cabecera aqui blog

Viva la Alasita

AddThis Social Bookmark Button

yuri

Llegó otro 24 de enero en La Paz, Alasita: la fiesta grande de la esperanza y de los deseos en miniaturas. La espera de las 12 del medio día es como si fuera un nuevo año, para muchos. Y en verdad lo es porque ni los yatiris (los verdaderos) quieren hacer la ch’alla de las miniaturas antes de que suenen las doce campanadas.

A partir de ese momento el ambiente se llena de una extraña energía de buenos deseos: este año encontraré a quién amar, quiero una wawita, busco un contrato de trabajo (mejor si es permanente), que no nos falten alimentos en mi familia, que este año compremos una casita (con buenos cimientos y con papeles en regla), que no nos falte salud, dinero ni amor, deseo un carrito, necesito una computadora, pretendo...

La población paceña ocupa plazas, calles, atrios de iglesias, aunque los sitios más tradicionales son la Plaza de San Francisco, la Plaza Murillo y el sitio definido de la feria: el antiguo parque de los monos, hoy Parque Central, en La Paz.

Este es el día en que se puede comer en las calzadas de las calles, donde se enseñorean los más típicos de la ciudad: el plato paceño (choclo, habas, papa y queso) y el chairo (sopa de chuño, papa, zanahoria picados, más arvejas, mote, charque). No falta en algunos sitios la Paceña, la clásica cerveza que ha traspasado las fronteras.

Síguenos a través de:

facebook icontexto inside icon  twitter-logo-enelpc

Visitas

10209815
Hoy
Ayer
Esta semana
Este mes
Total
2792
2715
21789
89214
10209815