cabecera aqui blog

Artículos

Sin “confrontación” en Santa Cruz, pero masistas la arman en La Paz

AddThis Social Bookmark Button

editorial

Gobernantes:

El Presidente dijo que “institucionalmente” no hay “confrontación” entre su gobierno y los cruceños. Sin embargo, datos muestran que masistas, en este momento, dirigen acciones destinadas a conseguir que la Alcaldía de La Paz, en vez de gastar dinero en propaganda, destine esos recursos a construcción locales escolares, a bonos e ítems para profesores.

Evo Morales, para el diario El Deber de la ciudad oriental, ha dicho que al pueblo no le gusta la confrontación y que reclama la unidad entre gobernantes y empresarios, dirigentes cívicos, en suma, con la derecha de esa región y, por añadidura, con los de la llamada media luna que, evidentemente, se alzaron contra los cambios, a pesar de que configuran, creemos, reformas avanzadas que, sin embargo, tienen a perder su contenido avanzado.

El primer mandatario señaló que las “inversiones” estatales y por tanto las obras, lo que los gobernantes y en particular él han hecho y seguirán haciendo por Santa Cruz les depara, ahora, mayor simpatía y apoyo a la gestión gubernamental. Agregó que se sentía contento por haber gobernado desde aquella ciudad.

El Presidente Morales incluso afirmó que quiere acuerdos con el Gobernador cruceño, Rubén Costas, para servir a Santa Cruz.

Medios de difusión han informado de que cerca de 2.500 millones de dólares han sido comprometidos para ser invertidos en el departamento del oriente boliviano. Y las obras “estrella” para Santa Cruz hasta el año 2025 (Bicentenario de Bolivia) son:

—La exploración del hierro del Mutún, incluida la producción de acero, para el consumo interno y para la exportación. El Presidente, en la misma entrevista, añadió que por culpa de Comibol no fueron posible las operaciones de la Jindal, empresa india cuyo contrato fue cancelado, por incumplimiento, luego de la ejecución de boletas de garantía firmadas por esa compañía. El Presidente incluso informó que sería cerrada la Corporación Minera de Bolivia y que en su reemplazo se constituiría otra empresa estatal.

—La represa Rositas la que, agregó, producirá 2.800 megavatios y que costará 1.480 millones de dólares; energía que alcanzaría, con creces, para exportar.   

—La habilitación de Puerto Busch para el traslado de carga procedente del Mutún, es el tercer encargo de los empresarios cruceños al principal gobernante. Por ello, éste habló de la construcción de un camino y una línea férrea hacia ese Puerto.

—Y la cuarta es la integración ferroviaria. Entre otros tramos se espera construir una línea férrea súper moderna que una Montero con Bulo Bulo para transportar urea, que se espera producir en esta última localidad, hacia mercados internacionales, como Brasil.

 Sobre la alianza de los gobernantes con los empresarios cruceños, el Presidente, en respuesta a una pregunta, dijo: “lo pasado pisado”, sobre la confrontación de la derecha y la ultraderecha cruceña con el gobierno —y con la mayoría del pueblo en 2008— agregó:

“Esos empresarios que no usaron ni usan la política para mejorar su empresa, son empresarios patriotas que invierten en su país, generan empleos, siguen invirtiendo y agrandando su empresa. Sean empresarios amigos y compañeros, pero (que) trabajen, porque su inversión está garantizada”.

La alianza gobernantes-empresarios, confirmada por datos de los aliados y por los resultados concretos, cambian la composición social del gobierno y, por tanto, sus políticas.

La tendencia es al predominio, en la economía boliviana, de la empresa privada, criolla y transnacional, junto con la propietarios medianos: cocaleros, colonizadores, cooperativas mineras, propietarios del transporte, comerciantes y otros.

Lo que sucede en la minería es un ejemplo de la marcha de los gobernantes hacia la privatización de ese sector para lo que el cierre de Comibol y la constitución de una corporación sustitutiva sería otro tramo de la privatización de la economía en Bolivia.

Sin embargo, aunque surjan más empresarios privados grandes, mediaos y pequeños, aliados y/o militantes del MAS, la contradicción entre el capital y el trabajo es algo que ni los gobernantes ni los patrones podrán anular. Es decir, la lucha de clases, aunque poco visible o invisible para algunos, seguirá en sus cuatro ámbitos: económico, político, ideológico y cultural. La complementariedad entre clases sociales y pueblos, de la que parlotean algunos (incluidos indígenas), en realidad sólo intenta encubrir las verdaderas contradicciones irreconciliables de las clases sociales y la lucha entre éstas.

En vez de esa alianza, los gobernantes tendrían que articular la unidad de los explotados y oprimidos, y hacer todo lo que de ellos dependa para que esa unidad sea democrática, popular, antiimperialista y revolucionaria, como una fuerza para la verdadera emancipación de los trabajadores y/o para la segunda independencia de Bolivia.

Mientras en Santa Cruz ya no hay confrontación entre gobernantes y derechistas, según el Presidente, esto habría que entender como que allí hay una especie de “paz social”, en La Paz masistas, que a la vez son padres de familia e integrantes de juntas escolares, con ayuno voluntario y “bloqueo de las mil calles” paceñas exigen un cambio en el Plan Operativo Anual de la Alcaldía de modo que al menos la mitad del presupuesto, destinado ahora para la propaganda, se utilice para construir y/o refaccionar locales educativos, para un bono que evite la deserción de escuelas y colegios, y un seguro de vida, así como ítems, es decir, puestos de trabajo para profesores.

Sin ese movimiento de masistas, particularmente los militantes del Movimiento Sin Miedo y las autoridades municipales de esa organización política tendrían que asignar un porcentaje mayor del presupuesto municipal para la educación, así como no lo hicieron los gobernantes en los ocho años de la gestión suya.

Sin embargo, no tendría que sacrificarse ninguna partida presupuestaria sólo con argumentos políticos, como ese de que los Sin Miedo deben quedar sin plata para hacer su propaganda electoral.

Es cierto que los gobernantes ya no son aliados del MSM y éstos incluso organizan una candidatura a la Presidencia, Vicepresidencia, a la Asamblea Legislativa Plurinacional y a las alcaldías. Pero ese es un derecho de los Sin Miedo, como es de los masistas.

Nosotros deploramos el distanciamiento entre gobernantes y Sin Miedo porque de esa ruptura perdió el pueblo, aunque no se lo reconozca ni ahora ni después. Pero ante esa separación, hasta donde se advierte irreconciliable, no cabe que los gobernantes organicen conflictos que se apoyan en demandas incluso discutibles, como pedir a la Alcaldía de La Paz ítem para profesores que deben generar desde el llamado gobierno central.

Los gobernantes definen como enemigos a todos los que se niegan a respaldar su acción política, aunque está no sea precisamente de servicio al pueblo, a las regiones y al país.

Está a la vista: los gobernantes en alianza con la derecha cruceña invierten en proyectos productivos y de servicios para lo que dicen que ponen fin o establecen un alto a la confrontación, mientras que en La Paz, los masistas, por inducción de los gobernantes cuando menos buscan dificultar la gobernabilidad municipal.

Nosotros estamos distantes de ese comportamiento y creemos que si algo tenemos que hacer, sin más demora, es construir otra unidad del pueblo para la liberación que sigue como tarea pendiente.    

Síguenos a través de:

facebook icontexto inside icon  twitter-logo-enelpc

Publicación Aquí 323

Visitas

15896141
Hoy
Ayer
Esta semana
Este mes
Total
1361
9062
37197
1361
15896141