cabecera aqui blog

Callar es lo mismo que mentir: los artículos de Luis Espinal*

AddThis Social Bookmark Button

Callar es lo mismo que mentir: los artículos de Luis Espinal*

Redacción: Gabriela De Alencar

¿Comprendemos y valoramos que hoy podemos vivir en democracia? ¿En qué medida participamos de ella? ¿El periodismo en el país es un servidor del poder?  Se cumplen 35 años del golpe militar del Gral. Luis García Mesa, del 17 de julio de 1980, que tuviera como antesala el asesinato del sacerdote jesuita y director del semanario Aquí,  Luis Espinal,  el 22 de marzo de 1980 por parte de paramilitares.

 El libro Callar es lo mismo que mentir,  en el que se  encuentra una selección de sus artículos de opinión en el Semanario Aquí, fue re-editado en junio de este año. La  primera  edición data de 1991 y la segunda de 1999. Los artículos de Espinal abordan críticamente temas sobre el papel del periodismo, la iglesia del poder, la dictadura, el miedo a la libre expresión, los partidos políticos y sindicatos, entre otros. Reflejando así parte de la historia del país en tiempos en los que esta libertad le costara la vida.  Ejerció un periodismo para el pueblo y desde él. Sin buscar complacer a ningún estrato de poder, su arma principal fue la palabra directa y eficaz en el mensaje.

Con la llegada del Papa Francisco a Bolivia,  se expresaron los deseos de beatificación del desaparecido jesuita, pero con esto no se estaría haciendo nada más que pasarle al parqueadero de la historia en el que como personaje molesto tendría un lugar, convirtiendo así en ambiguo aquello que propugnaba.

Acallados

El periodismo no es una ciencia exacta y por lo tanto no está libre de ideología y opinión. El derecho a la libertad de expresión tuvo un costo humano muy alto en Bolivia. Sin embargo, el miedo a la expresión y la autocensura están presentes a la hora de escribir, presentar e interpretar la noticia, especialmente si  esta atañe a intereses de poder y políticos. Espinal encontraba que habían dos figuras de periodismo; el periodismo oficial, (que se hace más presente, en especial por el uso del internet y de los medios oficiales), que sería elaborado para el consumo ya con un carácter sensacionalista, de concepción de la historia como un espectáculo en el que la noticia no sería más que una simple mercancía y el otro periodismo, en el que la noticia no es una mercancía, la verdad no se puede comerciar ya que ésta mostraría el camino que sigue el pueblo, un periodismo que sea la memoria popular.

El sacerdote Eduardo Pérez  en una entrevista que le hicieran para el periódico La Razón (1999) dijo que: “Luis Espinal es un mártir al que se puede admirar pero no seguir”.  Tal afirmación daría a entender que Espinal fue algo más que un valiente, un temerario. Es cierto que fue uno de los mártires por la democracia y que al expresarse su vida se vería cegada en cualquier momento. Es labor de los periodistas y de la sociedad defender la libertad de prensa, expresión, derecho a la información, en cualquier momento político. Espinal se refirió al respecto: recordemos que cuando se quiere dominar a un pueblo se necesita amordazar a sus periodistas. Personalmente del libro, que es una clase magistral de periodismo, me quedó con esta reflexión del artículoNos carcome el miedo: Y la política del miedo es la peor; porque es la política de la autocensura, que siempre es más cobarde y mutiladora que la censura misma.    

*Éste es un comentario de Gabriela al libro que contiene los escritos periodísticos de Luis Espinal Camps, del que circula la tercera edición.

Síguenos a través de:

facebook icontexto inside icon  twitter-logo-enelpc

Visitas

7715638
Hoy
Ayer
Esta semana
Este mes
Total
4066
4683
8749
104949
7715638