convergencia autónoma, urbana (básicamente) que, en especial en La Paz, estuvo entre las instituciones que organizaron, en coordinación con tantas otras, la solidaridad humana y material con los marchistas reprimidos en Chaparina (25-09-11) y con los de la novena caminata, ambas en defensa del TIPNIS.

Ese rol o papel que desplegará ese colectivo citadino y los objetivos estratégicos, así como un grupo de acciones inmediatas, fueron aprobada con la participación de ciuidadanos/as autodefinidos/as como defensores de los derechos ambientales de los bolivianos y, especialmente, de los compatriotas que viven en el TIPNIS.

Cuando esos compatriotas agitan con vigor aquella bandera y ponen el acento en que deben seguir en el cauce de la organización de la solidaridad en la sede de gobierno son la causa del TIPNIS y de los derechos ambientales de todos los bolivianos, ponen el acento en que de lo que se trata es de la defensa del principal derecho humano de aquellos pueblos indígenas: el derecho a la vida.

Derecho a la vida que, para mojeño/trinitarios, yuracarés y chimanes, en ninguna parte será mejor que en su hábitat natural y por tanto irremplazable como es el TIPNIS.

Los integrantes de la convergencia de la que hablamos en esta nota consideran, asimismo, que mientras defienden el territorio indígena (llamado legalmente también Tierra Comunitaria de Origen, TCO) defienden, asimismo, la reserva nacional que a la vez es el TIPNIS y que, legalmente, existe desde la década de los años 60 del siglo pasado.

La lectura que se hace es que el TIPNIS, reserva natural y territorio indígena, pertenece a los bolivianos y sobre todo a los pueblos indígenas.

Los derechos de mojeño/trintarios, yuracarés y chimanes se encuentran en la Declaración Universal de los Derechos Humanos (1948), Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT, 19...) y Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas (2007). Los dos últimos son, a la vez, leyes de nuestro país. En la nueva Constitución Política del Estado boliviano, que los indígenas han ayuda a redactar y a refrendar en un referéndum se encuentran, asimismo, casi todos los derechos de los pobladores del TIPNIS.

Entre nosotros, con frecuencia, se citan por aquí y por allá esos derechos y nadie en voz alta se anima a ponerlos en duda. Al revés, todos manifiestan su adhesión plena a esos derechos, sin embargo, los empresarios y los gobernantes son los que, en la realidad, desconocen e incluso violan esos derechos.

Estas últimas semanas, por ejemplo, casi todas las comunidades del TIPNIS se encuentran anegadas como pocas veces ocurrió allí. Y se sabe que con las inundaciones cuando son menos torrentosas y cuando duran más tiempo, la naturaleza (biodiversidad y ecosistemas), se regeneran, se revitalizan. Sin embargo, a veces los desbordes de ríos también, a veces resultan perjudiciales. Perjudiciales cuando, como sucede ahora, el caudal de las aguas es cuantioso y los desaguas demoran, entre otros factores, porque las represas para producir energía eléctrica instaladas en el río Madera, territorio brasilero, aumentan las inundaciones en vez de facilitar la circulación natural de esas torrenteras.

A propósito de ese nuevo fenómeno debemos recordar, siempre, que los primeros años del primer mandado del presidente Morales, éste fue informado de que un seminario realizado en Cobija-Pando, concluyó en que las empresas hidroeléctricas que se pensaba instalar en Bolivia —como la de Cachuela Esperanza del Beni— acabarían con la vida de 400 especies de peces de las 700 que allí existen, que habría inundaciones y que surgirían enfermedades conocidas y desconocidas y difíciles de tratar sobre todo las últimas.

Frente a las inundaciones que afectan a los habitantes del TIPNIS una acción inmediata en curso y que impulsan los voluntarios reunidos en el taller del que reproducimos parte de sus conclusiones, es el acopio y envío de alimentos (incluida agua en botellas), medicamentos y vituallas para aquellos hermanos.

Entre esas acciones inmediatas ese taller planteó avanzar hacia la consolidación de esa convergencia de solidarios con los indígenas del TIPNIS, en La Paz, fortalecer la unidad entre ellos, ayudar para que la unión retorne entre los comunarios de la reserva natural y territorio indígena y para que se construye un movimiento extenso y cohesionado de todo el pueblo boliviano (unión de alcance estratégico), instrumento necesario, sin ser el único, para la defensa exitosa del TIPNIS, defensa que pasa imprescindiblemente por la organización de la solidaridad con los pueblos que batallan, sin tregua, por la preservación de la casa grande, como denominan a su territorio y, a la vez, reserva natural de los bolivianos.

 Los que asumen las tareas señaladas en defensa del TIPNIS, la que más nos une y nos separa a los bolivianos, han sentado las bases, a la vez, de lo denominan un plan de alcance inmediato y estratégico (tareas para ahora y para mañana), para respaldar la causa de los indígenas de aquella reserva y territorio (y de las más de 20 que existen en territorio boliviano) y para luchar allí donde ellos se encuentren por sus intereses que son los mismos que de los mojeño/trinitarios, yuracarés y chimanes que al defender su hábitat lo hacen por el principal derecho humano que es el derecho a la vida. La vida de los indígenas allí sería otra o se agotaría sin territorio y sus riquezas (la biodiversidad) porque entonces no habría autodeterminación o gobierno propio y las costumbres como normas desaparecerían.

Ante el comportamiento divisionista de los gobernantes, desde las ciudades (y en coordinación con las organizaciones y dirigentes legítimos de los indígenas), los defensores del TIPNIS desde La Paz, fortalecerán su organización, cimentarán la unidad, asumirán (elaborarán si cabe) y difundirán ideas, acumularán fortalezas, darán y recibirán solidaridad (interna y externa), todo con vistas a respaldar la lucha de los pueblos indígenas de la reserva natural y territorio indígena cuyo filo principal es por la vida en su cas grande.

La Paz, 15 de marzo de 2014.

*Periodista

Síguenos a través de:

facebook icontexto inside icon  twitter-logo-enelpc

Publicación Aquí 332

Visitas

23413804
Hoy
Ayer
Esta semana
Este mes
Total
9930
8307
9930
172184
23413804