cabecera aqui blog

Artículos

Patrones: autoritarios con sus dependientes y con sus electores

AddThis Social Bookmark Button

Tras que se informó sobre la constitución del llamado Frente Amplio, en estas páginas, dijimos que la unión de la derecha era una mala noticia para el pueblo, a pesar de que pocos militantes de izquierda estuvieron, a manera de facilitadores, en esa agrupación en la que empresarios y derechistas, de conocido ejercicio politiquero, fueron y son de esa partida cuyo rumbo apunta a la “modernización” del capitalismo dependiente y atrasado, del que no salimos ni siquiera con la que llaman revolución democrática y cultural, la que para nosotros y cada vez para más bolivianos es un proceso de reformas, dentro del sistema, que cotidianamente pierden el contenido avanzado que tuvieron.

El candidato de la Unión Demócrata (UD), formado como economista en la Universidad Católica Boliviana y en la Oxford del Reino Unido, fue gerente de la empresa del cemento en La Paz (Viacha) y en otros lugares de Bolivia porque aquélla es casi un monopolio, la que a la vez fue una herencia del papá a los Doria Medina Auza.

Ese empresario fue uno de los que vendió, a precio rebajado (de gallina muerte se sigue diciendo), varias empresas estatales, es decir, el patrimonio de los bolivianos, entre ésas, el Ingenio Azucarero Guabirá y otras de las entonces corporaciones de desarrollo del país.

Respecto de los hidrocarburos Enrique Mariaca Bilbao, un experto en la materia, en una publicación de la Fundación Jubileo, dice: “En fecha 1 de noviembre de 1990, durante el gobierno de Jaime Paz Zamora (uno de sus ministros era Samuel Doria Medina Auza) se promulga la Ley de Hidrocarburos Nº 1194, cuyo objetivo principal era otorgar mejores y mayores garantías a los inversionistas privados, especialmente a los capitales extranjeros que trabajaban en el área petrolera, relegando a YPFB del papel central que tenía en el sector, abarcando todas las fases de la industria.”[1]

Eran tiempos neoliberales en los que Samuel Doria Medina Auza creía y parece que cree ahora que sirvió a Bolivia al despojarla del patrimonio antedicho.

La militancia de aquel empresario-político o politicastro fue en el MIR, cuyos dirigentes pactaron con el otrora dictador Hugo Banzer Suárez, así cruzaron ríos de sangre que decían que los separaba, para conseguir que aquél apoye la elección de Jaime Paz Zamora, a pesar de que éste se ubicó tercero por la votación en las elecciones. Así el tercero fue elegido Presidente de Bolivia por los parlamentarios de entonces que facilitaron aquella elección en contra de la Constitución Política del Estado; antes Paz Zamora fue habilitado como candidato a la presidencia del país, lo que le estaba expresamente prohibido, por la Ley Fundamental, porque había sido Vicepresidente y no había transcurrido un período gubernamental por lo que no podía postular a la presidencia o a la vicepresidencia del país.

Esa digresión es útil —por la que pedimos disculpas— para mostrar que Doria Medina Auza ha recibido beneficios políticos de un gobernante, cuyo origen de su mandato fue fraudulento, aunque esa salida fue presentada, en ese momento, como resultado de acuerdos políticos.

El comportamiento de los Doria Medina, en materia económica y financiera, es cuando menos dudoso, puesto que recibieron créditos del ahora cerrado Banco del Estado los que, según el actual candidato de UD, fueron pagados y que ellos nada deben a esa entidad bancaria ni a los bolivianos.

De acuerdo a dos publicaciones conocidas, Samuel Doria Medina Auza, ultrajó verbalmente a una de sus empleadas y ex esposa de Jaime Navarro, candidato a diputado por La Paz de la UD, que renunció para no causar daño a la candidatura de su jefe político y empleador, según declaró.

Nosotros sumamos nuestro rechazo a ese ultraje, pero añadimos que nos sorprende menos que a otros que callan ante los reiterados malos tratos del presidente-candidato, Juan Evo Morales Ayma, a las mujeres, incluidas sus ministras y/o su entorno familiar.

¿Alguien esperaba otro trato de un empresario, como Doria Medina Auza, a una de sus dependientes?

Ningún patrón tiene derecho a maltratar a sus empleadas, como lo hizo aquel empresario y candidato con una de sus asalariadas, de acuerdo a la grabación difundida profusamente.

Incluso esa grabación fue hecha con malas artes. Eso ocurrió con la reprimenda de Doria Medina Auza a su dependiente: una publicación da cuenta de que la ex esposa de J. Navarro grabó, sin permiso, grabó su conversación con el candidato de la UD.[2]

Casi nadie ha protestado por aquel ilegal e ilegítimo pinchazo telefónico. Asimismo, contadas personas han criticado que una ex dirigente de los derechos humanos de La Paz, allegada al MAS, haya difundido esa grabación que refiere los ultrajes verbales de Doria Medina Auza a una de sus empleadas. La propagadora de esa grabación jugó un sucio papel, rol que no debió asumir alguien que, con alguna frecuencia, dice que defiende los derechos humanos. Sin embargo, abre la boca cuando tiene que decir algo en favor de los gobernantes y, casi siempre, los momentos en los que aquéllos ejecutan acciones contrarias a los intereses del pueblo y del país.

Esa “defensora” de los derechos humanos nada dijo ante los reiterados ultrajes del presidente Morales contra mujeres. Ahora citamos dos casos: Juan Evo Morales Ayma, durante su primer mandato, dijo que los miristas (de Jaime Paz) le tendieron una trampa, resultado de la cual nació su hija Eva Liz (Morales Alvarado), a la que se negó a pagar la asistencia familiar porque dudaba de su paternidad. Esa acción, pública del presidente Morales, es cruel en cualquier lugar del mundo y en primer lugar aquí en Bolivia, con la agravante de que es el Presidente boliviano el que protagonizó ese hecho y dijo lo que dijo.

Teresa Zubieta propagó las grabaciones de las palabras de Doria Medina, la que quizá no escuchó que el Presidente dijo que  hay mujeres que se dejan golpear con sus maridos porque son masoquistas. Esa confesión —creemos que es una confesión del presidente Morales que debemos anotar— la hizo como parte de la misma intervención en la que dijo que la reunión del G77 + China, en Santa Cruz, fue su mejor campaña electoral. Después de varios días de silencio, Morales admitió que sí dijo lo que dijo sobre aquella reunión, muy cara, realizada en Santa Cruz, pero añadió que él no buscó que aquélla sea parte de su campaña.

El Presidente nos cree chatos de entendimiento, por eso también agregó hace horas que las coplas carnavaleras fueron bromas. Las otras ofensas a las mujeres corren y siguen sin siquiera una explicación ni del Presidente ni de sus voceros oficiales y oficiosos. A esos ultrajes de E. Morales nos hemos referido en el editorial del anterior número de Aquí (www.semanarioaqui.com No. 178).

Nosotros estamos convencidos de que sólo los políticos ineptos sustituyen las ideas y las propuestas programáticas con insultos y con difusión de grabaciones conseguidas con artimañas. Así los actuales candidatos bolivianos ensucian la política, más de lo que ya está.

La propaganda política que contiene mentiras visibles, estos días también aporta a la degradación de aquel oficio ciudadano (la política). A esas mentiras, en la propaganda electoral, nos vamos a referir en el próximo editorial de este semanario virtual.

Es condenable el ultraje verbal de Doria Medina Auza a su dependiente, así como el presidente Morales no tiene derecho alguno para maltratar a mujeres de nuestro país.

Ante esos ultrajes verbales y malos tratos del empresario y político, y del Presidente-candidato, se espera algún revés electoral que les propinen, merecidamente, especialmente, las mujeres. Y los que nos asqueamos ante la constatación del comportamiento indecoroso de esos candidatos sabemos al menos por quienes no debemos votar el 12 de octubre próximo.


[1]El artículo 4 de esa Ley establece: “Declárase de necesidad nacional la actividad de las personas jurídicas, nacionales o extranjeras que en relación contractual con Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos, bajo alguna de las modalidades previstas en la presente Ley, exploren, y/o exploten, refinen e industrialicen hidrocarburos y/o instalen plantas industriales de procesamiento y transformación de hidrocarburos, sin mayores límites que los establecidos por la Constitución y las leyes vigentes al momento de promulgarse la presente ley.” Cita tomada de: Enrique Mariaca Bilbao. Nacionalización de Hidrocarburos en Bolivia (Memorias), Fundación Jubileo.

[2]http://www.la-razon.com/animal_electoral/Elecciones-No seas imbecil-Doria Medina-Crock-audio 0 2120187993.html)

Síguenos a través de:

facebook icontexto inside icon  twitter-logo-enelpc

Visitas

13471920
Hoy
Ayer
Esta semana
Este mes
Total
4114
3183
7297
326122
13471920