cabecera aqui blog

Indicios de que el Decreto Supremo 4174 de emergencia de salud del 4 de marzo no existía sino hasta el 11 de marzo

AddThis Social Bookmark Button

El ministro Núñez y la generación espontánea de documentación de descargo

Ricardo Aguilar A.

La Paz, 7 de mayo de 2020

El DS 4174 de emergencia de salud, supuestamente promulgado el 4 de marzo, recién apareció completo en la Gaceta Oficial el 12 de ese mes y solo fue anunciado un día antes: el 11 de marzo

 

Luego de que se filtró que un avión de la FAB transportó a la modelo Yarakoby Yanela Shiraishi Chávez y al ministro de la Presidencia Yerko Núñez, de Rurrenabaque a La Paz el 25 de mayo, rápidamente aparecieron, espontáneamente, los descargos documentales del exsenador por Beni y exalcalde de Rurrenbaque para justificar que la exmiss estaba delicada de salud, razón por la que la ayudo con su “vuelo solidario”.

El hecho de la aparición a posteriori de oportunos documentos que Núñez hizo brotar anteayer, recuerda a la vez que sucedió su primer acto de generación espontánea de documentación, sobre una mesa a todas luces vacía, cuando el 11 de marzo de 2020 hizo brotar en la Gaceta Oficial, como un experimentado nigromante, el Decreto Supremo (DS) 4174, supuestamente promulgado el 4 de marzo, aunque nadie, aparentemente ni el mismo Núñez parece haberse enterado sino, como se dijo, el 11 de ese mes.

¿Cuál es la razón por la que parece que se afirma que ni el mismo Núñez “sabía” que el decreto supuestamente ya existía (si bien queda claro que fue redactado el 11 de marzo)?, pues porque el objeto de la generación a posteriori de ese Decreto tenía por único objeto tapar la boca a quienes pedían la declaratoria de emergencia sanitaria con el objeto de que los centros de salud puedan hacer compras de bioseguridad que no estaban contempladas en sus POA formulados fuera del contexto de la pandemia, en diciembre-enero, cuando el Covid-19 se acercaba paso a paso (implementos de bioseguridad, como los reactivos, los barbijos, trajes de bioseguridad, cámaras de aislamiento, etc., por los cuales hoy vemos en videos derramar lágrimas a muchas víctimas).

Esos pedidos comenzaron a pronunciarse a finales de febrero por parte de médicos y trabajadores de salud, pero no incomodaron a Núñez, ni a los miembros de la alianza Juntos, quienes aceleraban su campaña electoral. El Gobierno en campaña sólo se sintió aludido cuando el candidato de Comunidad Ciudadana (CC), Carlos Mesa, pidió el 9 de marzo que se declare alerta epidemiológica (https://erbol.com.bo/nacional/mesa-dice-que-el-gobierno-subestima-al-coronavirus-y-pide-declarar-alerta-epidemiol%C3%B3gica) y lo repitió el 10 (fecha que se confirma el primer caso oficial que ingresa al país el 7 de marzo) y el 11. Que el Gobierno no escuche a la sociedad y solo abra los oídos para callar al contendiente habla de sus prioridades invertidas

Yerko Núñez podría haber callado a Mesa el mismo 9 de marzo y mostrar a los medios la supuesta Resolución Ministerial que recién exhibiría a la prensa el 11 de marzo pero asegurando que estaba vigente desde el 4 de marzo. Núñez habría podido callar a los médicos y trabajadores de salud ese mismo 4 de marzo, ¿por qué esperó hasta el 11?: https://twitter.com/LaRazon_Bolivia/status/1237799765254995970

 

Semejante bomba noticiosa no quedó registrada en ninguna noticia del 4 de marzo. Una noticia de ese calibre hubiese sido portada de todos los periódicos del 5 de marzo, hubiese sido motivo central de análisis de todos los programas de tv sobre política la noche del mismo 4, pero nadie se enteró sencillamente porque esa alerta epidemiológica nunca sucedió esa fecha.

La cronología noticiosa de todos los hechos relacionados al Covid-19 realizada por el Cedib y La Libre, tampoco registra la existencia de ninguna resolución hasta el anuncio del 11: https://cedib.org/publicaciones/cronologia-covid19-en-bolivia-dossier-de-prensa-16-4-20/

Personas de opinión pública también notaron la inverosimilitud de que semejante notición no saliera en ningún medio de comunicación habido o por haber, por ejemplo Verónica Camacho tuiteó: https://twitter.com/verokamchatka/status/1237802280465903618

Ese mismo 11 de marzo se intentó ingresar a la Gaceta Oficial para ver el supuesto documento, pero el mismo no existía en su integridad, sino que sólo figuraba un resumen sin link de descarga, como sucede en una normativa que ha sido aprobada ese día. A más tardar el documento completo aparece en un par de horas de ese resumen, en este caso recién se hizo público el 12 de marzo, lo que significa que la Gaceta Oficial tardó en subir la supuesta resolución del 4 de marzo, al 11 de marzo: 8 días calendario.

 

Quienes hace muchos años buscamos nuevas normas o decretos en la Gaceta Oficial sabemos que un nuevo Decreto o una nueva ley puede llegar a demorar en ser subida a esta plataforma on line un día o hasta dos en casos extremos, pero jamás 8 días como este caso. Lo cual es una irregularidad.

Al noveno día (12 de marzo) apareció el link de descarga y por fin conocemos el contenido del DS supuestamente promulgado del 4 de marzo. En la captura de pantalla del 11 de marzo (8 días después de su supuesta promulgación) no aparecen los links de Word ni de Adobe, que son los vínculos para descargar, y solo brotan al día siguiente:

Ese 11 de marzo, Núñez dijo: "El Gobierno nacional está declarando una emergencia nacional, esto le permitirá al Gobierno agilizar los fondos necesarios para frenar el virus y atender simultáneamente cualquier contingente que se presente", dijo el ministro de la Presidencia, Yerko Núñez. ¿Por qué nadie sabía de esto el 4 de marzo?, ¿Por qué tardaron poco más de 8 días para dar a conocer el DS que permite la compra de reactivos que hoy escasean salvo que seas familiar de Áñez o su entorno? 

De igual modo, tras la denuncia del traslado de la señora Yarakoby Yanela Shiraishi Chávez, en un avión de la FAB, publicada por el medio digital “Detrás de la verdad” a las 17.00 del 4 de mayo, exactamente dos meses después de la aparente publicación ficticia del decreto, Núñez presentará, a las 19.45, una serie de documentación de descargo con la que justifica que la señora Shiraishi debía ser llevada en el avión de la FAB porque se encontraba mal de salud. No obstante, pasa lo mismo que en la parábola de Pedrito y el Lobo, luego de los serios indicios de que el Decreto Supremo 4171 hubiese sido generado con posterioridad a la fecha señalada, todas las palabras que salen del ministro que admitió públicamente ser autor del delito de uso de bienes del Estado nos dejan muchas dudas.

Síguenos a través de:

facebook icontexto inside icon  twitter-logo-enelpc

Visitas

15409115
Hoy
Ayer
Esta semana
Este mes
Total
14144
16181
86203
103134
15409115